viernes, 16 de junio de 2017

Empresas estadounidenses denuncian política de Trump contra Cuba


hispantv.com

Empresas estadounidenses denuncian política de Trump contra Cuba



La coalición de empresas y organizaciones estadounidenses Engage Cuba condena el revés que ha sufrido el deshielo de las relaciones Cuba-EE.UU.
El presidente de EE.UU., Donald Trump, durante un discurso en la ciudad de Miami, en Florida (sureste) anunciará este viernes la política estadounidense respecto a Cuba, según las previsiones, dará marcha atrás al acercamiento con la isla al prohibir negocios con las Fuerzas Armadas cubanas y restablecer las restricciones a los viajes de turismo.
"Esta política fue claramente escrita por personas que nunca han estado en Cuba, al menos no en este siglo", expresó el jueves en un comunicado James Williams, el presidente del grupo de compañías, organizaciones y líderes locales estadounidenses que promueve el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington a la isla.
En esta línea, el titular calificó de una "locura" volver a una política aislacionista "después de 55 años de fracaso", y señaló el negativo impacto que las restricciones de viaje tendrán en el sector privado y el pueblo de Cuba.
Esta política fue claramente escrita por personas que nunca han estado en Cuba, al menos no en este siglo", expresó James Williams, presidente de la coalición, Engage Cuba.
Además, a juicio de Williams, el nuevo enfoque de EE.UU. sobre Cuba, es "una traición" a la agenda de "Estados Unidos primero" que el propio Trump promovió durante su campaña, al incluir regulaciones que afectarán la creación de puestos de trabajo en el país norteamericano.
Dichas medidas de Trump tumban uno de los más notables legados políticos de su antecesor, Barack Obama, quien junto al presidente cubano, Raúl Castro, anunció en diciembre de 2014 el inicio de una nueva fase en la relación bilateral después de medio siglo de ruptura y desconfianza.
Desde ese histórico anuncio de 2014, los dos países restablecieron sus relaciones diplomáticas, y Washington avanzó en el progresivo desmonte de normas administrativas para permitir un incipiente flujo de intercambio comercial y abrió las puertas a que estadounidenses puedan ir de vacaciones a Cuba.
aaf/ncl/hnb