domingo, 28 de octubre de 2018

EEUU. Las damas trogloditas de Trump


lacunadelsol-indigo.blogspot.com

EEUU. Las damas trogloditas de Trump


En el discurso que hiciera el 1° de febrero en la Universidad de Texas en Austin, el ex secretario de Estado Rex Tillerson, fue de la opinión que la Doctrina Monroe era “tan relevante hoy como lo fue el día de su escritura”, agregando más adelante, -al mencionar a China y Rusia- que “América Latina no necesita nuevos poderes imperiales”.
EEUU. LAS DAMAS TROGLODITAS DE TRUMP

Por Sergio Rodríguez Gelfenstein
Al intentar resucitar la doctrina Monroe como instrumento para desarrollar su política exterior hacia América Latina, el gobierno de Donald Trump pretende retrotraer la historia para colocarla en el mismo lugar que estaba en 1823 cuando dicho paradigma fue enunciado por el presidente estadounidense James Monroe, bajo la premisa de que América era para los americanos. Aunque el mundo ha cambiado y ya hoy no es Gran Bretaña el enemigo que amenaza la hegemonía estadounidense en la región, el gobierno de Estados Unidos sigue visualizando adversarios que le ponen obstáculos para controlar sin corta pisas la única región del mundo en la que aún conserva amplios espacios de dominio, sobre todo a partir de los últimos tres años.
El ex secretario de Estado Rex Tillerson puso el tema sobre el tapete al “denunciar” la creciente presencia de China y Rusia, bajo el argumento de que solo Estados Unidos es amigo natural de los países latinoamericanos y caribeños. En el discurso que hiciera el 1° de febrero en la Universidad de Texas en Austin, fue de la opinión que la Doctrina Monroe era “tan relevante hoy como lo fue el día de su escritura”, agregando más adelante, -al mencionar a China y Rusia- que “América Latina no necesita nuevos poderes imperiales”.
Más recientemente, el pasado mes de agosto, durante la visita del secretario de Defensa James Mattis a cuatro países del sur del continente que mantienen una política subordinada a Estados Unidos, el jefe del Pentágono se permitió reiterar lo dicho seis meses atrás por su colega de gabinete. Con el agravante de que ahora la retórica emana de quien encarna el poder militar de la nación más poderosa y agresiva del planeta, Mattis afirmó que “se han visto poderes externos actuando en Latinoamérica” en clara referencia a China y Rusia.
En el caso de China, la preocupación de Estados Unidos viene dada por su creciente minusvalía económica, financiera y comercial en la región frente a una actividad en dirección contraria del gigante asiático. Por ejemplo, entre 2000 y 2017 las exportaciones estadounidenses hacia América Latina disminuyeron del 50% del total a un 33%, mientras que en el mismo lapso las provenientes de China crecieron de un 3% a un 18%. Sin embargo, las reducciones presupuestarias en Estados Unidos, no involucraron al gasto militar, el cual se elevó para el 2019 hasta 686 mil millones de dólares, lo que al ser sumado con los gastos de inteligencia no adjudicables al Pentágono, alcanzan una cifra cercana al billón de dólares, lo que hace -según el analista chileno Hugo Fazio- que el monto consignado en la presentación de la Casa Blanca sea “el mayor en términos relativos con relación al presupuesto total de toda la historia del Pentágono” permitiendo que Mattis afirmara que Estados Unidos volvería a la primacía en el enfrentamiento geoestratégico con Rusia y China.
Estos datos que aportan información para medir el tamaño del peligro que significa para la región el “renacimiento” de la Doctrina Monroe, tras la aparente acta de defunción que había firmado Barack Obama, muestra que los poderes imperiales están dispuestos a todo para sostener su primacía en América Latina y el Caribe.
Una retórica propia del siglo XIX, asociada a las prácticas y métodos que emanaban de la Doctrina Monroe se hicieron a la luz a raíz de la decisión soberana del gobierno de El Salvador de romper relaciones con Taiwán y establecerlas con la República Popular China, aceptando el punto de vista de existencia de “una sola China”. El anuncio hecho por el presidente de ese país Salvador Sánchez el 20 de agosto pasado, fue respondido tan solo un día después por la propia embajadora de Estados Unidos Jean Manes, quien en una grosera e intervencionista declaración absolutamente alejada de la práctica diplomática informó que el gobierno de su país estaba analizando tal decisión. Con un tono amenazante, Manes declaró que el apoyo estadounidense que recibe El Salvador estará condicionado a las “reglas claras y transparencia”. Lo curioso es que dicha mención de “transparencia” no se refería a la lógica auditoría de la cooperación de su país, sino a las negociaciones que previamente habían sostenido El Salvador y China para llegar a acordar el establecimiento de relaciones. La “diplomática” yanqui se preguntaba “¿Qué tipo de negociación ha sido detrás de las puertas? Si todo está bien para ustedes (El Salvador) por qué no hacerlo de manera transparente. ¿Por qué no dicen cuáles son los acuerdos que han arreglado con este país (China)? Esa es la pregunta que se deben hacer los salvadoreños al momento de exigir transparencia a su gobierno” y agregaba “Transparencia es cuando un país negocia consultando a todos los sectores y a su población sobre una decisión tan importante que puede tener repercusiones por décadas”. Sin ocultar su desesperación por la decisión tomada, Manes “sudaba sangre” cuando aseveraba que había dos maneras de atraer buenas inversiones para El Salvador, y que eso tenía que ver con transparencia y reglas claras, “esa es la única forma de atraer inversión de calidad para aumentar los empleos y mejorar la calidad de vida de los salvadoreños” dijo. Si todo esto no fuera cierto y peligroso, lo único que podría producir es sorna, risa y estupor. Todos los países del mundo blanco y poderoso del norte del planeta tienen relaciones con China, incluyendo a la totalidad de miembros de la OTAN, pero El Salvador le debería pedir permiso a Estados Unidos para hacerlo.
Cinco días después y para que no quedara dudas acerca de la soberbia imperial bajo influjo de la Doctrina Monroe, y augurando el devenir que se cierne sobre los países que aún mantienen relaciones con Taiwán, la diarrea verborreica imperial, alcanzó a uno de los más firmes aliados de Estados Unidos en la región. Recordándole al “presidente” Juan Orlando Hernández que su cargo, obtenido fraudulentamente se lo debe a Estados Unidos y a la OEA, que avalaron la ilegalidad de su “elección”, la encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos en Honduras, Heide Fulton, imitando a su colega de El Salvador emitió similar ultimátum al afirmar que: “[los] países que buscan establecer o ampliar relaciones con China podrían decepcionarse a largo plazo”. El aviso, que presagia una tendencia inminente, encarna la evocación de la importancia que tiene para el pueblo hondureño evaluar qué país ha sido y continuará siendo un socio cercano y constante en la búsqueda de un mejor futuro para Honduras.
Esta declaración se inscribe en el anuncio previo que hiciese el jueves 23 de agosto la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en Washington, cuando aseveró que: “En todo el mundo, los gobiernos se están dando cuenta del hecho de que los incentivos económicos de China provocan la dependencia económica y la dominación, no la asociación”, para agregar más tarde que su país continuará “oponiéndose” a la “interferencia política” de China en el hemisferio occidental.
Después de leer estas “magníficas” piezas de la anti diplomacia que practica Estados Unidos, uno se pregunta si estas tres damas conocerán algo de la historia de la política exterior de su país respecto de América Latina. Aunque suene insistente, voy a repetir, lo que escribí hace dos semanas, pero me parece necesario preguntar si estas trogloditas del gobierno de Estados Unidos sabrán que su país invadió militarmente 48 veces a América Latina, y que además instaló y protegió en el poder a Stroessner, Pinochet, Videla, Banzer, Trujillo, Batista, Somoza y cuánto sátrapa se haya encumbrado en el poder en los países de nuestra región, causando decenas de miles de muertos, torturados y desaparecidos a lo largo de toda la geografía del continente. No sabemos que China haya hecho eso jamás… y de dependencia, ni siquiera vale la pena hablar. Todavía hoy, bastaría preguntarle a Macri, Temer, Piñera, Bachelet, Santos, Uribe, Duque, Peña Nieto y compañía.
La Organización de Naciones Unidas desde 1971, reconoce que existe una sola China y que Taiwán es una provincia rebelde. Es sabido que solo se sostiene por el apoyo militar que le brinda Estados Unidos violando las reglas del derecho internacional y de la convivencia pacífica entre naciones. Alguien se ha preguntado ¿Qué ocurriría si Hawái se declarara en rebeldía y la República Popular China le vendiera armamento, le diera protección y apoyara su inserción como nación independiente? Cada quien se puede formular su propia respuesta.
Sin embargo, esa farsa está próxima a su fin, con el establecimiento de relaciones entre El Salvador y China, solo 17 países mantienen –por diferentes razones- relaciones con Taiwán, de ellos, 9 en América Latina y el Caribe, en esta región durante los últimos meses también Panamá y República Dominicana tomaron la ruta del reconocimiento de Beijing como único representante del pueblo chino en el escenario internacional. Es de esperar entonces, que en los próximos meses o años, Washington tenga que emitir 17 nuevas amenazas ante una realidad irreversible, y acorde a los tiempos actuales.
NOTA: Al cierre de este artículo, y después de haberlo terminado de escribir, llega la información de que Estados Unidos llamó a consultas a sus embajadores en República Dominicana, El salvador y Panamá, por la ruptura de relaciones de esos países con Taiwán.
USA.

El Caos del desplome de las monedas se extiende en el Sur Global

EL SIGUIENTE ARTÍCULO SE PUBLICO EL 2 DE SEPTIEMBRE 2018

GRACIAS POR COMPARTIR.

PDC


lacunadelsol-indigo.blogspot.com

El Caos del desplome de las monedas se extiende en el Sur Global


Esta es una grave crisis monetaria que afecta a mercados emergentes clave. Tres de ellos, Brasil, Argentina y Turquía, son miembros del G20, e Irán, de no existir presiones externas, tendría todo para calificar como miembro. Dos – Irá y Turquía – están  bajo sanciones estadounidenses, mientras que los otros dos, al menos por el momento, están firmemente dentro de la órbita de Washington.
EL CAOS DEL DESPLOME DE LAS
MONEDAS SE EXTIENDE EN EL SUR GLOBAL

Por Pepe Escobar
Las criptomonedas son prometedoras a medida que las economías tropiezan con sanciones y otras presiones 
El rial iraní se desploma. La lira turca se desploma. El peso argentino se desploma. El real brasileño se desploma. Hay muchos vectores paralelos, múltiples y complejos en juego en esta jungla de monedas que se desploman. El caso de Turquía está fuertemente influenciado por la burbuja de crédito fácil creada por los bancos europeos.
El problema de Argentina tiene que ver principalmente con la austeridad neoliberal del gobierno del presidente Mauricio Macri, que admite que no podrá cumplir los objetivos de pago acordados con el FMI hace menos de tres meses.
Lo de Irán tiene que ver con las drásticas sanciones impuestas por Estados Unidos impuestas después de la retirada unilateral del gobierno de Trump del acuerdo nuclear con Irán.
Lo de Brasil tiene que ver con lo que la diosa del mercado considera anatema: una victoria del preso Lula (ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva) o su candidato designado en las elecciones presidenciales del próximo mes de octubre.
Esta es una grave crisis monetaria que afecta a mercados emergentes clave. Tres de ellos, Brasil, Argentina y Turquía, son miembros del G20, e Irán, de no existir presiones externas, tendría todo para calificar como miembro. Dos – Irá y Turquía – están  bajo sanciones estadounidenses, mientras que los otros dos, al menos por el momento, están firmemente dentro de la órbita de Washington.
Ahora, comparémoslo con las monedas que están ganando contra el dólar estadounidense: la hryvnia ucraniana, la lari georgiana y el peso colombiano. No son exactamente pesos pesados del G20, y todos ellos también dentro de la influencia de Washington.
Prestar atención al eje del oro
Los analistas independientes de Rusia y Turquía, Brasil e Irán coinciden en gran medida en que el factor apabullante de la actual crisis monetaria es la marcha atrás de la política de flexibilización cuantitativa (QE en inglés) de la Reserva Federal.
Como señaló Jim Rickards, banquero de inversiones y gestor de riesgos, el QE para todos los propósitos prácticos simbolizaba la guerra de divisas que la Reserva Federal (Fed) declaraba contra todo el planeta, imprimiendo dólares estadounidenses a voluntad en una escala de un billón de dólares. Eso significaba la devaluación de la creciente deuda estadounidense, por lo que los acreedores extranjeros fueron reembolsados con dólares estadounidenses más baratos.
Ahora, la Fed ha revertido drásticamente su curso y está totalmente comprometida en el ajuste cuantitativo (QT en inglés).
No más dólares en efectivo inundando mercados emergentes como Turquía, Brasil, Argentina, Indonesia o India. Las tasas de interés de los Estados Unidos han subido. La Fed dejó de comprar nuevos bonos. El Tesoro de los Estados Unidos está emitiendo nuevos bonos de deuda. Por lo tanto, QT, combinado con una guerra comercial mundial dirigida contra los principales mercados emergentes, explica la nueva normalidad: la utilización del dólar estadounidense como arma.
No es de extrañar que Rusia, China, Turquía e Irán, casi todos los principales actores regionales comprometidos en la integración de Eurasia, estén comprando oro con el objetivo de salir progresivamente de la hegemonía del dólar estadounidense. Como el mismo JP Morgan lo acuñó hace más de un siglo, "El oro es dinero. Todo lo demás es crédito”.
Sin embargo, cada guerra de divisas no es a cerca del oro; se trata del dólar estadounidense. Sin embargo, el dólar estadounidense ahora es como un visitante inescrutable del espacio exterior, que depende del apalancamiento masivo; una galaxia de derivados riesgosos; el QE como esquema de impresión; y al oro no se le otorga su verdadera importancia.
Eso está a punto de cambiar. Rusia y China están fuertemente dedicados a la compra de oro. Rusia ha descargado los bonos del Tesoro de Estados Unidos en masa. Y lo que los BRICS habían estado discutiendo desde mediados de la década de 2000, está ahora en marcha; el impulso para crear sistemas de pago alternativos al SWIFT que está subordinado  al dólar estadounidense.
Alemania parece estar convenciéndose de la idea. Si eso sucede, podría marcar el camino para que Europa se redefina geopolíticamente en términos de su independencia militar y estratégica.
En caso de que eso ocurra, posiblemente en algún momento de la próxima década, la política exterior de EE.UU configurada como una avalancha de sanciones puede ser efectivamente neutralizada.
Será un asunto largo y prolongado, pero algunos elementos ya son visibles, como el caso de China que usa los mercados financieros de EE.UU para ayudar en la aparición de una plataforma de transferencias más amplia. Después de todo los mercados emergentes clave no puedan salirse del sistema del dólar estadounidense sin la convertibilidad total del yuan.
Y luego hay naciones que contemplan la creación de sus propias criptomonedas. Las finanzas digitales son el camino a seguir.
Algunas naciones, por ejemplo, podrían usar una criptomoneda denominada en SDRs (derechos especiales de giro), que es, en la práctica, el dinero global designado por el FMI. Ellos podrían respaldar sus nuevas monedas digitales con oro.
Venezuela, sumida en una crisis, al menos está mostrando el camino. El "bolívar soberano" comenzó a circular la semana pasada, vinculado a una nueva criptomoneda, el petro, que vale 3,600 bolívares soberanos.
La nueva criptomoneda ya plantea una pregunta fascinante: "¿Es el petro una venta a futuro del petróleo o una deuda externa respaldada por el petróleo?" Después de todo, los miembros del BRICS están comprando una gran porción de los 100 millones de petros, seguros de que están respaldados por una reserva fiable: el bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco.
El economista venezolano Tony Boza dio en el clavo cuando subrayó el vínculo entre el petro y los precios internacionales del petróleo: "No vamos a estar sujetos al valor de una divisa determinada por un sitio web, el mercado del petróleo lo determinará".
¿Una criptomoneda persa?
Y eso nos lleva a la cuestión clave de la guerra económica de EE.UU contra Irán. Los negociantes del Golfo Pérsico son prácticamente unánimes: el mercado mundial del petróleo se está ajustando rápidamente y se agotará en los próximos dos meses.
Las exportaciones de petróleo de Irán probablemente caerán a poco más de 2 millones de barriles por día en agosto, en comparación con un pico de 3.1 millones de barriles por día en abril
Parece que muchos jugadores se están retirando incluso antes de que las sanciones petroleras de Trump entren en vigor.
También parece que el estado de ánimo en Teherán es "vamos a sobrevivir", pero no está del todo claro que el liderazgo iraní este realmente consciente de la naturaleza de la tempestad que se aproxima.
El último informe de Oxford Economics parece bastante realista: "Anticipamos que las sanciones  llevaran a la economía de regreso a la recesión, con un PIB que ahora se ve contrayéndose un 3.7% en 2019, el peor desempeño económico en seis años. Para 2020, vemos un crecimiento del 0.5%, impulsado por una modesta recuperación en el consumo privado y las exportaciones netas”.
Los autores del informe, Mohamed Bardastani y Maya Senussi, dicen que "los otros signatarios del acuerdo original [el JCPOA, especialmente los 3 de la EU] aún deben definir claramente una estrategia que les permita eludir las sanciones de los Estados Unidos y seguir importando el petróleo iraní”.
El informe también admite lo obvio: no habrá presiones internas en Irán para el cambio de régimen (eso es algo que solo sucede en las retorcidas mentes neoconservadoras estadounidenses) mientras "tanto los reformistas como los conservadores están unidos en el desafío a las sanciones".
Pero desafiando cómo? Teherán no ha presentado una hoja de ruta de beneficio mutuo que pueda persuadir a alguien, desde miembros del JCPOA hasta importadores de energía como Japón, Corea del Sur y Turquía. Eso representaría la verdadera integración de Eurasia. Que el ayatolá Khamenei diga que Irán está listo para retirarse del JCPOA no es suficiente.
¿Qué tal una criptomoneda persa?
USA

Marx habla sobre la caída del muro de Berlín


lacunadelsol-indigo.blogspot.com

Marx habla sobre la caída del muro de Berlín


Las fuerzas de la derecha cantan victoriosas su supuesto triunfo de 1989, pero en realidad no hay ningún triunfo. Como escribí alguna vez en mis años mozos, siendo discípulo del Profesor Hegel: el Amo tiembla aterrorizado delante del Esclavo porque sabe que inexorablemente tiene sus días contados.
MARX HABLA SOBRE LA CAÍDA
DEL MURO DE BERLÍN

Por Marcelo Colussi
No puedo dar los detalles precisos, sino simplemente hacer saber que recibí esta carta. Con mi pobre alemán me permití hacer la traducción, y como creo que esto es muy importante, hago circular el texto de marras en su versión española.
Trabajadores del mundo:
Las fuerzas de la derecha internacional festejan alborozadas estos casi 30 años de la Caída del Muro de Berlín. Pero se equivocan. ¿Qué festejan en realidad? ¿El fin del socialismo?
La historia, contrariamente a como dijo ese apologista del sistema de apellido Fukuyama hace algunos años atrás, no ha terminado. ¿De dónde saldría tamaño disparate? La historia continúa su paso sin que sepamos hacia dónde va. Hoy, sin temor a equivocarnos, dadas las características que ha tomado el sistema capitalista internacional, perfectamente podría estar dirigiéndose hacia la aniquilación de la especie humana, dado el afán de lucro imparable que lo alimenta, y que bien podría llevar al holocausto termonuclear de activarse todas las armas de destrucción masiva que existen sobre la faz del planeta. O también, dado ese afán insaciable de obtención de ganancia que no puede eliminar, a la destrucción del planeta por el consumo irracional de recursos naturales que se está llevando a cabo.
Las fuerzas de la derecha cantan victoriosas su supuesto triunfo de 1989, pero en realidad no hay ningún triunfo. Como escribí alguna vez en mis años mozos, siendo discípulo del Profesor Hegel: el Amo tiembla aterrorizado delante del Esclavo porque sabe que inexorablemente tiene sus días contados.
¿Qué quise decir en su momento con esta frase, algo enigmática quizá, antes de ponerme a estudiar economía política para luego redactar el Tomo I de El Capital? Pues no es nada complicado: aparentemente el sistema capitalista “triunfó” de manera inexorable sobre las experiencias socialistas que se estaban construyendo, siendo la demostración palpable de ello la caída de este muro de la que ahora se cumplen casi 30 años. Supuestamente, según la fanfarria con que esa derecha presenta las cosas, la misma población alemana del este, “sojuzgada” por el yugo socialista, habría derrumbado el tal muro para “liberarse” y acceder a las bondades del capitalismo. ¡Pamplinas! Puras pamplinas, estupideces con que los actuales medios masivos de comunicación presentan las cosas.
En realidad lo que esta derecha, por ahora ganadora, festeja es que el Amo, para tomar la metáfora hegeliana (léase: la clase capitalista) alejó por un tiempo el fantasma que la persigue (la clase trabajadora y la posibilidad que alguna vez la misma se organice, abra los ojos y la expropie, tal como pasó varias veces durante el siglo XX, en Rusia, en China, en Cuba). Es decir: la clase por ahora dominante (industriales, banqueros, terratenientes) sabe que está sentada sobre un barril de pólvora; sabe que los trabajadores del mundo (obreros industriales urbanos –que fue lo que yo más estudié en su momento–, campesinos, trabajadores explotados de toda índole, sub-ocupados y desocupados –lo que yo en otro tiempo llamé Lumpenproletariät, es decir: población excluida y marginalizada) en algún momento van a explotar.
La historia de la humanidad, y también la historia del capitalismo, se los muestra. Las clases oprimidas aguantan (porque no tienen otra alternativa, porque están sojuzgadas, reprimidas brutalmente a veces, manipuladas en otras ocasiones). Aguantan hasta que, llegado a un punto de la acumulación de contradicciones, estalla un período de violencia revolucionaria, transformándose las relaciones de poder, pasando la propiedad de los medios de producción de una clase a otra. Esto la derecha lo sabe. Sabe muy claramente que la propiedad privada de esos medios es un saqueo legalizado; sabe con precisión milimétrica que no puede dejar ni por un segundo de cuidar esa propiedad, asentada en una explotación inmisericorde. Sabe que si se descuida, si deja de proteger a capa y espada sus privilegios, las grandes mayorías excluidas se levantan. Por eso, día a día, minuto a minuto, no dejan de controlar y evitar que los trabajadores se organicen, piensen, conozcan la verdadera realidad. Por eso los embrutecen con dádivas miserables: es decir, el viejo pan y circo de los romanos.
Pero esa derecha sabe que el barril de pólvora sobre el que está sentada puede explotar en algún momento, lo cual significaría perder sus privilegios de clase. De hecho, eso ya sucedió varias veces el siglo pasado. Por eso mismo, ante el retroceso que sufrió el primer Estado obrero del mundo, la llamada Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, las fuerzas de la derecha cantaron victoria, mostrando el derribamiento del Muro de Berlín como la caída de las ideas socialistas. Dicho de otra manera: como están tan aterrorizados con la posibilidad que los trabajadores reaccionen alguna vez, se permitieron mostrar ese incidente como el fracaso inexorable de las ideas socialistas. Pero ello no es sino una demostración del pavor que sienten a ser expropiados. De ahí que presenten lo de Berlín como un triunfo apoteósico y que cierra de una vez la historia.
No hay dudas que con la involución que sufrieron las primeras experiencias socialistas del mundo (la Unión Soviética se desintegró, China se abrió al mercado capitalista, Cuba quedó flotando en el aire como pudo), el capitalismo internacional avanzó groseramente sobre las conquistas de los trabajadores obtenidas a fuerza de sacrificio en décadas y décadas de lucha. Por eso ahora ese sistema, que se autopresenta como ganador y única salida posible, se permite explotar más aún que hace un siglo atrás. Hoy día se perdieron conquistas sindicales, se hacen contratos sin prestaciones laborales, no se respeta la jornada laboral de ocho horas, se expolia sin la menor pudicia y se entroniza la figura del “ganador”.
No hay dudas, para tratar de concluir la referida cita que hice más arriba, que el sistema sabe que ya le va a llegar el turno, que su cabeza, igual que la del monarca francés en 1789, rodará por el polvo. Por eso festeja este triunfo parcial –que, sin dudas, hizo retroceder mucho al campo popular en estos últimos años– como un triunfo absoluto, queriendo presentar las cosas como que con el Muro de Berlín derribado terminó la explotación, y por tanto el ideal revolucionario socialista de transformación social, de lucha contra las injusticias.
Pero los trabajadores del mundo siguen siendo explotados, más que antes incluso, apaleados, reprimidos. ¿Por qué no habrían de reaccionar? Tal vez hoy día, hay que reconocerlo, los partidos comunistas están un tanto despistados. Mis ideas –que, en realidad, no son mías, sino producto de una reflexión científica (¡no digan “marxismo” sino materialismo histórico!)– se han querido presentar como anticuadas, fracasadas, “pasadas de moda”. Nada más contrario a la verdad. ¿Acaso terminaron las injusticias y la explotación? ¡Para nada!
Mientras siga la explotación en el mundo (y esa es la esencia del sistema capitalista) habrá quien proteste, quien alce la voz, quien busque organizarse para cambiar la situación. Que hoy día esa organización y los programas políticos al respecto estén golpeados, es una cosa. Pero pretender que se esfumaron, que los explotados quedarán contentos y felices con su condición de tales, que las injusticias cesaron porque el sistema ganó esta batalla, es un craso error.
No hay que olvidar que el capitalismo, como proyecto económico-político, comenzó a surgir en los siglos XII y XIII, allá en la Liga de Hansen, y demoró varias centurias hasta poder tomar mayoría de edad constituyéndose en sistema dominante, casi a fines del siglo XVIII, tanto en Francia e Inglaterra como en los nacientes Estados Unidos de América. Las experiencias socialistas no tienen ni 100 años de vida. ¡No olvidarlo! Cantar victoria porque se ganó una batalla es de mal guerrero. Lo único que demuestra es que sí, efectivamente, ese Amo tiembla porque sabe que ya le va a llegar su guillotina…, aunque en este momento se sienta ganador.
Los casi 30 años que ahora se pretenden festejar no son sino una demostración que el sistema capitalista no tiene salida. Se festeja el triunfo de la explotación y la injusticia. Si el sistema tuviera “responsabilidad social empresarial”, como parece que ahora se puso de moda decir, debería echarse a llorar por el descalabro absoluto que ha creado. Para decirlo sólo con dos ejemplos, lapidarios y terminantes por cierto: en estos momentos –créanme que sigo muy de cerca estos acontecimientos y estoy perfectamente informado– la humanidad produce un 45% más de los alimentos necesarios para nutrir a los alrededor de 8.000 millones de almas que pueblan el mundo, y vergonzosamente la principal causa de muerte sigue siendo nada más y nada menos que ¡el hambre! ¡Infame!, no caben dudas. Y para terminar: la principal actividad de la especie humana, la que más ganancias genera desde el punto de vista capitalista, la vanguardia de la ciencia y de la técnica es la producción de armamentos. Es decir: la defensa a muerte de los privilegios de algunos por sobre el bienestar de todos. ¡Más patético todavía!
Por tanto, camaradas, los insto a que no nos dejemos confundir por estos cantos de sirena: la derecha no festeja un triunfo sino que sigue estando en guerra, y con miedo, porque sabe que los trabajadores, tarde o temprano, reaccionaremos. Y sabe, además, que la verdad está de nuestro lado. Nosotros no explotamos ni sojuzgamos a nadie. ¡Ellos sí!
Hoy, como hace un siglo y medio, la consigna no es lamentarse por la paliza recibida recientemente ni quedarse embobados viendo la televisión. Sigue siendo como escribí con Federico en 1848: “No hay nada que perder más que las cadenas. Por tanto: ¡unámonos!”
Dixi, et salvavi animam meam
Carlos Enrique Marx
Desde algún remoto lugar
USA.

Último giro estratégico estadounidense y diversionismo informativo


lacunadelsol-indigo.blogspot.com

Último giro estratégico estadounidense y diversionismo informativo


Como sabemos desde la implosión de la hegemonía mundial estadounidense (2010) Estados Unidos ha estado frente a dos grandes retos: primero, frente a su bancarrota económica, el asunto era recuperar su status de máxima potencia capitalista. Segundo, frente a su desplazamiento geopolítico, recuperar la hegemonía mundial.
ÚLTIMO GIRO ESTRATÉGICO ESTADOUNIDENSE
Y DIVERSIONISMO INFORMATIVO

Por: Enrique Muñoz Gamarra (*)
A contracorriente de las informaciones diversionistas que están circulando últimamente afirmando que en unos meses Estados Unidos estaría en capacidad de reducir en un tercio los bonos basura que tiene en su poder mientras recién a finales de este año (2018) terminaría sus compras, sostengo aquí que Estados Unidos continua en una colosal ruina económica.
La interrogante mínima a estas informaciones diversionistas es la siguiente: ¿En realidad sabéis el número de bonos basura y su respectivo equivalente en dólares en poder de Estados Unidos? La suma es extraordinariamente enorme. Sobre esto, Joseph Stiglitz y su equipo han estimado que en 2010 el montante de la economía financiera mundial superaba en más de 70 veces la economía real; esto es, más de 70 veces el PIB mundial, estamos hablando de unos, ¡3990 billones de dólares!, cuando el PBI mundial en 2008 (oficial) era de 57 billones de dólares. Realmente es impresionante la cantidad del billete verde sin respaldo que circula por el mundo.
Entonces no es nada gratuita la información que se tiene de la colosal sobreacumulación de capitales del sistema. Por supuesto aquello no se resuelve con una medida administrativa como pretende ahora (2018) el presidente estadounidense, Donald Trump. Eso es simplemente un chiste.
Es más Estados Unidos está con mercados paralizados (sobreproducción de mercancías). Con monumentales deudas impagables (es el mayor deudor del mundo). Solo la deuda federal, hablando cristianamente, sobrepasaría los 21 billones de dólares. Con un Estado sobrecargado de múltiples obligaciones que lo ahogan. Encima, con países que cada vez más se desprenden del dominio del dólar. Y sobre todo con bajísimos niveles de crecimiento, por no decir cero en su PBI y, un déficit comercial solamente con China bordea la cifra récord de 375.000 millones de dólares en 2017 (1). En fin con una economía sencillamente inmanejable que desespera enormemente a su burguesía. En realidad una burguesía en una muy mala situación.
Tal es la profundidad de la crisis económica de este país (Estados Unidos) que los bancos centrales de China, Unión Europea, Inglaterra y Japón, ahora ya no quieren seguir financiando (contención) la depreciación del dólar cada vez que la Reserva Federal estadounidense (FED) desarrolla sus programas de salvataje de su economía.
Consecuentemente esta fue la única razón del último giro estratégico de este país con el que a partir del 20 de enero de 2017 supuestamente daría un giro a esta calamitosa situación. En realidad un suicidio que últimamente ha sido empeorado al imponer aranceles contra mercancías provenientes de China, la Unión Europea, Japón, Australia y Canadá, otrora sus grandes aliados, incluso con suspensión de antiguos acuerdos geopolíticos de gran valía.
Por lo que el análisis minucioso y la decodificación exhaustiva de esta parte de la historia capitalista estadounidense devienen en una obligación mínima para tener una idea acertada de lo que ocurre en el ámbito internacional en la actualidad.
Como sabemos desde la implosión de la hegemonía mundial estadounidense (2010) Estados Unidos ha estado frente a dos grandes retos: primero, frente a su bancarrota económica, el asunto era recuperar su status de máxima potencia capitalista. Segundo, frente a su desplazamiento geopolítico, recuperar la hegemonía mundial.
En realidad inviables y anti-históricas por las nuevas estructuras económicas y los nuevos nudos de poder establecidos en el planeta a partir del año 2008. En esto son muy importantes, primero, la débil acumulación y reproducción capitalista y, segundo, la persistente paridad estratégica.
Veamos esto:
1.- Una débil acumulación y reproducción capitalista que imposibilita la recuperación de su estatus de máxima potencia capitalista:
Para no ir muy atrás, empecemos anotando las sorprendentes palabras de Donald Trump, por encargo de la decadente burguesía financiera estadounidense, en su discurso de toma de mando el 20 de enero de 2017 aceptando la bancarrota económica de Estados Unidos. Realmente asombrosas.
Aquí algo sobre esto (según "Washington Post"):
"Durante décadas, hemos enriquecido la industria extranjera a expensas de la industria americana; hemos subsidiado los ejércitos de otros países mientras permitíamos el triste agotamiento de nuestros militares. Hemos defendido las fronteras de otras naciones y rechazado defender las nuestras. Hemos gastado trillones de dólares en el extranjero mientras la infraestructura americana caía en la degradación. Hemos hecho ricos a otros países mientras la riqueza, la fortaleza y la confianza de nuestro país se ha disipado en el horizonte. Una tras otra, las fábricas han cerrado y se han ido al extranjero, sin dedicar un pensamiento a los millones y millones de trabajadores americanos a los que dejaban detrás. La riqueza de nuestra clase media se ha quitado de sus hogares y redistribuido a lo largo de todo el mundo" (2).
Entonces la bancarrota económica de Estados Unidos era crucial. Había sido desplazado del primero al segundo lugar en la nueva estructura económica mundial del sistema capitalista. La Casa Blanca lo estaba recociendo públicamente.
Como consecuencia de esto su desplazamiento geopolítico fue a todas luces incuestionable. Incluso se hablaba de la deriva de la arquitectura del dominio imperialista occidental como una continuación de la implosión de su hegemonía mundial.
Agobiado por estos fracasos y por esta caótica situación, el grupo de poder de Washington decidió unilateralmente y por "decreto supremo" el retorno a territorio estadounidense de sus alicaídas empresas y monopolios que deambulaban por el mundo, sin tener en consideración los nuevos entresijos económicos mundiales al que habían llegado tras sus deslocalizaciones o voluntarios exilios.
Para sustentar esta decisión, que sus centros de adoctrinamiento anticomunista llaman "proteccionismo", han anunciado en primer lugar la defunción del neoliberalismo y la globalización, convirtiéndose a partir de ahí automáticamente en una simple postura ideológica que sirve de sustento al nuevo giro estratégico que a partir de 2017 se planteó la burguesía financiera estadounidense.
Pero en la actualidad, con un sistema capitalista agotado y sin visos de una nueva fase de acumulación y reproducción capitalista, el neoliberalismo observado como política económica, rapiña como ninguna otra, es un instrumento insustituible de pleno valor para todas las decadentes burguesías financiera.
Además no podemos olvidar que la coyuntura en que se pretendía imponer este giro estratégico (2017 para adelante) que luego se retrasó hasta octubre de aquel año, no era nada favorable para este país (Estados Unidos).
Es en este marco que empiezan a alzarse conjeturas muy atrevidas que sostienen una supuesta recuperación de la economía estadounidense e incluso ingreso del sistema capitalista en general a una nueva fase de acumulación y reproducción. Una situación observada sobre la base de efímeros y dudosos crecimientos realizadas desde las vertientes de los ciclos económicos cortos, cuando la economía de este país sencillamente es inmanejable y la economía mundial está en un franco proceso de acentuación de la gran crisis. Son las primeras noticias diversionistas referentes a este tema.
Veamos esto:
Hace poco leí un apunte cuyo título era: "Desarrollo global exponencial":
"El mundo se encuentra a las puertas de una ola de desarrollo sin precedentes a punto de romper sobre Oriente Próximo, el Sudeste Asiático, Estados Unidos y el mundo 4.0 en general. Las bases de organización de este mundo ya están claras: red eléctrica globalizada, redes de centros financieros, nuevas rutas comerciales, criptomonedas, economía digital, gobernanza mundial reinventada… todo esto constituye la infraestructura indispensable para esta inimaginable fase de desarrollo multipolar y multiconectado que vamos a tratar de explicar mediante pequeños detalles…" (GEAB 126).
Existen otros apuntes en este mismo sentido que por el momento no quisiera citarlos porque precisamente sus autores son de reconocida trayectoria.
En realidad se trata de visiones muy estrechas de la nueva situación económica mundial, basada solo en dudosas estimaciones del último ciclo económico corto en curso.
Veamos:
Ante todo debemos saber que la guerra comercial entre Estados Unidos y China es un suicidio para el primero de los países nombrados. Debemos recordar que esta guerra comercial está en pleno proceso desde el año 2010 tras la ruptura del acuerdo estratégico firmado en lo económico entre estos países (Estados Unidos y China) en 1978. Además debemos recordar que en esta guerra comercial Estados Unidos estaba siendo violentamente aplastado por China.
Como se sabe aquello ha sido ahondado aún más el 5 de julio de 2018 cuando Estados Unidos y China convirtieron aquel conflicto en muy grave. En el primer minuto de la jornada, Washington empezó a aplicar pesados aranceles hasta los 34.000 millones de dólares de importación de productos chinos, en particular de tecnología de punta como había venido amenazando desde unos días atrás. Tres horas después, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino confirmó en rueda de prensa que "después de que Estados Unidos activara sus medidas arancelarias contra China, las medidas de China contra Estados Unidos se activaron inmediatamente". Ese anuncio incluía la amenaza de Pekín a Washington de imponer aranceles del 25% a 545 productos estadounidenses por valor de 34.000 millones de dólares, la mayoría de ellos agrícolas (sobre todo soja) y productos de consumo como automóviles o whisky" (3).
En este marco los apuntes anteriores no han tenido en cuenta por ejemplo las extra actividades en el que se habían embarcado algunas empresas estadounidenses desesperadas por la cercanía de la entrada en vigor de los nuevos aranceles estadounidenses contra productos provenientes fundamentalmente de China. Una situación que por lógica ha conducido a algunas variaciones momentáneas positivas en el PBI estadounidense.
Por otra parte debe entenderse que los resultados de los nuevos aranceles en realidad afectaban en primer lugar a las propias empresas estadounidenses que estaban deslocalizadas fuera de Estados Unidos, sobre todo, en territorio chino.
Hablando de aquellos supuestos crecimientos en el PBI estadounidense debemos indicar el manoseo en el que ha caído últimamente (cuantificación del crecimiento económico).
Y no olvidemos que esto también ocurre en la economía china.
Veamos:
"No se conoce la cantidad exacta de impresión fiat que realizó el banco central de China después del colapso de 2008. Algunas estimaciones calculan que la deuda de China ahora se sitúa en torno al 250% de su producto interno bruto. Según los estándares normales, esto sugeriría una crisis crediticia inminente". (4).
E incluso se habla de un recalentamiento de la economía china, entre otras, su banca en la sombra estaría muy desarrollada.
Pero también debemos estar muy claros en lo que respecta al advenimiento de un nuevo ciclo económico largo de auge y crecimiento o una nueva fase de acumulación y reproducción capitalista que en lo fundamental debería significar una nueva época para el sistema capitalista con un significativo auge de las tasas de crecimiento, de las tasas de ganancia capitalista sobre la base de una ampliación de fuentes de trabajo, lo que ciertamente es una mera ficción en la actualidad. Veamos una sola muestra: América Latina, donde las crueles sobreexplotaciones y empobrecimientos contra las masas pobres son muy gravísimas. Entonces esto demuestra que aquello de que la crisis económica ya habría pasado a una nueva de fase de acumulación y reproducción, es una verdadera charlatanería.
En este marco, tras el ahondamiento de la guerra comercial en que se debate el sistema capitalista, se puede observar lo ocurrido el 3 de julio de 2018, cuando nítidamente fue un alarido del presidente estadounidense, Donald Trump, al enterarse de la posible devaluación artificial que habría estado realizando China del Yuan, mientras la Reserva Federal (banco central) estadounidense elevaba sus tasas de interés lo que demuestra la falsedad del desesperado interés de reducir su tenencia de bonos basura al menos en un tercio en los próximos meses. Simplemente inviable y contraproducente. En efecto, ese día (3 de julio de 2018) el yuan se había debilitado drásticamente. Una situación que desesperaba a Estados Unidos. Entonces el asunto era: ¿Dónde estaba su interés por el fortalecimiento de su moneda? ¿Acaso el debilitamiento del yuan no le era favorable supuestamente al pretendido fortalecimiento de su moneda?
Veamos:
"Con la devaluación del yuan, las exportaciones de EEUU a China se hacen más caras, de manera que aumentan las suposiciones de que el PBOC podría haber intervenido en el proceso de caída de su moneda. El economista jefe del banco internacional Renaissance Capital, Charlie Robertson, dijo a la revista Cronistas que esta tesis "es muy creíble". Según los informes, los bancos estatales de China han estado comprando dólares con antelación en nombre del PBOC y vendiéndolos en los mercados al contrato para respaldar su moneda nacional" (5).
El último dato que dispongo a la mano respecto a este mismo tema, es el siguiente:
"El presidente de EE.UU., Donald Trump, aseguró que los nuevos aranceles que ha dictado contra las importaciones de acero provenientes de China y otros países salvarán a una industria emblemática de su país, que estaba en peligro de cierre" (6).
Finalmente lo que ya expliqué en la parte introductoria de este artículo acerca de las notas diversionistas que están circulando últimamente respecto a que Estados Unidos estaría en condiciones de maniobrar la reducción de los bonos basura al menos en un tercio en los próximos meses. ¿Un tercio en los próximos meses? Si esto fuera cierto en realidad sería una especie de solución a las crisis económicas que históricamente han agitado al sistema capitalista. Un verdadero aporte del imperialismo estadounidense a la solución de las crisis económicas. Sin embargo la sobreacumulación de capitales no se soluciona con una simple maniobra de esta naturaleza, simplemente porque aquella está gobernada por complejas leyes económicas que incluso los economistas burgueses fueron incapaces de observarla. Recién cuando Marx estudio la producción capitalista y Lenin hizo lo propio acerca de la exportación de capitales en 1916 fue observada nítidamente. Por eso decimos que son informaciones diversionistas tan pueriles como una especie de engaña muchachos o engaña ingenuos.
Sobre esto no hay que olvidar que estamos en una coyuntura de fuerte manipulación informativa, de guerra psicológica, se dice que incluso sobrepasa largamente lo que habían hecho los nazis en la década de los cuarenta del siglo pasado.
2.- Una paridad estratégica que dificulta la recuperación de su hegemonía mundial:
Por otra parte en el análisis de la actual geopolítica mundial, la paridad estratégica, es una cuestión central. La paridad estratégica no es cualquier cosa. Aquella explica muchas situaciones que ocurren en la actualidad en la arena internacional, entre ellos, los miedos actuales de las burguesías financieras a la Tercera Guerra Mundial por el asunto del armamento nuclear, los paramilitarismos, la multipolaridad en el sistema internacional, etc. Algunos no lo entienden así.
La paridad estratégica está basada en la igualdad armamentística en el nivel del armamento estratégico que comprende el artefacto nuclear de hidrogeno con la misma capacidad destructiva que están en poder de Rusia, Estados Unidos, China y la RPDC. Además los portadores de aquel artefacto, es decir, los misiles balísticos intercontinentales (ICBM). Sin olvidar que existen otros países tenedores de este armamento como por ejemplo Francia, Inglaterra, India, Pakistán, Israel, etc., pero cuyas operatividades autónomas y soberanas de aquellos artefactos como debían ser, están en entredicho, pues, la injerencia estadounidense en aquellos países es muy grande.
Se habla mucho que Estados Unidos es la primera potencia militar del mundo cuando aquello, tras los últimos cambios habidos en el planeta después del 2008, ya no existe. La existencia de países con armamento estratégica que no admiten el vasallaje estadounidense es crucial en este sentido.
En esto ha sido muy importante la llegada de Vladimir Putin en la presidencia de Rusia en el año 2000 que reoriento el desarrollo de la armamentística estratégica y sus portadores. Luego aquel proceso condujo en medio de un constante desarrollo de las tecnologías hasta los misiles S-500 por el momento de uso exclusivo del ejército ruso. De hecho aquello ha conducido al colapso los costosísimos sistemas de defensa antimisiles de Estados Unidos. Por supuesto esto no es otra cosa que paridad estratégica.
En esto es bueno aclarar de por qué hablamos del armamento estratégico como determinante en la paridad estratégica. Pues porque aquel armamento es por el momento la mayor arma de destrucción ideada por el ser humano que incluso puede afectar la existencia del planeta. Esto ha llevado a las superpotencias capitalistas a colusiones a fin de conservar sus estatus de superpotencias por temor al armamento nuclear.
Sin embargo la hegemonía mundial única ha sido siempre una ambición de las burguesías financieras, por lo que aquel impasse es un lastre que les preocupa hondamente. Es en este marco que se impone la carrera armamentística.
Además el asunto de la guerra es una cuestión latente por la tendencia a la guerra y la agresividad de las burguesías. Tarde o temprano las contradicciones inter-imperialistas, muy durísimas en la actualidad, conducirán a una guerra de rapiña mayor entre las superpotencias. No sabemos exactamente cuándo va suceder aquello, lo único que está muy claro es que la carrera armamentística es un catalizador muy importante en esta situación. La gran crisis económica por el momento acogota fuertemente a las tres superpotencias capitalistas.
Y bajo estas condiciones la actual carrera armamentística dificulta por el momento una nueva imposición armamentística de los Estados Unidos, sencillamente porque tanto Rusia como China y el resto de países imperialistas también desarrollan sus armamentísticas. En esto es crucial el desarrollo y avance de las ciencias y las tecnologías.
Consecuentemente la carrera armamentística es muy importante para las burguesías financieras. Demuestra el carácter agresivo y guerrerista de cada una de las burguesías financieras por aplastarse y aplastar a los pueblos.
Sin olvidar que en el fondo de la carrera armamentística subyace el objetivo central de las burguesías financieras por el aniquilamiento de todo orden de movilización y organización de los pueblos contra la opresión capitalista. En este sentido toda la carrera armamentística sirve a las superpotencias imperialistas fundamentalmente en los asesinatos y genocidios masivos en que están empeñadas contra los pueblos.
Aquello enseña que para la burguesía financiera estadounidense, lo más importante es endurecer esta situación. Son lecciones que aprendieron en Vietnam, Camboya y en sus recientes enfrentamientos a las guerrillas en América del sur, de donde han calado que lo principal en cualquier conflicto es la aniquilación completa o destrucción total de la moral del contrincante. De esta forma la contradicción inter-imperialista que el pentágono desarrolla a partir del año 2010 justamente cuando inicio su llamada "Primavera Árabe" se asemeja más bien a una lucha contrainsurgente y antisubversiva. Aquello de hecho conduce a hablar del fascismo en el mundo. En este caso del fascismo en Estados Unidos.
Las características de la actual coyuntura histórica señalan claramente aquel síntoma. En efecto, la política seguida por el pentágono desde cuando dio inicio a sus primaveras árabes, incluso desde unos años atrás, ha sido la política del mercenario sanguinario y del paramilitar feroz. Entonces la arrogancia de Estados Unidos en su política exterior ha sido muy nítida. Cierto, por ejemplo, las gesticulaciones de Donald Trump en sus presentaciones televisivas a indicaciones e instrucciones de los comandos de adoctrinamiento del pentágono, son calco y copia de las agresivas gesticulaciones de Hitler en su discursos temblorosos ante multitudes de fanáticos fascistas, justamente para vencer la moral del enemigo. Los hechos son innumerables. Todos ellos con numerosas fotografías y amplia cobertura televisiva incluido con impactantes videos en YouTube a fin de que quedara claramente establecida y grabada en la memoria del mundo la ferocidad del ejército estadounidense.
Veamos algunas muestras de esto:
El 30 de diciembre de 2006 en Irak cuando fue ahorcado el presidente iraquí, Sadam Husein, en la sede de los servicios secretos en Bagdad.
De igual modo el 20 de octubre de 2011 en Libia cuando asesinaron cruelmente incluso con sodomizacion del coronel libio y presidente de aquel país, Muamar el Gadafi.
También el 29 de noviembre de 2011 en el aeropuerto de Doha (Qatar) cuando el diplomático ruso Vladimir Titorenko que retornaba de Jordania, fue agredido ferozmente por agentes de seguridad de la aduana en la que incluso habrían intervenido agentes de la CIA y la Mossad israelí a fin de confiscarle su valija diplomática en el que portaba importante información del 'drone' espía estadounidense RQ-170 Sentinel que Irán había capturado entre esos días.
De igual modo el 15 de mayo de 2013 en Siria cuando el paramilitar fascista del ejército estadounidense, Abu Sakkar, fue filmado comiéndose el corazón de un soldado sirio muerto en combate.
Asimismo en febrero de 2014 en Kiev (Ucrania) cuando Victoria Nuland, entonces secretaria de Estado adjunta para asuntos europeos de Estados Unidos, finaliza una esclarecedora conversación que sostenía por vía telefónica con el embajador estadounidense en Ucrania Geoffrey Pyatt, afirmando textualmente: "Qué le den por el culo a la Unión Europea".
También el 16 de noviembre de 2014 en Brisbane (Australia) en la IX cumbre del G-20 cuando trataron de intimidar al presidente ruso, Vladimir Putin. Cierto, aunque aquella cumbre se efectuó con aparente normalidad incluso con sesiones de fotos y muestras de gala entre los asistentes (anfitriones y visitantes), en las sombras hubo gran agitación. Las intrigas y las maquinaciones debidamente manejadas por los servicios secretos de cada país apostados en los ambientes del centro de convenciones de Brisbane, era fortísimo. Los murmullos e intrigas cobardes del entorno del presidente estadounidense, Barack Obama, en comparsa con las de Reino Unido y Canadá, habrían llegado hasta los oídos del presidente ruso que en realidad fueron la causa del adelanto de su retorno.
Y por último el 4 de agosto de 2018 cuando intentaron asesinar al legítimo presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Según el Ministerio de Comunicación venezolano, un par de drones cargados con explosivos detonaron cerca del acto militar de la Guardia Bolivariana en el que se encontraba el presidente. Sin embargo para las prensas monopólicas manejadas por la CIA aquello simplemente no habría existido. Realmente descarado.
Pero en lo fundamental en este contexto de duro conflicto geopolítico con fuertes vientos de cambio que sacuden el planeta no debemos olvidar la importancia de la paridad estratégica en los profundos cambios ocurridos últimamente en el mundo particularmente en el establecimiento de la multipolaridad en el sistema internacional. Dialécticamente el sistema multipolar se sostiene entre la gran carrera armamentística y la equiparación de fuerzas.
Tras la pérdida de la hegemonía mundial estadounidense en 2010 y la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental a finales del año 2016, los poderes mundiales han ingresado a una coyuntura crucial, algo así como un hervidero de poderes, en el que cada grupo avanza según sus posibilidades, aunque por el momento los ejes de mando descansen aun en la órbita de los tres poderes más importantes: China, Estados Unidos y Rusia.
Sin olvidar que entre los grupos de poder de segundo orden (India, Japón y Alemania) está abierto nuevos horizontes, es decir, nuevas posibilidades de avance y reagrupamiento geopolítico.
3.- La historia sigue su curso:
Por supuesto toda esta trama del movimiento ascensional que estaba sobre acumulándose, forzándose y batiéndose incluso desde 1991 tras la implosión de la ex URSS y más aún desde el año 2008 en que se inicia la actual gran crisis económica, ha seguido su curso.
En efecto de acuerdo al análisis internacional que hasta aquí hemos venido realizando, la perdida de la hegemonía mundial estadounidense está registrada como un hecho que ocurrió en 2010. Como se recordará esto estuvo sustentado en la fuerte fricción económica entre China y Estados Unidos que incluso había llevado a la ruptura del acuerdo estratégico que en el nivel económico se había firmado en 1978 entre estos dos países (China y Estados Unidos). Una situación que luego fue reconfirmada en su verdadera dimensión en 2011 cuando se produjo la reacción militar al que habían pasado Rusia y China en aquel año.
Pero la historia era indetenible. A continuación devino en muy importante el tramo que corre entre finales de 2016 y finales de 2017, un periodo en que hubo trascendentales aclaraciones geopolíticas que luego han dado origen a una nueva correlación de fuerzas en el mundo. Se puede desglosar este periodo de la siguiente forma (en realidad esta es una periodización de los últimos tramos de la actual coyuntura mundial, finales de 2016 hasta el último semestre de este año 2018):
Primero, lo ocurrido a finales de 2016 la implosión de la arquitectura del dominio imperialista occidental como una consecuencia de la perdida de la hegemonía mundial estadounidense en 2010 que obliga a Estados Unidos a un giro estratégico a partir del 20 de enero de 2017 a fin de sacar su economía del gran hoyo en que se encontraba y luego recuperar su hegemonía mundial.
Segundo, sin embargo aquel giro estratégico enfrenta serios retrasos, hasta que ocurrió los sucesos del 14 de octubre de 2017 (severa advertencia de la RPDC a los Estados Unidos indicándole que estaba lista para un combate frontal nuclear si no cesaban sus escandalosas provocaciones) en que se produjo prácticamente la rendición militar de este país (Estados Unidos).
Tercero, el resultado de aquel hecho como consecuencia de todo lo que hasta esos momentos ocurría, ha sido el advenimiento en el mundo de un periodo especial sobre la base de una nueva correlación de fuerzas, que entre otras condujo al establecimiento de cuatro países y una región determinantes en la nueva realidad mundial. Estos son China, Estados Unidos, Rusia, RPDC y la Unión Europea.
Y cuarto, finalmente ahora tras estos trascendentales hechos Estados Unidos está reconfirmando su giro estratégico en el nivel geoeconómico (nuevos aranceles, con ahondamiento de la guerra comercial con China) orientado a recuperar su economía y, en el nivel geopolítico apuntalando contra Irán por su importancia energética aun soberana en Oriente Medio. En realidad la decadente burguesía financiera estadounidense no se da por vencida y asume esta orientación a contracorriente de su tendencia histórica, que es su desplazamiento del estatus máximo de la economía capitalista y su pérdida de la hegemonía mundial.
Consecuentemente cuando en mis artículos hablo de un periodo especial al que había llegado el mundo, no hablo precisamente que la gran crisis económica estaba llegando a su fin ni mucho menos que estaría asumiendo a una nueva fase de acumulación y reproducción capitalista. Hablaba del hundimiento económico de Estados Unidos. Lo inmanejable que era su economía que de hecho hacen imposible e inviable el nuevo giro de este país (Estados Unidos), pues, la gran crisis económica seguirá aplastándolo de forma muy intensa. He ahí como la historia sigue su curso.
NOTAS:
1.- Sputnik, marzo 22 del 2018.
2.- "Lee aquí el discurso íntegro de Trump en su investidura". Nota publicada el 20 de enero de 2017, en: http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/lee-aqui-discurso-integro-trump-investidura-5756144 .
3.- "EE. UU. inicia la mayor guerra comercial de la historia’, China". Nota publicada el 6 de julio de 2018, en: http://www.portafolio.co/internacional/china-contraataca-con-aranceles-a-estados-unidos-518806 .
4.- "China se ha estado preparando para una guerra comercial durante más de una década". Brandon Smith. Nota publicada el 12de julio de 2018, en: http://alt-market.com/articles/3470-china-has-been-preparing-for-a-trade-war-for-over-a-decade .
5.- "¿Por qué los bancos chinos se libran del dólar justo tras comprarlo?". Nota publicada el 4 de julio de 2018, en: Sputnik.
6.- "Trump: Los aranceles a las importaciones de acero salvarán la industria siderúrgica de EE.UU". Nota publicada el 16 de agosto de 2018, en: RT.
(*) Enrique Muñoz Gamarra: Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: “Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos”. Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org
USA.

Sun Tzu y el arte de pelear una guerra comercial


lacunadelsol-indigo.blogspot.com

Sun Tzu y el arte de pelear una guerra comercial


Seducir al capital estadounidense para invertir en China bajo reglas más indulgentes puede ser solo un aspecto de una maniobra de Sun Tzu para que Pekín disipe la guerra comercial. Beidaihe ciertamente evaluó lo que podría suceder si todo esto sale mal y se convierte en una guerra comercial caliente.
SUN TZU Y EL ARTE DE PELEAR
UNA GUERRA COMERCIAL

Pepe Escobar
Imagínese el liderazgo chino fuera del escrutinio público durante casi dos semanas, virtualmente escondido, inmerso en un debate secreto. Eso es exactamente lo que acaba de suceder en Beidaihe, el balneario de la provincia oriental de Hebei.
Si bien pueden circular algunas teorías de la conspiración por ahí sobre este ritual anual, no hay dudas sobre el tema clave de las discusiones: la guerra comercial entre EE. UU. Y China.
Bajo el presidente Xi Jinping, la segunda economía más grande del mundo está inmersa en la larga marcha hacia el estatus de superpotencia. El statu quo geopolítico y geoeconómico anterior está muerto.
Xi dejó muy en claro que solo convertirse en un "actor responsable" en el orden internacional liberal controlado por los Estados Unidos después de la Guerra Fría, no es suficiente para China.
El cambio de dirección por parte de los EE.UU  no pasó desapercibido para los principales líderes chinos reunidos en Beidaihe. La administración del presidente Donald Trump está adoptando un enfoque beligerante mientras que la Estrategia de Seguridad Nacional de EE.UU, en diciembre de 2017, calificó inequívocamente a China como un "poder revisionista", un rival estratégico y para todos los propósitos prácticos, desde el punto de vista del Pentágono, una gran amenaza.
En cambio, lo que el liderazgo de Beijing identifica es lo que podríamos definir, en la terminología de la cultura china, como las "tres amenazas".
Una amenaza a su concepto de política exterior para las próximas décadas, como la Iniciativa Belt and Road, y una amenaza para el propio impulso de integración de China centrado en las tres zonas estratégicas del Área de la Gran Bahía, el corredor Beijing-Tianjin-Hebei y el delta del río Yangtze. Y, por supuesto, una amenaza para el mercado de valores chino.
Los medios estatales todavía están tratando de resolver en cómo lidiar con eso. El People's Daily ha definido, cortésmente, la estrategia de la administración Trump como "involucramiento más contención".
China Global Television Network (CGTN) ha jugado la carta de poder blando dirigiendo un mensaje sarcástico a Trump. La red le agradeció por unir al resto del mundo mientras obliga a China a hacer que su entorno económico sea más seductor para la inversión extranjera. El video de CGTN "desapareció" posteriormente de YouTube y Twitter.
Y aunque el consenso del liderazgo sea que todo esto tiene que ver con contener el ascenso irresistible de China, e incluso teniendo en cuenta el velo que rodea las principales decisiones de Pekín, aún es posible detectar algunos matices fascinantes.
Sin piedad
Para Trump, públicamente, "las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar". Eso refleja su fascinación por el espíritu del Espectáculo Mundial de Lucha Libre (WWE, en inglés). Trump, en este caso, es The Undertaker decidido a llevarse a Xi a la leñera para recibir su castigo. Xi ya no es Mr. Nice Guy, el antiguo "buen amigo" de Trump.
Por lo tanto, Xi no puede creer que galvanizando a la multitud como el superhéroe The Rock resolverá el problema. En el espectáculo del WWE no se trata de "que todos ganen", eso es para los perdedores. Ahora, vale todo. Trump acusa a China de interferencia electoral en los EE.UU: "Los tontos que están tan concentrados en mirar solo a Rusia deberían comenzar a mirar en otra dirección, China".
El "aventurerismo" militar de China permite al Pentágono crear una Fuerza Espacial. China también tiene prohibido invertir en industrias estadounidenses relacionadas con la seguridad nacional.
La respuesta de los EE.UU a la dimensión de la Iniciativa Belt and Road es invertir en el confuso "Indo-Pacífico", al comprometer unos miserables $ 113 millones en energía, infraestructura y comercio digital. "Made in China 2025" está calificado como una amenaza absoluta para "America First".
Y China con más frecuencia es presentada como "maligna", la palabra de moda que hace que Trump, en este caso, esté completamente alineado con el complejo industrial-militar-seguridad-think tank.
Entonces, ¿cómo pelear en una lucha de enjaulados sin árbitro? Entra Sun Tzu, el legendario estratega militar de China que escribió, “El arte de la guerra”. La primera regla es simple: "Toda guerra se basa en el engaño".  Como decir que  Pekín se está preparando para negociar como socio y como amenaza.
'Bárbaros foráneos'
Será largo, será desagradable, será prolongado, yendo mucho más allá de las conversaciones de esta semana en los EE. UU, que significativamente no contarán con la presencia del vicepresidente Wang "Bombero" Qishan, un protagonista clave y consigliere confiable de Xi. Él es más útil coordinando la estrategia a largo plazo en Beijing.
Aquí se hace necesaria una rápida mirada retrospectiva al Imperio Británico. En 1793, durante la primera misión diplomática a Pekín, dirigida por Lord Macartney y recibida por el emperador Qianlong, los británicos identificaron rápidamente cómo los exuberantes mercados de China representaban una "amenaza" para Europa y el sistema de comercio mundial contemporáneo.
En ese momento China era autosuficiente y exportaba a Europa bienes como seda, té, textiles y porcelana. De hecho, todos los accesorios del mercado suntuario en una red de rutas de seda o una versión anterior del Belt and Road.
Pero, ¿qué importaban? No mucho, aparte de las pieles de Siberia, algunos alimentos e ingredientes exóticos para la medicina tradicional china. Estos son los comentarios del Emperador Qianlong: "El Imperio Celestial posee todas las cosas en abundancia y no carece de producto alguno dentro de sus fronteras. Por lo tanto, no es necesario importar las manufacturas de bárbaros foráneos a cambio de nuestros propios productos”.
Todos sabemos cómo terminó eso: la diplomacia de las cañoneras, las Guerras del Opio, Pekín siendo saqueado en 1860, los "tratados desiguales" y el "siglo de humillación" chino.
Todo eso todavía destaca profundamente en el inconsciente colectivo chino tanto como el origen real de la actual guerra. La brillante estrategia de Deng Xiaoping fue abrir las zonas económicas especiales de China o ZEE como bases de producción inmejorables y de bajo costo para las multinacionales occidentales y asiáticas.
Deng ofreció la plataforma principal para la expansión del capitalismo global. La consecuencia inevitable fue una estampida de inversión extranjera directa (FDI, en inglés), deslocalización y subcontratación.
Ahora, comparémoslo con los datos clave proporcionados por la Administración General y Aduanas de China. En los primeros seis meses de este año, no menos del 41.58% de las exportaciones de China al resto del mundo provino de multinacionales estadounidenses, europeas y asiáticas.
No hay indicios de que el mundo empresarial estadounidense, representado  por  empresas multinacionales, estén dispuestas a sacrificar los bajos costos de producción para "retornar esos empleos". Las empresas multinacionales también valoran un yuan devaluado porque eso mantiene bajos los bajos costos de producción.
Además, cualquier ataque de Trump contra "Made in China 2025" no altera el hecho de que la segunda economía más grande del mundo está escalando implacablemente la escalera de la manufactura. Al final, superará a los EE.UU en innovación tecnológica.
Como señaló Zhigang Tao, director del Instituto China y el Desarrollo Global de la Universidad de Hong Kong, Beijing entregó al capital estadounidense la proverbial oferta que no se puede rechazar: acceso al mercado chino a cambio de transferencia tecnológica.
"[De hecho,] esta estrategia de acceso al mercado a cambio de la tecnología ha funcionado muy bien, como lo demuestra el auge de China en industrias clave como el ferrocarril de alta velocidad, la aviación, los automóviles y las turbinas eólicas", dijo Tao.
Por lo tanto, el siguiente paso debería ser una extensión del modelo de Tesla en Shanghai.
¿Lucha de clases?
Seducir al capital estadounidense para invertir en China bajo reglas más indulgentes puede ser solo un aspecto de una maniobra de Sun Tzu para que Pekín disipe la guerra comercial. Beidaihe ciertamente evaluó lo que podría suceder si todo esto sale mal y se convierte en una guerra comercial caliente.
Un huracán de tarifas tendría el potencial de devastar el panorama laboral y financiero de China y provocar una alta inflación e incluso una recesión. Xi no puede darse el lujo de perder su base de poder de facto, que no es el proletariado chino, sino la creciente clase media embarcada en un consumismo frenético y turismo global desenfrenado.
Agreguen a eso, la ira implacable de la clase trabajadora, que ya está en pleno efecto. De acuerdo con Minqi Li de la Universidad de Utah, después de todo, el "socialismo con características chinas" difícilmente tiene que ver con Marx.
Durante años la proverbial miopía occidental se la pasado repitiendo el colapso de China. Sí, existe la posibilidad de una explosión de la deuda. Sí, la dependencia de China de fuentes extranjeras en relación al petróleo y gas es una pesadilla recurrente. Y sí, las relaciones entre EE. UU y China ahora están inconfundiblemente en territorio de la Guerra Fría, incluso sin considerar el Mar del Sur de China y Taiwán.
Pero es absurdo subestimar una potencia en ascenso capaz de planificar una estrategia global concertada en detalle hasta 2049. Xi y Trump tendrán la oportunidad de enfrentarse seriamente el 30 de noviembre en la cumbre del G20 en Argentina.
Trump incluso puede promocionarlo como una "victoria", como en sus cumbres con el presidente ruso Vladimir Putin y el líder norcoreano Kim Jong Un. Sun Tzu, sin embargo, está esperando para entrar en acción.
USA.

EL FUTURO DE LA PRIVACIDAD EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL




EL FUTURO DE LA PRIVACIDAD EN EL NUEVO ORDEN MUNDIAL



Tyler Durden
Hace aproximadamente cien años, las personas que "manejaban las cosas", los impulsores de los gobiernos, las grandes empresas y la banca, formularon un concepto que se hizo conocido por varios nombres, pero, predominantemente, como el "Nuevo Orden Mundial".
El concepto era poner fin a la competencia, las guerra innecesarias y hacer que un grupo central de personas no elegidas dirija el mundo entero. No se consideró necesario eliminar por completo a los países de forma individual, la idea era controlarlos a todos centralmente. Tampoco significaba necesariamente que las guerras terminaran. La guerra puede ser muy útil para los gobernantes, ya que proporcionan una excelente distracción del resentimiento hacia los líderes que imponen el control sobre un pueblo.
Desde entonces, este mismo grupo de personas ha continuado generacionalmente. A veces, pero no siempre, cambian los apellidos. Se agregan personas útiles y se eliminan las menos útiles. Pero el concepto en sí ha continuado, evolucionado y, de hecho, ha ganado fuerza.
Pero, hasta ahora, el proceso sigue incompleto. Varias facetas de un Nuevo Orden Mundial aún no están en su lugar. 

Se ha demostrado que es difícil "engañar a todas las personas todo el tiempo", por lo que el esfuerzo por subyugar a un mundo entero, ha tomado más tiempo del que se anticipó originalmente.
Un componente esencial de este control es la eliminación de la posesión personal de riqueza. 

Mientras que los líderes intentan expandir su propia riqueza de forma ilimitada, buscan suprimir la capacidad de la persona promedio para aumentar su propia riqueza. La riqueza conduce a la independencia y la independencia de un Nuevo Orden Mundial es inaceptable. La riqueza da opciones a la gente. Se les debe enseñar a aceptar ser arreados como ganado y ser obedientes, o se volverán problemáticos.
No es sorprendente entonces que, recientemente, se hayan creado organizaciones como la OCDE para eliminar la capacidad del individuo de crear y mantener la riqueza para su propio beneficio.
El doble propósito de la OCDE, desde su inicio, ha sido lograr dos cosas:

1) eliminar los refugios fiscales, para que las personas no puedan escapar de los impuestos opresivos en sus jurisdicciones locales.

2) crear impuestos uniformes en todo el mundo. (Si bien se enorgullecen de que están persiguiendo el objetivo anterior, con el pretexto de prevenir el "lavado de dinero y el terrorismo", aún no han revelado este último objetivo, ya que no puede ser disfrazado tan fácilmente como un beneficio para los gobernados. )
Pero con el tiempo, la OCDE ha hecho un gran trabajo para convencer a la mayoría de las personas de que la "privacidad", es decir; -el derecho a mantener sus asuntos personales para usted mismo-, es lo mismo que el "secretismo"; el deseo de ocultar sus delitos a los demás.
La mayoría de las personas ahora han aceptado la idea absurda de que no deberían tener derecho a la privacidad personal. 

Se lo deben a los poderes existentes para permitirles revolver libremente en su cajón de lencería financiera.
Cada año, la OCDE y otros han eliminado con éxito la privacidad que ofrece Suiza y jurisdicciones similares. A través de repetidas listas negras, listas grises, sanciones y amenazas directas, la OCDE ha disminuido considerablemente la privacidad allí.
La Administración Federal de Impuestos (FTA) anunció recientemente un golpe significativo que puso fin a las cuentas suizas numeradas y permite la transferencia automática de información entre jurisdicciones.
A partir de ahora, el nombre del titular de la cuenta, la dirección, el país de residencia y el número de identificación fiscal, así como la institución informante, el saldo de la cuenta y los ingresos de capital se pondrán a disposición de otras jurisdicciones para que puedan controlar la riqueza de sus ciudadanos.
Es revelador que esta nueva "apertura" no necesariamente incluye informes recíprocos. No se espera que muchas otras naciones envíen la información de su cuenta a los suizos. Esto ha sido descrito por el TLC como debido a "razones técnicas".
Periódicamente, las personas ubicadas en los países de la OCDE (las principales potencias del mundo occidental que impulsan el esfuerzo del Nuevo Orden Mundial) han declarado que "la privacidad está muerta". Al menos una vez al año, se ha logrado un nuevo nivel de control en algún lugar del mundo y, cada vez, la proclamación se repite, como si fuera la primera vez.
Entonces, ¿es este el caso? ¿Es el nuevo evento suizo el que realmente, no es broma en esta ocasión, y que pondrá fin a la privacidad de la riqueza?
Apenas.
Singapur y Hong Kong, de hecho, están avanzando hacia la privacidad. Y otras jurisdicciones que apoyan la libertad (casi todas ellas jurisdicciones geográficamente pequeñas) tienen la costumbre continua de perder un poco de terreno/ganar un poco de terreno. Sin embargo, dentro de los países de la OCDE, el proceso tiene la apariencia de un estilo de giro que solo va en un sentido, lejos de la libertad y hacia un Nuevo Orden Mundial.
Las personas que viven en los países de la OCDE se inclinan a decir: “De acuerdo, entiendo que las jurisdicciones que favorecen la privacidad financiera están defendiendo una lucha valiente, pero seguramente, los grandes muchachos algún día los aplastarán. Puede que no haya terminado todavía, pero está a la vuelta de la esquina ".
En mi opinión, esto está lejos de ser un trato hecho. Lo que estamos presenciando es una carrera contra el tiempo. Los países de la OCDE están indudablemente en bancarrota. Pero, a través de la creación excesiva de dinero falso, actualmente están manteniendo e incluso expandiendo su poder sobre el resto del mundo.
Siempre que puedan mantener la ilusión de que son solventes, tendrán éxito en deshacer el derecho a la privacidad. Pero se ha convertido en una tarea mucho más formidable de lo que la OCDE pensó al principio. Otros países han sido habitualmente creativos en la búsqueda de lagunas y en la creación de métodos alternativos para mantener la privacidad. Lo más seguro es que nunca anuncien estos desarrollos y, sin duda, no serán reconocidos por los medios controlados por la élite, pero de hecho, se han mantenido bastante bien. La pregunta es; Por cuánto tiempo?
Históricamente, los gobiernos siempre han tratado de controlar a sus secuaces tanto como sea posible. Los imperios son aún más fervientes en este esfuerzo.

Pero, todos los imperios eventualmente colapsan desde dentro, se autodestruyen a causa de su propio peso. 

En sus últimos días, redoblan sus esfuerzos de control, ya que se dan cuenta de que sus días están contados y tratan de exprimir el limón por última vez, con respecto a la riqueza de sus ciudadanos.
Los países de la OCDE son un ejemplo de libro de texto. Están en su agonía final y están haciendo todo lo posible para controlar y apropiarse de la riqueza de sus ciudadanos. Pero, de nuevo, están en bancarrota y viven en un tiempo prestado. Cuando el inevitable colapso económico llegue en un futuro no lejano, sucederá algo muy significativo que muy pocas personas están teniendo en cuenta actualmente.
Históricamente, en todas estas situaciones, cuando ocurre un colapso, todo el dinero falsificado se agota repentinamente y el imperio ya no puede seguir financiando ni siquiera sus programas básicos de subsistencia, y mucho menos los programas periféricos costosos como la OCDE.
Ahí es cuando los controles caen por el camino.
Lo que estamos presenciando es un juego de espera. Las jurisdicciones que apoyan la privacidad de la riqueza siempre han existido y siempre existirán, pero actualmente operan como la Resistencia francesa en 1944. Solo necesitan mantener el juego en movimiento hasta el día de la liberación.
Después de esa fecha, comenzarán una vez más su inevitable expansión.

Psicopolítica y el dominio por una ideología inexistente

Psicopolítica y el dominio por una ideología inexistente


La inclusión de la política exterior de EEUU en la cultura de la guerra recuperó la posición central que tenía en sus mejores tiempos. Ello fue el resultado del uso del 11S que pusieron en marcha en muy alta escala los integrantes del clan Bush a partir del día de los ataques de septiembre de 2001.
Sin embargo, ocurrió algo imprevisto en el desenvolvimiento de los hechos que siguieron a la fecha en la que EEUU violando la ley Posse comitato que prohíbe al ejecutivo federal utilizar la guerra para resolver asuntos de competencia personal. EEUU invadió sin más a Irak y a Afganistán buscando en ambos países a los responsables de los ataques de los que son responsables los invasores de habla inglesa y sólo ellos.
Desde entonces el nivel de la incredulidad de la versión oficial de los ataques ha aumentado y una multitud de analistas de equipos multidisciplinarios han podido contrarrestar el engaño gubernamental.
Una falsificación que se ha efectuado día a día ante la mirada de los pueblos desde entonces es el restablecimiento de la socialdemocracia como opción de izquierda suficientemente acreditada por los medios informativos del Sistema, a pesar de que nadie duda de que esa corriente actúa por cuenta de los círculos conservadores del Partido Demócrata. Una mistificación en ascenso que no deja de tener seguidores.

El otro medio de falsificación

Las técnicas modernas de toma del poder ya no se apoyan en los tanques destinados a la ocupación de poblaciones como lo hicieron los vehículos blindados soviéticos en la invasión de Checoslovaquia en 1968. Ni con la instauración de la dictadura militar organizada por Estados Unidos en Chile. Esos métodos eran demasiado visibles. Hoy se trata de movilizar a grupos sociales bajo estricto control cibernético y ponerlo en movimiento como una acción popular en contra de un gobierno y un régimen. La revolución georgiana de "las rosas" es el ejemplo vivo de esta manipulación basada en una aparente inconformidad social.
En su discurso sobre el estado de la Unión, pronunciado por el presidente Bush en 2004, anunció un reforzamiento financiero del presupuesto de la Fundación nacional por la democracia (NED). Esta organización arrancó conducida por Ronald Reagan como organismo auxiliar de las acciones secretas de la CIA, aportando medios económicos a universidades, sindicatos y partidos políticos. Alardea de haber manipulado a Solidarnosc en la caida del comunismo polonés.

Ciberseguridad

La Comisión Europea hizo un llamamiento (09.10.18) para que los países de la Unión Europea adopten antes de las elecciones europeas próximas a realizarse, las nuevas normas en ciberseguridad.  Esto no debe caer en saco roto ni ser considerado como una mera declaración de intenciones. Se trata de una advertencia concreta ante una amenaza real, tal como han constatado varios gobiernos (El País, 13.10.18).
Los ataques terroristas mediante el uso de la informática ya no son algo perteneciente al medio literario o televisivo. La alertade riesgo crítico lanzada en España por la guardia civil refleja una situación de la que la sociedad no es conciente.
Luis Fernando Hernández, funcionario de la jefatura de información de la Guardia civil, admite que podrían darse situaciones extremadamente complicadas, y el anuncio de que hay grupos terroristas yijadistas cuya actividad en este campo no ha sido captada, obligan a la adopción de medidas urgentes de ciberprotección e, idealmente, a la realización de un trabajo de protección de futuras vías de amenaza.
El yijadismo es un instrumento destructor mediante el cual las organizaciones que marchan en paralelo a los centros de inteligencia civiles y militares realizan actos de sabotaje y distracción que los órganos oficiales no pueden tomar en sus manos.

México en dedefensa.org

Un articulo publicado anteayer por el portal estratégico francobelga dedefensa.org señala a México como centro de expansión de la actividad criminal abrumadora que habrá de expandirse en todas las direcciones planetarias al lado de otros proyectos políticos que se autodenominan populistas, a los que intentan los conductores mediáticos identificar con los equipos políticos surgidos de elecciones libres como en Quebec. Una confusión entre populismos buenos y malos. El mexicano es catalogado entre los segundos. De esta escalada de actos engañosos da cuenta la Psicopolítica de Jacques Cheminade y su grupo Solidaridad y Progreso, formado por intelectuales de muy alto nivel.

Algo sobre la postverdad


Algo sobre la postverdad




 




Alberto Buela


La postverdad es una novedad filosófica inaugurada por los ingleses, cuándo no, hace unos pocos años con Jayson Harbin en 2015, donde se sostiene que lo que interesa no es la realidad sino lo que se dice de la realidad. Esta postura ha dado lugar a los diferentes “relatos” sobre la realidad pero no sobre lo que ella nos dice de sí misma. Estos relatos son básicamente los políticos y culturales que pretenden ir más allá de las ideologías pero que terminan siendo un fraude.

Los sostenedores de tan novedosa teoría han dejado de lado la idea de verdad como adaequatio intellectus et rei para reemplazarla por adaequatio rei ad intellectum. Esto es, que la adecuación entre el intelecto y la realidad fue reemplazada por la adecuación de la realidad a lo que dice de ella el intelecto.

Así, si estamos mal porque nos matan como perros por la calle, en estas democracias postmodernas donde nadie nos cuida, los sostenedores de la postverdad nos dicen: la inseguridad es solo una sensación. Un buen profesor español, Miguel Navarro Crego, cansado de dar explicaciones sobre el tema, afirma: “la postverdad es el último y carnavalesco disfraz de lo que siempre se conoció como embuste, fraude y mentira”.

En mi opinión la idea de postverdad se encuentra, cuándo no, también en otra ocurrencia inglesa: los enunciados performativos de Austin en su libro Cómo hacer cosas con palabras (1962). Así, el lenguaje no solo describe el hecho sino que el hecho al ser expresado se realiza. Cuando decimos “yo prometo”, como no sabemos si será verdadero o falso, yo lo estoy realizando. O cuando el cura dice “yo te bautizo” produce el hecho del bautismo. Esta función del lenguaje que los ingleses llaman performative, nuestro profesores telúricos que siempre imitan, pero como un espejo opaco imitan mal, la han traducido por “preformativa” en lugar de hacerlo en castellano por “realizativa” lo que hace más entendible dicha teoría.

La consecuencia politilógica más importante en estos últimos años vinculada a la idea de postverdad es la sostenida por un argentino de origen portugués, Ernesto Laclau, quien en su libro La razón populista (2005), en vistas a que el marxismo perdió el sostén del pueblo, afirma que el pueblo, las mayorías populares tiene que ser reemplazado por distintos pueblos o colectivos o diferentes minorías, que son los verdaderos destinatarios de los gobiernos democráticos. Estos pueblos son una creación intelectual (en Argentina volvieron a aparecer los indios, en Chile la república mapuche, aparecieron diferentes géneros más allá del masculino y el femenino, etc.).

Estas nuevas oposiciones dialécticas: gays vs. heterosexuales; indios vs. blancos; abortistas vs. provida, etc. vienen a reemplazar a la agotada dialéctica marxista entre burgueses y proletarios. Por supuesto que esto no daña las condiciones de producción sino que más bien las consolida. El imperialismo internacional del dinero salta en una pata.

Al respecto observa Javier Esparza, posiblemente la cabeza más penetrante de la España actual: “Otorgando políticamente una identidad única a esa diversidad de antagonismos. Por así decirlo, el discurso político ya no es consecuencia de una realidad social objetiva que con mayor o menor fortuna pretende describir; sino que ahora el discurso es el creador de la realidad. En el caso que nos ocupa, el discurso político crea, constituye, inventa un Pueblo.”[1]

A la difusión de esta teoría de la postverdad contribuyó en mucho la antropología cultural, de origen norteamericano, cuando fracasó -los hechos están a la vista- la teoría del melting pot o crisol de razas, al no poder integrar a los negros en un proyecto unitario de nación americana. Vemos así como la teoría de la postverdad termina justificando, en el ámbito político, la explotación del hombre por el hombre, en el ámbito cultural negando la integración y en el ámbito filosófico sosteniendo que nada es verdadero ni falso.

Y para ello entretiene al hombre (varón y mujer) en falsas disputas, cargándolo de fakes news, y haciéndole creer que como un pequeño dios puede crear a través de su logos, de su palabra. Cuando en realidad solo Dios puede crear: In principium erat Verbum, mientras que la función del hombre es acompañar la creación. El mundo es un cosmos, es algo bello, de ahí todavía resuena en nosotros en el término cosmética- arte del embellecimiento-. Y si lo acompañamos o incluso lo trasformamos sin que se note mucho, nos estamos embelleciendo. Y si nos embellecemos con nuestra acción nos estamos, sin darnos cuenta, haciendo más buenos. Y así, llegaríamos nuevamente al ideal griego de la kalokagatia, la unión de lo bello y lo bueno con perfección.





[1] Esparza, Javier: “La herejía populista”, en Cuadernos de encuentro Nº 134, Madrid, otoño 2018.