miércoles, 14 de junio de 2017

Martin Shkreli, la escoria capitalista más avariciosa y criminal del mundo

Martin Shkreli, la escoria capitalista más avariciosa y criminal del mundo

 


Martin Shkreli
¿Quién sería capaz de comprar la patente de un medicamento irre­emplazable para salvar la vida de enfermos de cáncer y sida y multiplicaría su precio de los 13,50 euros por pastilla a los 750?
¿Quién repetiría la misma operación con otras medicinas de enfermedades raras que salvan vidas en el tercer mundo?
¿Quién, con la inmensa fortuna así amasada gracias a su empresa Turing Pharmaceuticals, se compraría una máquina Enigma de encriptación de las que usó Hitler y descifró Alan Turing?
¿Y quién diría con desprecio al ser preguntado por todas esas operaciones: “Son legales: se llama capitalismo”?
¿Y quién tendría razón –me temo– al responder así y obligaría a replantear todo el sistema de investigación farmacéutica?
Martin Shkreli es su nombre y con sólo 33 años se ha convertido en el empresario más odiado para media América. Y para Hillary Clinton, quien, durante su fracasada campaña, convirtió a Shkreli en el símbolo de la avaricia sin alma ni límites que distorsiona el libre mercado.
Y al propio Shkreli no parece incomodarle su papel de villano sin escrúpulos.
De hecho, se siente orgulloso de la operación con la que multiplicó un 5.000% el precio del Daraprim, un tratamiento incluido en la lista de “medicamentos esenciales” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin esta droga, quienes sufren daños en su sistema inmunitario, como la toxoplasmosis, pueden padecer ceguera, infecciones, malformaciones al nacer de una madre afectada o, simplemente, la muerte. Al ser preguntado al respecto, el emprendedor argumenta sin empacho: “La cuestión no es si esto es ético; o cuánto pagué por la patente; la cuestión es cuándo fue inventado. Y la respuesta es que debería ser incluso más caro”.
Y técnica y legalmente –sin duda no éticamente– el empresario no está errando. La actual legislación americana le permite estas maniobras.
Pero, ¿por qué el libre mercado no responde, apuntarían los economistas clásicos, creando otro medicamento que sea menos irracionalmente caro?
Pues también los clásicos responderían que porque el libre mercado en este caso no lo es tanto, puesto que la autoridad farmacológica, la Federal Drug Administration, obliga a los nuevos medicamentos, que podrían competir a precio razonable con la avaricia de Shkreli, a superar un largo periodo de duras pruebas.
Mientras los legisladores discuten, el filibustero farmacológico sigue forrándose tras haber detectado la incoherencia del sistema para aprovecharse de ellas. Ha impedido con cinismo indignante a otras farmacéuticas acceder a las pruebas médicas controlando todos sus canales de distribución.
Y ha iniciado otras maniobras para hacerse con otras patentes de medicinas que curan enfermedades mortales. Es un tipo listo –así se autodefine– y quiere repetir el plan no menos “ingenioso” de multiplicar su precio. “Cuando Rockefeller controlaba el precio del petróleo –se justifica– y lo multiplicaba tampoco estaba haciendo nada ilegal”.
Tras inflamar las iras de los perdedores con Hillary Clinton, Shkreli se ha declarado ferviente admirador de Trump y ha coqueteado con los alt-right (derecha alternativa), que defienden el supremacismo blanco sin tapujos al tiempo que se colocan en la nueva administración.
Y la bolsa le ha dado la razón al premiar a los valores farmacéuticos que estaban siendo penalizados en los últimos meses ante la promesa de Clinton de racionalizar la industria e impedir abusos como los de Shkreli.
La personalidad del magnate más odiado de América no le ha ayudado a hacer más digerible su avaricia. Combina una cortesía decimonónica con una exhibición de frases ingeniosas e hirientes que son celebradas por sus seguidores –sí, los tiene y a miles– en las redes.
Estilizado, de una palidez transilvana, se permite incluso destellos de ternura, como cuando en una visita a Disneylandia, tras pasear con Mickey Mouse, comentó el coste de la entrada: “De 3,50 $ en 1971 a 105 $ hoy: ¡Eso sí que es hinchar los precios!”
Sus maniobras de mercado resultan literalmente letales para los enfermos pobres, entre los que se hubieran encontrado antaño sus padres y él mismo. Su madre fregaba lavabos y su padre era portero en una finca donde también mantenía limpia la escalera. Inmigrantes albaneses, aún hoy no hablan bien inglés, que invirtieron sus ahorros en dar una educación universitaria a su hijo.
Y el wunderkind de las patentes farmacológicas proclama hoy que sus padres están orgullosos de él, “porque soy como Robin Hood: investigo enfermedades que no importan a nadie”.
Como en otros grandes villanos, el único punto débil de Shkreli está en su virtud: para unos su sana ambición, para otros su rapaz avaricia. Media América festejó el lluvioso día de diciembre pasado en que el FBI le detuvo en su casa bajo la acusación de dirigir un fraude piramidal “a lo Ponzi” para estafar a sus inversores once millones de dólares. De momento, el empresario disfruta de libertad bajo fianza y tacha el proceso de ”montaje político”. Pero, por si acaso, ya ha sido celebrado por la otra media América, la de sus seguidores: “Sé de buena fuente que los reclusos –ha publicado– son mis fans”.
----------