viernes, 9 de junio de 2017

"Van a por nuestros hijos por ser las cabezas visibles de un movimiento juvenil muy activo"


eh.lahaine.org

"Van a por nuestros hijos por ser las cabezas visibles de un movimiento juvenil muy activo"

 

 

 

lahaine.org

Hablamos con Manu, que forma parte de la Plataforma `Garden Guraso Elkartea’, creada por madres y padres de represaliad@s polític@s de Tolosaldea. En las próximas semanas se llevarán a cabo dos juicios contra cinco jóvenes, dos de ellos por la okupación simbólica de un edificio, y los otros tres por los incidentes registrados durante el Carnaval de Tolosa de 2015 en las inmediaciones de la Taberna Intxurre. Manu es padre de Ibai, uno de los llamados “3 de Intxurre”.
Mañana sábado una manifestación recorrerá las calles de Tolosa en solidaridad con los jóvenes encausados y para denunciar los montajes policiales.
Manu, vuestros hijos están encausados en varios procesos represivos y se han organizado en la plataforma `Gazteak Kalean` ¿Por qué habéis decidido vosotr@s crear la plataforma Garden?
Vemos que los jóvenes, han creado la plataforma Gazteak Kalean, y están haciendo un trabajo muy bueno, pero están llegando a un tipo de gente muy concreto, la gente joven, que es a donde tienen enfocado su mensaje. Nosotr@s creemos que es un mensaje que merece la pena difundirlo a otra gente y a otros segmentos de edad, nosotros nos dedicamos a hacer ese trabajo hacia la gente madura. Creemos que hay que difundir el hecho de que los jóvenes están criminalizados, el hecho de que existen montajes policiales, el hecho de que la represión está aumentando en vez de disminuir.
El apoyo ante la represión es vital, que nadie se sienta sólo, y en gran medida el apoyo desde el ámbito familiar ¿Qué le diríais a familiares de represaliados que no se atrevan a dar el paso de apoyar activamente a sus allegados?
Es básico apoyar a tu hijo, o a tu familiar en todo, no dudar nunca de él y que no se sienta sólo Nosotr@s lo que intentamos es ofrecer el apoyo más amplio, tanto jurídico, como social, como personal o en todos los ámbitos que sean necesarios para poder ayudar a la gente que esté en la misma situación que estamos nosotr@s. Que por lo menos no lo sufran en la misma soledad que lo hemos sufrido nosotr@s. Cuando nos constituimos, una de las primeras cosas que dije es que me había sentido sólo, mirábamos alrededor y parecía que no había nadie.
Y además aquí está también el estigma de que estos casos fueron con la ertzantza, si fuera con la Guardia Civil se viviría de otra manera, pero parece que al ser la Ertzantza tiene un aura de “buenismo” que hay que poner en tela de juicio, pero que mucha gente no lo hace. Así que al principio te sentías estigmatizado, mal mirado, y un poco sólo. Eso se vive mal, pero luego, poco a poco, entre el trabajo que han ido haciendo los jóvenes y el que hemos ido haciendo nostor@s, esa sensación ha cambiado mucho, y si bien el apoyo no es aún todo el que debería ser, ahora nos sentimos mucho más arropad@s que al principio.
Los casos que van a ser juzgados próximamente son dos: el caso de Unai, Aitor e Ibai, del que ya estuvimos hablando en La Haine, y el caso de dos jóvenes más por una okupación simbólica de un edificio. ¿Qué nos puedes contar sobre ese otro caso?
Hubo una manifestación a raíz del desalojo del Gaztetxe Ezpala, y durante esa manifestación se ocupó simbólicamente un local municipal, que era el chalet Limousin, después se salió y se hizo una sentada en la entrada del local. No sabemos exactamente quién llamó a la Ertzantza, pero la respuesta fue una ocupación policial como hacía años que no se había visto en Tolosa, había cerca de 200 agentes para contener a unos 50 jóvenes. Hubo una resistencia pasiva, y en base a eso pusieron multas de 600 euros a más de 50 jóvenes, y además ahora a dos de esos jóvenes les han acusado de atentado a la autoridad y les piden penas de 18 y 20 meses de prisión. Una demostración más de la desproporción de las penas que piden ante los hechos acaecidos.
Cara a los dos juicios, ¿Qué perspectivas tenéis?
En el caso de los dos de Ezpala, la pena máxima que se está pidiendo es de 20 meses, poniéndonos en el peor de los casos, que fueran condenados,no entrarían en prisión al ser una condena menor de dos años y no tener antecedentes.
Respecto al otro juicio estamos estudiándolo todavía, dependerá en gran medida del planteamiento personal que tomen cada uno de los acusados de cara al juicio. Eso determinará totalmente lo que salga del juicio.
En cualquier caso está la posibilidad de que halla prisión, por que las penas que se piden superan los dos años. Ahí se barajan dos posibilidades, una es negociar, que negociar acarrearía aceptar algo que tú no has hecho y es algo que no suele ser del gusto de nadie. En caso de que vayamos a juicio para intentar ganarlo, que es lo que nos pide el cuerpo a tod@s, hay más riesgo de prisión.
En cualquier caso, tanto las penas de los chavales de Ezpala como las de Intxurre son una barbaridad, se mire por donde se mire. Si por hacer una sentada te pueden caer tres años de cárcel o si por una pelea nocturna te pueden caer cinco años de cárcel, encima a tiro fijo: “tú, tú y tú, os ha tocado porque sois las cabezas visibles de un movimiento juvenil que me está tocando las narices”…
En ese sentido creéis que más allá de las acusaciones concretas a vuestros hijos, ¿hay también una persecución por su participación en el movimiento popular?
Nosotros cuando nos constituimos como Garden dejamos claro desde el primer momento que creemos en la inocencia de nuestros hijos , porque nos lo han dicho ellos y tenemos confianza plena en lo que ellos nos han contado sobre su participación en los hechos. Además, en el caso de Ibai a él no le detienen en el lugar de los hechos, le detienen en casa tres horas después.
Creemos que van a por ellos por ser las cabezas visibles de un movimiento juvenil que está muy activo.
Aquí la violencia política teóricamente se ha acabado, pero se ha acabado sólo en un sentido, en el otro sentido no se ha acabado. La violencia policial o institucional hacia los movimientos sociales sigue existiendo. Y creo que es patente cuando en los interrogatorios les preguntan “¿tú que hacias hace una semana en tal sitio o con tal persona?”. Eso es por que te están siguiendo antes, las listas negras siguen existiendo y seguirán tirando de ellas.
Altsasu, Orereta… ¿Que lectura hacéis de esta escalada represiva, que además ahora quiere juzgar como terrorismo actos que antes nunca habrían sido juzgados bajo esa acusación?
La lectura que hacemos es que, ante un momento en el que se ha acabado la violencia política, la violencia institucional se siente más fuerte porque la respuesta que recibe es más débil. Ahora mismo estamos viviendo un momento de desmovilización y desmotivación y ellos lo están aprovechando y golpeando más fuerte. Se está viendo con los presos, o con cosas como Adur, el joven de Altsasu que le han metido en aislamiento por agradecer la marcha solidaria a la cárcel… Están haciendo barbaridades y como ven que la respuesta es tibia pues siguen dando. Lo que nosotros pedimos en todo caso es, reactivar la respuesta, igual no una respuesta violenta como había antes, pero sí una respuesta social. Han hecho barbaridades con todos los logros sociales conseguidos durante años de lucha y no les ha respondido nadie.
A los encausados de Intxurre les pidieron una fianza de 29.000 euros previa al juicio, práctica que se está convirtiendo en habitual Se podría decir que os están condenando ya antes de ir a juicio…
Si, además nos dieron un plazo muy corto para conseguir ese dinero: 24 horas. Imagina lo que es para tres familias trabajadoras que te den 24 horas para reunir ese dinero. Tuvimos que recurrir a todos los recursos, amigos, hermanos, familiares… a todo lo que pudimos para juntar ese dinero. Es una aberración más de todo este proceso. Y en cambio vemos por ahí a todos los grandes corruptos que no tienen ninguno de esos problemas.
¿Qué nuevas movilizaciones vais a llevar a cabo cara a los dos juicios?
La fecha del juicio, especialmente la de Intxurre nos ha pillado un poco por sorpresa, estábamos todos centrados en el juicio de los jóvenes de Ezpala, que es el 15 de junio y de repente nos han soltado la fecha para el segundo juicio, para el 13 de julio. Vamos a llevar a cabo la movilización del sábado cara al primer juicio. Y cómo decía antes, de cara al segundo juicio dependerá de la actitud que tomen los encausados ante el juicio, en base a eso se construirá una respuesta social adecuada.
Eskerrik asko y mucho ánimo Manu!
Eskerrik asko!
@Boro_LH