domingo, 2 de julio de 2017

La contaminación por plásticos, un problema tan grave como el del cambio climático

La contaminación por plásticos, un problema tan grave como el del cambio climático

Consumo de plásticos en el mundo: un millón de botellas al minuto
Por Sandra Laville y Matthew Taylor, 28 de junio de 2017
El consumo anual de botellas de plástico se prevé se sitúe por encima del medio billón en el año 2021, superando la capacidad de reciclaje, poniendo el peligro los océanos, las costas y otros entornos.
En todo el mundo se consumen un millón de botellas al minuto y su número aumentará en un 20% de aquí al año 2021, provocando una crisis ambiental que algunos ecologistas predicen será tan grave como la del cambio climático.
Las nuevas cifras obtenidas por The Guardian revelan un aumento en el uso de botellas de plástico, de las cuales cerca de medio billón se venderán anualmente hasta el final de esta década.
La demanda, que equivale a unas 20.000 botellas cada segundo, está fomentada por un deseo insaciable de beber agua embotellada y la propagación de la cultura occidental hacia China y la región de Asia y el Pacífico.
Más de 480.000 millones de botellas de plástico se vendieron en 2016 en todo el mundo, frente a los 300.000 millones de hace una década. Si se colocasen en fila llegarían a más de la mitad de la distancia desde la Tierra al Sol. Para el año 2021 se prevé un aumento, situándose su consumo en torno a los 583.000 millones, de acuerdo con las estimaciones recogidas en el informe tendencias globales de consumo de envases de Euromonitor International.
La mayoría de las botellas de plástico se utilizan para refrescos y agua y están fabricadas de tereftalato de polietileno (PET), que se puede reciclar. Pero a medida que su uso aumenta en todo el mundo, los esfuerzos para recoger y reciclar las botellas y así evitar que contaminen los océanos, están fracasando.
Menos de la mitad de las botellas compradas en 2016 se recogieron para ser recicladas y sólo el 7% de éstas se convirtieron en nuevas botellas. La mayor parte de las botellas de plástico terminan en vertederos o en los océanos.
Entre 5 y 13 millones de toneladas de plásticos terminan en los océanos cada año, siendo ingeridos por las aves marinas, peces y otros organismos, y para el año 2050 los océanos podrían contener más peso en plástico que los peces, según un estudio de la Fundación Ellen MacArthur.
Los expertos advierten que el plástico se ha convertido en algo que habitualmente está presente en la cadena alimentaria humana.
Científicos de la Universidad de Gante, Bélgica, han calculado recientemente que las personas que consumen marisco pueden ingerir hasta 11.000 pequeños fragmentos de plástico al año. En el mes de agosto del año pasado, los resultados de un estudio de la Universidad de Plymouth señalaban que el plástico se había encontrado en un tercio de los peces capturados en el Reino Unido, entre ellos el bacalao, el abadejo, la caballa y los mariscos. El año pasado, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria solicitó una investigación urgente debido a la creciente preocupación por la salud humana y el estado de los alimentos, “dada la potencial contaminación con microplásticos de los tejidos comestibles de los pescados que se comercializan”.
Ellen MacArthur, la regatista que ha dado la vuelta al mundo, ahora realiza campañas para promover una economía circular, de modo que las botellas de plástico se reutilicen, se vuelvan a rellenar o se reciclen, en lugar de tirarlo una vez usado.
Promover una verdadera economía circular para los plásticos es una gran oportunidad para cerrar el círculo de consumo, ahorrando miles de millones de dólares y separar la producción de plásticos del consumo de combustibles”, dijo.
Hugo Tagholm, del grupo de conservación de los océanos Surfers Against Sewage, dijo que las cifras son escalofriantes. “La crisis de contaminación por plásticos es una amenaza semejante al cambio climático ya que contamina todo el sistema natural y a un número cada vez mayor de organismos de nuestro planeta”.
Los conocimientos científicos de que disponemos demuestran que los plásticos pueden entrar en la cadena alimentaria. Cuando son ingeridos las toxinas presentes en ellos pasan a nuestros alimentos”. Surfers Againt Sewage está realizando una campaña para crear un sistema de depósito reembolsable, que se podría introducir en el Reino Unido como una forma de fomentar la reutilización.
Y Taghols agrega: “ Mientras que ha crecido la producción de plásticos desechables en los últimos 20 años, los sistemas para controlarlos, reutilizarlos y reciclarlos no se ha mantenido al mismo ritmo”.
En el Reino Unido se utilizan diariamente 38,5 millones de botellas de plástico, de las cuales sólo algo más de la mitad se reciclan, mientras que más de 16 millones se depositan en vertederos, se queman o contaminan el medio ambiente y los océanos, eso cada día.
La producción de plástico se duplicará en los próximos 20 años y se cuadruplicará en 2015, por lo que el momento de actuar es ahora”, dijo Tagholm.
Hay cada vez una mayor preocupación por el impacto de la contaminación por plásticos en los océanos de todo el mundo. El mes pasado, los científicos encontraron casi 18 toneladas de plástico en una de las islas más apartadas del mundo, un atolón de coral deshabitado, en el Pacífico Sur.
Otro estudio realizado en una remota playa del Ártico encontró que también están muy contaminadas por plásticos aquellas regiones, a pesar de que las poblaciones locales son muy pequeñas. A principios de esta semana, los científicos advirtieron de que las botellas de plástico y otros envases están invadiendo las playas del Reino Unido y las costas más remotas, poniendo en peligro la vida de los tiburones peregrinos o los frailecillos.
La mayoría de las botellas de plástico utilizadas en todo el mundo son para el consumo de agua potable, según Rosemary Downey, jefa de envases de Euromonitor y experta en la producción de botellas de plástico.
El mayor aumento en el consumo de botellas de plástico se ha producido en China. El consumo de agua embotellada por parte de los chinos representó casi la cuarta parte de la demanda mundial.
Viendo lo que está ocurriendo en China podemos entender los datos sobre las ventas mundiales de botellas de plástico, y la demanda de China de botellas de plástico sigue creciendo”, dijo Downey.
En el año 2015, los consumidores chinos compraron 68.400 millones de botellas de agua y en 2016 aumentó a 73.800 millones de botellas, lo que supone un aumento de 5.400 millones.
Este aumento está impulsado por el proceso de urbanización. La gente desea una vida más saludable y está preocupada por la calidad de las aguas subterráneas y del agua del grifo, lo que contribuye a un aumento en consumo de agua embotellada”, dijo Downey. La India e Indonesia también están experimentado un rápido crecimiento.
Las botellas de plástico forman parte del incremento de uso de este material desde que fue popularizado en los años 1940. La mayor parte del plástico producido en aquella época todavía no se ha degradado, y deberán pasar cientos de años antes de que se descomponga.
La principal marca de bebidas que produce el mayor número de botellas de plástico es Coca-Cola, con más de 100.000 millones de botellas de plástico desechables cada año, es decir 3.400 botellas por segundo, según un análisis realizado por Greenpeace después de que la Empresa se negase a dar datos sobre la utilización de plásticos. Las seis empresas de bebidas del mundo utilizan un promedio de sólo un 6,6% de PET reciclado en sus productos, según Greenpeace. Un tercio no tiene intenciones de aumentar el uso de plástico reciclado, y ninguno apunta a que la totalidad de su producción proceda de plásticos reciclados.
Las botellas de plástico podrían estar fabricadas con plástico 100% reciclado, lo que se conoce como RPET, y los ecologistas están presionando para que las grandes empresas de bebidas aumenten considerablemente el plástico reciclado en sus botellas. Pero son empresas que se muestran reacias a usar RPET por razones cosméticas, ya que quieren que sus botellas sean de un plástico brillante, según Steve Morgan, de Recoup, Reino Unido.
La Federación Británica de Plásticos (BPF), un organismo sobre el comercio de plásticos, admitió que fabricar botellas de plástico 100% reciclado supondría utilizar un 75% menos de energía que la fabricación de las botellas convencionales de plástico. Pero BPF dijo que las empresas no deberían verse obligadas a aumentar el contenido de plásticos reciclados en sus envases: “El contenido de plástico reciclado…puede llegar a ser del 100%, sin embargo, esta es una decisión que deben tomar las empresas en base a una serie de factores”, dijo Philip Law, director general de la BPF.
La Industria también se resiste a cualquier tipo de impuestos o cargas para reducir la demanda de botellas de plástico de un solo uso, como el coste de unos céntimos de las bolsas de plástico, a lo que se atribuye la reducción en el uso de bolsas de plástico en un 80%.
Coca-Cola dijo que está considerando las peticiones de Greenpeace para publicar sus datos de utilización de plásticos. Una portavoz dijo: “A nivel mundial, seguimos incrementando el uso de plástico reciclado en países donde es factible y está permitido. Continuamos aumentando el uso de RPET en mercado donde es factible y está aprobado su uso en la cadena alimentaria, en 44 países de los más de 200 en los que operamos”.
Esta portavoz estaba de acuerdo en que las botellas de plástico podrían estar fabricadas de plástico 100% reciclado, pero no hay en ningún sitio plástico de la suficiente calidad para aumentar el uso de RPET y llegar a esos niveles: “Así que si vamos a aumentar la cantidad de plástico reciclado en nuestras botellas, entonces se necesita un nuevo enfoque que permita crear una economía circular para las botellas de plástico”, dijo.
Greenpeace dijo que las 6 grandes empresas de fabricación de bebidas tenían que haceer mucho más para aumentar el contenido de plásticos reciclados en sus botellas. “Durante la reciente expedición de Greenpeace para comprobar la contaminación por plásticos en las remotas costas de Escocia, se encontraron botellas de plástico en casi todas las partes”, dijo Louisa Casson, activista de Greenpeace.
Está claro que la Industria de los refrescos debe reducir la utilización de plásticos”.
Greenpeace dijo que las seis grandes compañías de bebidas tenían que hacer más para aumentar el contenido de plásticos reciclados en sus botellas. “Durante la reciente expedición de Greenpeace que exploró la contaminación plástica en las remotas costas escocesas, encontramos botellas de plástico en casi por todas partes”, dijo Louisa Casson, activista de los océanos de Greenpeace.