domingo, 9 de julio de 2017

¿Por qué el Parlamento Europeo intenta boicotear la construcción de la central de Akkuyu?





mundo.sputniknews.com
¿Por qué el Parlamento Europeo intenta boicotear la construcción de la central de Akkuyu?


Sputnik

4-5 minutes




El organismo europeo no habría hecho lo mismo si en la iniciativa las inversiones europeas hubieran estado en juego, explicó a Sputnik el jefe del Centro de Información Pública, Eyup Sarici.


© AFP 2017/ Frederick Florin

"En Occidente entienden que la central nuclear de Akkuyu puede activar la economía de Turquía. Igual que saben que Rusia desempeña un papel clave en el proyecto. Está claro que por ello Occidente no está encantado con la idea. Todas las razones —para la suspensión— recogidas en la resolución van dirigidas a frenar el proyecto ruso-turco y se basan en información falsa y engañosa. Es triste que en Europa recurran a tales métodos", subrayó Sarici.

Por su parte, Berat Conkar, diputado del Partido de la Justicia y el Desarrollo —gobernante en Turquía—, calificó de medida poco amistosa el documento recientemente aprobado por el Parlamento Europeo.

"No vemos en esta resolución ninguna posición objetiva o de buenas intenciones porque cuando hablábamos con nuestros colegas europeos no pudieron nombrarnos ni una sola causa convincente [para que Turquía rechazara el proyecto]", dijo Conkar, en declaraciones a Sputnik.

La principal causa que se cita en la resolución del Parlamento Europeo indica que el lugar en el que se prevé construir la central se encuentra en una zona sísmica. Esta es la razón por la que el proyecto, según el organismo, representa "un sustancial peligro tanto para Turquía como para toda la región del Mediterráneo".

"A mi modo de ver, ese elemento se utiliza como pretexto. En Europa tratan de jugar una nueva carta contra Turquía. Supongo que hay un cierto rastro del lobby energético de países como Alemania y Francia en esta evaluación del Parlamento Europeo", recalcó.

Además, Conkar mencionó que toda la información relacionada con el riesgo de que se produzca un terremoto en la zona de construcción de Akkuyu había sido presentada previamente a los expertos europeos.

"Basándonos en varios análisis geográficos y geofísicos hemos demostrado que la región es segura desde el punto de vista sísmico, pero ellos no lo han tenido en cuenta", dijo Conkar, a la vez que subrayó que la resolución fue aprobada para "impedirle a Turquía que desarrolle su cooperación con otros países de forma independiente".

De acuerdo con el jefe de la Asociación Internacional de Economía Energética, Gurkan Kumbaroglu, el hecho de que la resolución no afecte a ningún otro proyecto desarrollado por países de la UE —como por ejemplo la construcción de una central eléctrica en la ciudad turca de Sinope por parte de Francia— indica que el Parlamento Europeo persigue en realidad motivos puramente políticos.

"Es evidentemente una jugada contra Rusia y la colaboración ruso-turca", enfatizó.

El experto considera que la central nuclear de Akkuyu respeta todos los estándares mundiales y europeos vigentes en el campo de la seguridad atómica.

"La seguridad de la central en caso de que se produzca un terremoto puede ser garantizada por varios elementos de su diseño. Hasta donde yo sé, Akkuyu se levanta de manera que pueda resistir a un sismo de 9 grados en la escala de Richter".

Además, Kumbaroglu llamó la atención sobre el hecho de que en Europa del Este hay centrales eléctricas obsoletas que aún están en funcionamiento.

"Todas estas instalaciones siguen explotándose hasta ahora, es la razón por la que es aún más sorprendente de escuchar que el Parlamento Europeo está en contra de la construcción en Turquía de una moderna central eléctrica nuclear", dijo.