miércoles, 17 de mayo de 2017

Gaston Browne: OEA no tiene derecho a intervenir ningún país


telesurtv.net

Gaston Browne: OEA no tiene derecho a intervenir ningún país | Noticias

 

 


El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, afirmó en una entrevista para teleSUR que la Organización de Estados Americanos (OEA) "no tiene ningún derecho a intervenir un país" y aseguró que Venezuela tiene un Gobierno electo democráticamente, pero la oposición quiere atentar contra el presidente usando instituciones como la OEA.
"Antigua y Barbuda siempre defiende lo correcto, la carta de la OEA dice en su artículo primero que no debe haber ninguna intervención", recordó el primer ministro, y agregó: "La única institución que puede intervenir es el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas".
Para Browne existe un punto más importante que la injerencia en Venezuela y es la integridad de la OEA. "Buscamos proteger la integridad de la OEA porque las instituciones regionales e internacionales existen para promover las buenas relaciones y los valores".
El primer ministro recordó que Estados Unidos buscó el apoyo de Antigua y Barbuda para presionar a Venezuela y lograr la suspensión de ese país en el bloque regional, pero el país caribeño se opuso.
"Maldecirnos por mantener una relación estable con China y Venezuela no es aceptable. Si Venezuela viene a nosotros con una posición contra EE.UU. nos opondremos porque no somos lo suficientemente fuertes económicamente", dijo Browne.
Antigua y Barbuda es un "crisol de culturas del Caribe", así lo afirmó el primer ministro, quien aseguró que la administración de ese país es transparente y poseen una "democracia muy fuerte".
"Heredamos un país en quiebra hace tres años, pero logramos estabilizar la economía, recuperamos los bancos e impulsamos la inversión con el Programa de Ciudadanía por Inversión. Creamos 2.000 puestos de trabajo", agregó.

El jefe de Estado recordó un conflicto surgido con el Departamento de Estado de EE.UU. que se encargó de fabricar información falsa. "El Departamento de Estado reportó que Antigua y Barbuda era un destino de lavado de dinero, narcotráfico y que nuestros banqueros no pagaban los impuestos, pero todo era mentira".