sábado, 16 de marzo de 2013

Beppe Grillo, un cómico en escena

Beppe Grillo, un cómico en escena

El Movimiento Cinco Estrellas, que comanda el artista, se convirtió en la tercera fuerza política de Italia

Cynthia Rodríguez / Especial con información de DPA
16/03/2013 05:28
Beppe Grillo, un cómico en escena

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de marzo.- “El problema de Italia es que ha votado por dos payasos”, dijo el 26 de febrero Peer Steinbrueck en Múnich, el candidato alemán a suceder a Angela Merkel en Alemania donde se llevaba a cabo una reunión entre líderes europeos.
Acababan de pasar las elecciones en Italia y el panorama para toda Europa era inquietante.
“Uno es un payaso de profesión, que no tiene ningún problema en que lo definan así, y el otro es un payaso con un particular exceso de testosterona”, ahondó Steinbrueck ese día, ocasionando que el presidente italiano, Giorgio Napolitano, quien se encontraba en la reunión de líderes europeos, cancelara un encuentro programado con el alemán para ese día.
El político socialdemócrata de Berlín (que, por cierto, nunca pidió disculpas), se refería a Silvio Berlusconi, quien sorpresivamente se había posicionado como segunda fuerza con su Partido Pueblo de la Libertad, y a Beppe Grillo, el cómico genovés, que, con su Movimiento Cinco Estrellas, llegaba como tercera fuerza, desplazando incluso al ex presidente del Consejo de Ministros Mario Monti y dejando fuera a muchos viejos políticos.
Habían pasado apenas unas horas en que se habían contabilizado los votos en las elecciones italianas (realizadas el 24 y 25 de febrero) y los resultados tenían a toda la Unión Europea en vilo por la falta de un candidato que pudiera dirigir al país, pues, aunque en los hechos, el candidato con más votos fue Pier Luigi Bersani, del Partido Democrático, éstos no le habían alcanzado para obtener una mayoría en el Parlamento, por lo que otro hecho, era que no podía ni puede gobernar.
Lo más sorprendente era que Grillo había logrado entrar al Parlamento aun sin hacer nunca campaña en los medios formales de comunicación, pues siempre se negó a ir a programas de televisión y radio, y a dar entrevistas a cualquier periodista italiano, por considerar que sólo lo habían atacado.
De eso ya han pasado 20 días y las cosas en Italia siguen igual.
¿El más payaso?
Aunque el Movimiento Cinco Estrellas nació en agosto del 2009, Beppe Grillo tiene una larga historia como activista político, además de ser efectivamente un cómico y actor.
Sus detractores dicen que es el máximo exponente de la antipolítica, pues desde 2005 que comenzó a salir a las plazas italianas con su “Vaffanculo-Day”, se convirtió rápidamente en un importante referente contra la política, la cual en este país, siempre ha estado señalada por la fuerte corrupción que la aqueja.
Lo han tachado de populista, demagogo y hasta bufón, pero él también siempre ha encontrado una respuesta a sus críticos, a los cuales nunca ha dudado de acusarlos de mafiosos.
De ahí su éxito, dice Massimo Gramellini, subdirector del diario La Stampa, porque al menos con los “grillitos” (como se les conoce a los integrantes de su movimiento), existe la esperanza de que no roben, pero sobre todo que escuchen a la población. Algo que los demás simplemente han dejado de hacer desde hace mucho tiempo.
Y es que uno de los éxitos de Beppe Grillo es el internet. Su blog, que comenzó en 2005 promoviendo el “Vaffanculo-Day”, se convirtió rápidamente en el más visitado de Italia con hasta 200 mil visitas diarias. Desde que comenzó su campaña política, las visitas superan el millón de usuarios diarios.
“Es como si de miles de cuartos se hubieran encontrado miles de solicitudes conectadas entre ellos a través del cable de la computadora. Una emoción virtual que con el tiempo comenzó a llenar las plazas del país”, ejemplifica Gramellini, reconociendo que el Movimiento Cinco Estrellas también capturó todo el hartazgo de los ciudadanos hacia los políticos, periodistas, banqueros, y demás ‘ejemplares’ corruptos que han contribuido a este desgaste.
Cada miembro de la comunidad, dice el periodista, tiene una historia de derrota diversa, el que ha perdido o nunca encontrado un trabajo, al que no le alcanza lo que gana, y el que tiene de frente a un político, un sindicato o un gobierno incompetente.
“Aquí había un vacío y Grillo lo ha llenado. Primero con un ‘vaffanculo’ (vete al diablo), pero después con una serie de propuestas concretas y claro, una buena dosis de utopía, porque ha diseñado panoramas para cada uno, donde los políticos profesionales no han sabido o podido ofrecer una alternativa, cuando hubiera bastado una autorreforma con un poco de dignidad, quitando los costos de la política y el número de parlamentarios.”
Grillo, en su campaña, eligió el lenguaje del espectáculo, pero en realidad es el único que los italianos parece que comprenden después de 20 años de berlusconismo, sólo que ahora él lo usa para decir cosas serias.
Para el analista Michele Ciliberto, el éxito del Movimiento Cinco Estrellas se funda en una larguísima crisis de la política y la democracia italiana.
“Lo más impresionante es que Grillo no le quitó ningún votop a los otros partidos, se limitó a recoger los que ya habían dejado caer y la próxima vez, puede ser que logre recoger un poco más”, aseguró Gramellini.
Miedo al populismo
Lo cierto es que la victoria de Beppe Grillo ha significado que el gobierno italiano sea hoy, a 20 días de las elecciones, un misterio.
Los líderes de los otros partidos han intentado negociar, pero Grillo simplemente dice que ni él ni su movimiento se prestará a tratos por debajo de la mesa. “Si nuestro destino es morir, eso sucederá en las urnas”, dijo Grillo ayer, cuando se instalaron los trabajos en la Cámara de Diputados y nadie quería asumir el rol de presidente (pues no hay mayoría y por eso uno de los escenarios actuales es que las elecciones puedan repetirse).
A raíz de los resultados italianos, en este país y en Europa se encendió la discusión sobre el populismo, pues así es como muchos medios también consideran al actor genovés.
“Y de populistas también saben en toda la Unión Europea. Ahí está Bart De Weber en Bélgica, Geert Wilder en los Países Bajos, y obviamente, Silvio Berlusconi”, escribió hace unos días De Morgen, un semanario alemán. “Grillo es el prototipo del populismo, uno que presenta a la clase política como el enemigo del verdadero pueblo.”
“Es equivocado pensar que el Movimiento Cinco Estrellas pueda ser pasajero. No se debe interpretar a Grillo bajo los cánones tradicionales de la politización de masas, con Grillo se ha abierto una nueva fase de la política italiana que ha sido el uso sistemático de las redes, así que no hay que creer que con nuevas elecciones, nos lo vamos a quitar de encima”, opinó el analista Ciliberto.
Legislatura,  sin presidentes 
 Tres semanas después de las elecciones italianas, ayer arrancó el periodo legislativo en el país sin que pudieran constituirse las cámaras al no haberse puesto de acuerdo las principales fuerzas respecto a los presidentes del Senado y la Cámara de   Diputados.
El líder de la coalición de izquierdas, Pier Luigi Bersani, y el ex primer ministro Silvio Berlusconi tenían previsto votar en blanco en la constitución de las cámaras de ayer. Tan sólo el movimiento de protesta Cinco Estrellas, de Beppe Grillo, que logró 25.6 por ciento de los votos en las elecciones, presentó candidatos a las cámaras parlamentarias.
 La Constitución del Senado y la Cámara de Diputados es una condición previa para la difícil formación de un nuevo gobierno en Roma. Sólo cuando se haya escogido a ambos presidentes de las cámaras podrá comenzar con las consultas para formar un gobierno el presidente Giorgio Napolitano, algo que no se prevé que ocurra antes del jueves de la próxima semana.
Se espera que Napolitano encargue la formación de gobierno a Bersani, cuya coalición logró el mayor número de votos. Si fracasa en el intento, no se descarta la convocatoria de nuevas elecciones, aunque también podría formarse un gobierno tecnócrata que saque adelante las reformas.
   Bersani, quien logró la mayoría en la Cámara de Diputados, necesita, sin embargo, un aliado en el Senado, pero se niega a pactar con Berlusconi.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario