sábado, 24 de junio de 2017

¿Cómo se está preparando el recambio en el Gobierno de España?


hispantv.com

¿Cómo se está preparando el recambio en el Gobierno de España?

 

 

 

HispanTV

Después del reciente Congreso del PSOE el Gobierno de Rajoy podría tener los días contados.
Ha cumplido su misión histórica de contener el descontento popular frente al Estado, en una sociedad traumatizada por la crisis del neoliberalismo. Ha servido a las mil maravillas para hacer valer un mensaje a los ciudadanos: ‘resignaos, es lo que hay y vosotros habéis consentido en ello’. En este lustro de crisis se ha revelado la verdadera naturaleza del sistema social capitalista a una población, que se ha visto retratada en la corrupción y el cinismo de sus representantes políticos. Ahora los españoles saben con qué retorcidos mimbres está construido el Estado borbónico, pero no les importa. Lo prefieren a la guerra civil que estos bandidos podrían promover para robar al pueblo trabajador, si no se les deja apropiarse de los bienes públicos por las buenas. Es una larga tradición española, por no decir liberal.
El PP está amortizado; tocado de muerte por los escándalos de la corrupción, es un fantasma del pasado encadenado a las estructuras del poder, para sostener un Estado que amenaza con hundirse. La estocada mortal la dio Irene Montero durante la ‘emoción de censura’, con el relatorio pormenorizado de sus fraudes ante un primer ministro inmutable, que ni siente ya ni padece –anestesiado por la misma enormidad sobrecogedora de sus latrocinios-. Todo lo que el pueblo llano llama un caradura. El Informe Montero sobre los procesos judiciales del partido de gobierno nos presenta un panorama desolador sobre el estado de la democracia representativa. Pero ¿es que se podía esperar otra cosa de un régimen heredero del franquismo?; cuarenta años de dictadura tras la destrucción de la clase obrera consciente han creado este genuino producto made in Spain que es el PP.
A la monarquía le urge salir de este compromiso y tapar de paso sus propias vergüenzas. O bien la política española puede convertirse, si no lo es ya, en un sainete con el Convidado de Piedra como personaje principal. Mientras Rajoy y sus compinches representan su papel de bribones para salvar al patrón del Bribón, la jefatura del Estado con el rey Felipe a la cabeza –hijo del Bribón por más señas-, busca la solución a la crisis del Estado. Lo asombroso es que ese tingladillo de feria no se haya derrumbado antes estrepitosamente, ¿cuánto tiempo va a durar todavía? Y es que la estructura de clases aguanta estos contratiempos; si no nos dejemos llevar por las engañosas apariencias, y vamos a lo que cuenta de verdad, lo que siempre ha contado son los poderes fácticos, férreamente controlados por la oligarquía española. Sin menospreciar el papel del representante político, debemos reconocer que el orden de la representación no se corresponde con el orden real del poder y la influencia.  El gobierno del PP durará todo el tiempo que sea necesario para que los poderes fácticos puedan sustituirlo con garantías de éxito. Y eso es lo se ha de dilucidar aquí: cómo se está preparando el recambio.
Hace poco más de un año se produjo el primer intento de reforma, con el PSOE aliado al bloque conservador.  Fracasó porque dejaba fuera a una disidencia muy amplia agrupada a la izquierda, y porque la corrupción del PP le hacía inviable para las tareas de reconstrucción del Estado. La investidura de Sánchez con los votos de Ciudadanos resultó un brindis al sol, porque el partido conservador con Rajoy a la cabeza no quiso abandonar el poder, facilitando el proceso reformista con su abstención. El bloque conservador se resquebrajó, pero lo más curioso es que el PSOE, dominado por las inercias del juancarlismo, validara esa actitud prepotente defenestrando a Sánchez. Claro que previamente el segundo intento de aglutinar una opción reformista había fracasado en unas elecciones que dieron mayoría al PP. Ahora tras el castigo sufrido por la denuncia pública de su dolo, es de suponer que el gobierno conservador va a aflojar sus pretensiones de permanecer en el poder –¡aunque nunca se sabe!, ¿eh?
Nos enfrentamos, pues, a la tercer intento de reforma tras la moción de censura. ¿Qué es lo que se está cociendo en las cocinas del poder político por detrás de la previsible caída del primer ministro? Es aquí donde hace su reaparición estelar ese chico ambicioso que quiere ser presidente del gobierno a toda costa, además de secretario del PSOE. En su tenaz tozudez tal vez podamos entrever las intenciones de un designio real: ¿es posible que la monarquía haya encontrado en Sánchez a su hombre, el primer ministro que traerá las cosas al orden de una nueva normalidad tras el revuelo del último lustro?  El nuevo secretario de un ‘nuevo PSOE’, esta réplica de González, ha de traernos un final feliz de la historia; después de tanto susto,… ¡que la crisis nos traiga una reedición de la Transición aunque sea en clave menor¡
Dicho en los conocidos términos gatopardianos: todo tiene que cambiar, para que nada cambie. Se suceden los rostros, los nombres de los personajes, los contenidos emocionales, la materia inestable del mundo que siempre cambia; se mantienen las formas civilizadas, la estructura de clases, las esencias y los valores eternos, el orden sagrado de la patria, la monarquía que la encarna.
Mi pronóstico: Felipe ha encontrado en Pedro Sánchez el administrador de sus reales dominios, ¿dará la talla de la misión que se le encomienda? No suelen equivocarse los miembros de esta familia borbónica al elegir a sus hombres, no en vano llevan más tres siglos dirigiendo los destinos de España –incluyendo la guerra civil contra la República, no olvidemos que los generales alzados eran monárquicos-. El papel que le toca a Sánchez es como el que tuvo que representar González en los 80: reconstruir un Estado en estado de descomposición. A González se le puede tachar de lo que se quiera, pero no se le pueden negar las dotes de estadista. Es verdad que nos dejó un país desastroso, pero mientras tanto, ¡qué bien disimulado lo tenía en las largas décadas de la bonanza juancarlista! Que fueron las décadas del milagro neoliberal en el mundo: el Estado español sabe adaptarse a su manera a los vientos que corren por la modernidad europea.
He dicho ‘milagro’, quería decir espejismo –el espejismo neoliberal-, perdonen la ironía y volvamos al tema que nos ocupa.  Si es cierto aquel axioma de la teoría política, según el cual ‘la historia siempre se repite dos veces’, entonces, ¿será Sánchez el Gónzalez de Felipe?  Mientras Rajoy –Suárez redivivo- sostiene impertérrito, abnegadamente, el timón del Estado en tiempos de procelosa crisis económica, política y social, se prepara un nuevo equilibrio de poderes que haga factible la continuidad del orden social. Suárez tenía que salvar del juicio de la historia a los criminales fascistas que gobernaron la España dictatorial; Rajoy a los chorizos que han gobernado la España democrática –debe ser verdad que cuando la historia se repite, primero lo hace como tragedia, y la segunda vez como comedia-.
Echemos un vistazo a los factores objetivos que van a determinar la forma del renovado Estado borbónico.  Hemos de distinguir múltiples circunstancias externas e internas. En primer lugar, la crisis del neoliberalismo está desembocando, por un lado, en fuertes movimientos sociales de cariz peligrosamente violento e irracional, integrismos, nacionalismos extremistas y excluyentes, belicismo, que están representados incluso en gobiernos europeos. La oligarquía dominante ha visto el peligro y está comenzando a modificar sus puntos de vista acerca de la política a seguir. La sustitución de Benedicto XVI por Francisco es un buen ejemplo de como las instituciones tradicionales están reaccionando ante ese problema, cambiando el rumbo de sus intervenciones culturales sobre la conciencia del pueblo.  Desgraciadamente los países musulmanes todavía no han comprendido la gravedad de la crisis. Para ser más precisos, los países musulmanes manipulados por la oligarquía representan el frente más radicalmente derechista en la actual coyuntura neoliberal.
Pues la cuestión es que el bloque asiático Ruso-Chino-Indio resulta imparable, y hay que empezar a adaptarse al nuevo mundo de hegemonía china –o plantar un desafía bélico monumental y volver al fascismo, no es otro el sentido de la elección de Trump-. Por eso tenemos unos partidos reformistas de izquierda liberal que vuelven a plantearse programas socialistas: Sanders, Corbyn, Costa y ahora Sánchez. Y además esos programas de reformismo avanzado pueden funcionar, como está demostrando el gobierno portugués. Es decir, hay un notable giro de los acontecimientos a nivel internacional, que está enterrando definitivamente la pesadilla neoliberal de las últimas décadas y devolviéndolos a la regulación estatal de la economía –a menos que vuelva a triunfar el fascismo.
Y ahora volvamos al problema español: seguramente, lo más acertado sería decir que el personaje Sánchez ha sido creado por Felipe -esto es, por el grupo de materia gris que dirige el Estado español-; para hacer esta deducción me baso en la aplicación de los axiomas políticos referidos –a los que se pueden añadir la filosofía orteguiana de que la historia es el fondo de experiencia de donde extraer las lecciones para la dirección política-, y también en el tufo conservador que se desprende de las sucesivas maniobras políticas de los últimos meses –conservador de la monarquía borbónica, quiero decir-. Y en el contorsionismo histriónico de Sánchez –primero pacta con Ciudadanos, luego dice que ‘no es no’, luego conquista el PSOE por aclamación y ahora reconoce la pluralidad de naciones y se va con la izquierda, toda una aventura-, hemos de ver las dudas y contradicciones de la actual coyuntura política.
Lentamente el Régimen borbónico encuentra la salida a sus cuitas, navegando el proceloso mar de la crisis capitalista. Se está perfilando una nueva mayoría parlamentaria que se ha presentado en público durante la moción de censura. Sánchez en el centro de una coalición entre la burguesía nacionalista periférica y la izquierda proletaria española. No otra cosa fue el advenimiento de la II República. Ahora la monarquía, aprendida la lección de la historia, será ella misma la forjadora de esa coalición –ad maiorem gloria Dei-, y una vez reconocido y naturalizado el plurinacionalismo del Estado español, Felipe VI será el rey de ‘todas las Españas’. La extrema derecha está que trina. 
Escrito por Miguel Manzanera.