domingo, 23 de julio de 2017

¿El show continuará? El futuro de Duarte se definirá en segunda audiencia


sopitas.com

¿El show continuará? El futuro de Duarte se definirá en segunda audiencia

 

 

Uriel Salmeron

Gran parte del futuro de Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, está en juego este sábado 22 de julio, día en que se realizará la audiencia de vinculación a proceso. En esta sesión, el juez federal que ordenó la aprehensión de Javidú resolverá si el exmandatario es vinculado a proceso o queda en libertad. Después de una pobre actuación de los fiscales de la Procuraduría General de la República el pasado lunes, durante la audiencia inicial o de formulación de imputación, queda la duda sobre cuál será el resultado del segundo encuentro y si es que el político de extracción priista, acusado de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, evita pisar la cárcel.
Primero lo primero: resulta aberrante que los fiscales no hayan podido confeccionar un caso fuerte contra el exgobernador veracruzano después del tiempo que tuvieron para prepararlo y la fuerte inversión que se ha realizado para que el nuevo sistema penal se implementara. De acuerdo con una investigación del diario Reforma, durante 2015 y 2016, la PGR recibió 426.6 millones de pesos para darle capacitación a su personal y adaptar las instalaciones al nuevo sistema de juicios orales. La procuraduría, actualmente dirigida por Raúl Cervantes Andrade, aceptó en febrero pasado que sus funcionarios del Ministerio Público no están capacitados para cumplir con los requerimientos mínimos que les exige el nuevo sistema de juicios orales. De ahí que el papelón de la PGR en la audiencia del pasado lunes ya no resulte tan sorpresiva.
Con tan sólo 12 preguntas, Duarte de Ochoa y su equipo legal desnudaron a los fiscales de la PGR y pusieron en entredicho 90% del presunto desvío de 439.6 millones de pesos que se le achaca al sucesor de Fidel Herrera. El desliz fue tal que hasta Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la Secretaría de Gobernación, tuvo que salir ante los medios de comunicación a pedir que se le “tuviera fe” al trabajo de la PGR. “Hay que tener fe en la institución, fe en el trabajo que van a realizar y esperar a que el proceso siga y, derivado de ello, entonces el juez que le toque este tema, y otros, pueda resolver conforme a la ley”, dijo el presidenciable priista.
La PGR envió este informe al Senado de la República acusando que su estructura institucional favorece un perfil de servidores públicos que carecen de capacidades como:
1.- Análisis y abstracción.
2.- Investigación.
3.- Argumentación jurídica enfocada a la persuasión eficaz de la teoría del caso.
4.- Detección de áreas de oportunidad para la utilización de formas alternas a la solución del conflicto penal.

Breve historia del caso Duarte

¿Javier Duarte saldrá libre?
Foto: Notimex
En mayo de 2016, el portal Animal Político publicó, con el apoyo de la organización Mexicano Contra la Corrupción y la Impunidad, presentó un reportaje titulado El caso de las empresas fantasma de Veracruz, en el cual muestran cómo funcionaros cercanos a Duarte de Ochoa entregaron contratos a una red de empresas fantasma para desviar recursos que supuestamente se destinarían a comprar productos para población vulnerable. A raíz de esta investigación periodística, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) comenzó a indagar a las empresas y dependencias señaladas en el texto. Para julio de 2016, el órgano de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ya había presentado 32 denuncias ante la PGR por el presunto desvío de 645 millones de pesos a través de la modalidad de empresas fantasma.
Durante el proceso, altos funcionarios de la administración de Javidú, que estuvieron detrás de la asignación de contratos o encabezaban algunas de las dependencias involucradas en el caso de las empresas fantasma, ya cobraban como diputados federales. Con todo y el fuero que eso lo que eso implica. A inicios de septiembre, el Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz encontró irregularidades en el uso de recursos en 2012, 2013 y 2014. A finales de ese mes, el Partido Revolucionario Institucional suspendió los derechos partidarios al entonces gobernador debido a las investigaciones en su contra por los delitos de enriquecimiento ilícito y peculado. El 30 de septiembre se liberó la primera orden de aprehensión por el caso. El 12 de octubre, en pleno Día de la Raza, el góber Duarte pidió licencia de su cargo y, en entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola, aseguró no haber tocado ni un peso del erario público.

Lectura: ¿De qué se le acusa a Javier Duarte?

En el uso de mis facultades y por el amor que tengo a mi gente he decidido separarme del cargo (…) Espero que esta misma semana que el Congreso acepte mi renuncia. No tengo nada que esconder, por eso presentaré mi licencia, para dedicarme a este tema y limpiar mi nombre, dijo Duarte de Ochoa.
Y esa fue la última vez que se vio públicamente a Javier Duarte hasta el día de su captura. El secretario Osorio Chong se reunió con Duarte de Ochoa un día antes de que pidiera licencia. El titular de la Segob dijo algunos días después que no había pactado con el exgobernador y que este todavía se encontraba en México. SÓLO QUE NO SABÍAN DÓNDE. El 25 de octubre, tras no presentar su defensa, el PRI expulsó de sus filas a Javidú por “cometer actos de falta de probidad” y violar el código de ética y los estatutos del partido. Las acusaciones contra el mandatario prófugo siguieron apareciendo con el correr de las horas: un rancho de lujo, propiedades en varios estados del país y el extranjero, joyas y hasta una lujosísima lancha italiana. Los escándalos tampoco pararon: del pasaporte falso a nombre de Álex Huerta del Valle a las libretas con planas “abundantes” que supuestamente pertenecían a su esposa Karime Macías; de las becas a deportistas fallecidos al caso de las quimioterapias falsas que se aplicaron durante su sexenio.

Lectura: La captura de Duarte

No se supo nada de Javier Duarte hasta seis meses después, cuando fue detenido en Guatemala. El 15 de abril de 2017, el exgobernador de Veracruz fue arrestado por la policía guatemalteca y la Interpol en un hotel de la ciudad de Panajachel. El exmandatario no dejó de lucir una sonrisa. La Fiscalía de Veracruz acusó a Javidú por los delitos de peculado, tráfico de influencias, abuso de autoridad, incumplimiento de deber legal y coalición. Desde el nivel federal, se le acusó de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Duarte decidió allanarse a la extradiciónpara enfrentar lo más pronto posible la justicia”. Duarte aseguró que él no cometió los delitos que se le achacan y que su deseo era “acreditarlo ante el poder judicial de la federación” de México.

Lectura: “¡Show, cámara, acción!”: ¿Javier Duarte podría quedar libre?

Ya en nuestro país, Duarte asistió a la audiencia inicial. Los resultados los conocemos todos: fallas, irregularidades, falta de preparación, acusaciones plagadas de errores  y un caso que se cae a pedazos por parte de la incompetencia de los fiscales de la PGR. Este sábado estaremos ante una audiencia histórica que definirá, en gran parte, el futuro del exgobernador. Duarte puede quedar libre este fin de semana.
¿Cómo será la segunda audiencia de Duarte?
Javidú ya fue extraditado a México
Foto: Notimex/ PGR
Este sábado 22 de julio se celebrará la audiencia de vinculación de proceso del exmandatario. La trascendental audiencia está programada para comenzar a las 10:00 hrs. En esta, el juez federal podría desechar algunos de los cargos que no estén sustentados debidamente con pruebas. En pocas palabras, este fin de semana se decidirá si hay pruebas suficientes para abrir un juicio en su contra o se le deja en libertad. De acuerdo con el reportero Arturo Ángel, del portal Animal Político, se espera una sesión maratónica: esta podría durar todo el día y existe la posibilidad de que termine hasta entrada la madrugada del domingo. Por la importancia de la instancia, se espera que el desempeño del Ministerio Público sea menos inoperante que el del pasado lunes y que los fiscales lleguen mejor preparados.
Puede darse el caso de que Javidú sea vinculado a proceso sólo por uno de los dos delitos graves que se le imputan. En caso de que el juez decida vincularlo a proceso, se fijaría un plazo de investigación complementaria de hasta seis meses en los cuales la PGR podría terminar por recabar sus pruebas y formalizar su acusación. Pareciera que existe una presión para que el juez vincule a proceso al otrora priista. Sí o sí. Hay que tomar en cuenta que él solamente se basa en los datos presentados por la PGR, quienes traen un despitorre. De acuerdo con el periodista Arturo Ángel, la pelota, y la presión están en la cancha de los fiscales. El éxito o el fracaso depende de ellos. “Que hagan su chamba, que sean coherentes. ¡Que se sepan los datos!”.