miércoles, 16 de mayo de 2018

Del mochaorejas al “mochamanos


COMPARTE EL SITIO DE: https://plataformadistritocero.blogspot.mx

contralinea.com.mx

Del mochaorejas al “mochamanos

 

 

Autor: Álvaro Cepeda Neri *

I. Corruptísimo en su jerga, el ya desgobernador de Nuevo León, por el caos que dejó en el estado, y candidato presidencial del Tribunal Federal Electoral (quienes ya pidieron camionetas blindadas, como que el miedo no anda en burro y temen que El Bronco les “moche” las manos por corruptos) y la Suprema Corte, el tal Jaime Rodríguez alias El Bronco propone coartarle las manos a los corruptos; o sea a los funcionarios que roben. En la historia de nuestro país ya hubo dos “15 uñas”. Uno fue el nefasto Santa Anna, quien perdió una pierna y a la que “homenajeó” por medio de una peregrinación en la que lo acompañaron sus simpatizantes de la derecha clerical para darle “santa sepultura”. Pero siguió su faena, pues le quedaron las manos, en una de las cuales le faltaba un dedo, por lo que algunos lo conocieron como el “14 uñas”; y parte de esa historieta la cuenta Leopoldo Zamora Flowes, en su novela: Quince Uñas y Casanova, aventureros, novela histórica picaresca en dos tomos, 1946, impresa en los Talleres Gráficos de la Nación.
II. Este Antonio López de Santa Anna fue un traidor, ratero y tan corrupto que vendió la mitad del territorio mexicano, como consta en Diario del Presidente Polk, editado recientemente por el Instituto Nacional de Estudios Históricos (Siglo Veintiuno Editores, Fundación Miguel Alemán y Secretaría de la Cultura.-2017); conforme a la recopilación, traducción, prólogo y notas de “Blas Urrea”, el alias de Luis Cabrera. Libro que viene como anillo al dedo para enfrentar las embestidas de Donald Trump; el James K. Folk, de los Tratados de Paz Guadalupe-Hidalgo de 1847, antecedente del TLC de Salinas-Clinton y ahora Peña-Trump (1994-2018), donde Trump-Polk quiere hacer de Peña-Videgaray otro Santa Anna. El otro “quince uñas” fue Álvaro Obregón, el mismo que contó cómo su brazo ya desprendido, fue localizado de entre cientos de cadáveres y miembros dispersos en el campo de batalla de Celaya, cuando ordenó el manco que aventaran una moneda de oro al aire y su brazo se abalanzó sobre ella.
III. Regresando al asunto central de este comentario, el mañoso y tramposo Rodríguez Calderón confirma que va muy en serio su propuesta de que a los corruptos-rateros se les debe “mochar” la mano. Así que unos que descuartizaron un cuerpo en Guerrero dejaron un letrero sobre los restos, argumentando que siguiendo la propuesta de El Bronco habían ejecutado a un ratero. La barbarie del regiomontano –que no pinta como candidato… ¡le gana “Mid”!–, hasta propone la pena de muerte, yendo contra corriente de los derechos humanos. Con estos gravísimos actos de un descerebrado, ese Bronco ha demostrado por qué no debió estar en las boletas, habiéndole probado sus fraudes al reunir apoyos. Y si seguimos con su salvajismo, esperamos que para los habladores como él, diga que les corten la lengua para evitar que siga vomitando estupideces. Pues los delincuentes están dispuestos a seguir las recomendaciones de quien ha superado al mochaorejas y llevan a la práctica las “teorías” macabras de quien se autobautizó como El Bronco, y actúa como un cavernario.
cepedaneri@prodigy.net.mx

COMPARTE EL SITIO DE: https://plataformadistritocero.blogspot.mx