jueves, 17 de mayo de 2018

El sionismo es la 'política de identidad' de la derecha


COMPARTE EL SITIO DE: https://plataformadistritocero.blogspot.mx

es.sott.net

El sionismo es la 'política de identidad' de la derecha


En diciembre de 2017, Donald Trump abandonó la pretensión de ''neutralidad estadounidense'' hacia el conflicto palestino-israelí y declaró categóricamente que: "Es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén [la tan esperada capital de un Estado palestino] como la capital de Israel". Desde entonces, ha sido difícil ver el conflicto como otra cosa que no sean dos potencias con armas nucleares machacando a un pueblo débil y subdesarrollado que, por supuesto, es lo que es.
Trump i Netanyahu© KOBI GIDEON/GPO
Hace mucho tiempo, en 1988, una encuesta de Gallup
mostró
que el 47% de los conservadores y el 42% de los liberales estaban del lado de Israel con respecto al conflicto con los palestinos. Hoy en día los republicanos alcanzan el 87%, mientras que los demócratas alcanzan el 49%. Unas cuantas décadas de aceptación de la
"guerra contra el terrorismo" de Israel
han convencido a la derecha política de Estados Unidos de que "Israel está de nuestro lado" contra los musulmanes, mientras que la izquierda todavía parece ver el conflicto a través de la lente de la gran mayoría, a la que le resulta difícil racionalizar los episodios cada vez más pronunciados de la brutalidad israelí.
En este clima político divisorio, es útil recordar que la verdad trasciende cualquier agenda política.
Desde la elección de Donald Trump, muchos asuntos han llegado a un punto crítico: hemos visto la criminalidad del pantano de Washington en acción; hemos visto la verdadera cara de la política de identidad izquierdista; y ahora se nos está presentando la flagrante criminalidad de sus semejantes ideológicos en Israel.
El embajador israelí ante la ONU ha afirmado que los 62 muertos y miles de heridos en la reciente manifestación de Gaza "no eran manifestantes, eran terroristas". Pero no eran terroristas; eran personas que se encontraban en una zona de contención. Claro que su mera presencia era antagónica, pero de eso se trata una protesta, por definición. Para los sionistas todos ellos son "terroristas", como para las feministas, todos los que votaron por Trump son "sexistas", o como para los racialistas, todos los blancos son "supremacistas blancos".
El ministro de Seguridad Pública israelí, Gilad Erdan, dijo recientemente que el número de palestinos muertos en la protesta del lunes "no indica nada - así como el número de nazis que murieron en la guerra mundial no hace que el nazismo sea algo que se pueda explicar o entender". Pero los palestinos no son nazis que buscan erradicar la nación judía; son palestinos que buscan su derecho legítimo de regresar, como refugiados, a sus hogares. Para los sionistas, sin embargo, todos ellos son ''nazis' porque no pertenecen a Israel.
El ministro israelí de Seguridad Interior, Avi Dichter, declaró que "las FDI tienen suficientes balas para todos". No existe un precedente oficial de amenazas de genocidio como parte del discurso de la política de identidad occidental, al menos todavía no. Sin embargo, si el pensamiento sesgado de aquellos enamorados de la política de identidad continúa ganando fuerza, probablemente podemos esperar escuchar amenazas de muerte similares contra cualquiera acusado de ser un supremacista blanco, nazi, terrorista, sexista, etc.
La Política de Identidad consiste en insultos y señalamientos de virtud que pobremente ocultan lo que de otro modo se vería como una agresión flagrante. Así como el feminismo sólo se ocupa tangencialmente del sufrimiento de las mujeres, y de hecho lo realza, y Black Lives Matter sólo se ocupa tangencialmente del destino de los afroamericanos mientras los victimiza aún más, el sionismo ha convertido el sufrimiento de los judíos en una caricatura que inflama toda una región y desvirtúa el discurso occidental. El sionismo político es la política de identidad del judaísmo.
Política de identidad sionista
A finales del siglo XIX, los sionistas políticos originales clamaban por la creación del Estado de Israel para, como ellos decían, salvaguardar a los judíos del antisemitismo, y como el medio por el cual "la masa hambrienta y abigarrada de judíos podría salir de la pobreza". Sin embargo, la mayoría de los judíos de la época se inclinaban por la asimilación y tenían poco interés en la misión ideológica de unos pocos judíos elitistas de crear una "patria" judía. Para la mayoría estaba claro que para asentarse en Palestina sería necesario robarles la tierra a los palestinos, lo que a su vez significaría un conflicto con todo el mundo árabe.
Durante la Primera Guerra Mundial, los británicos prometieron a los árabes, bajo el liderazgo de Hussein ibn Ali al-Hashimi, una nación-Estado independiente en el Levante, a cambio de su apoyo para enfrentarse al Imperio Otomano. Estuvieron de acuerdo, y sus contribuciones a la victoria de los Aliados fueron declaradas, en ese momento, como significativas. Pero después de todo lo dicho y hecho, los británicos incumplieron "el Acuerdo Árabe" (¿le suena familiar?), eligiendo en su lugar repartir la región entre ellos y Francia, mientras daban a los sionistas parte de lo que entonces se llamaba Palestina bajo un "Mandato Británico".
Durante el dominio británico en Palestina, el conflicto entre árabes y sionistas creció hasta que, después del Holocausto, la guerra por un Estado israelí independiente adquirió un significado mucho más serio. Los combatientes judíos entre los Aliados de la Segunda Guerra Mundial regresaron a sus respectivos hogares en Europa para encontrar a sus familias muertas, su tierra destruida, su país "anfitrión" en ruinas, y la mayoría de su "grupo" aniquilado. El sueño de la "asimilación" fue aniquilado, casi literalmente. Los sionistas ya no encontraron resistencia a la colonización de Palestina y su "renacimiento" como Estado de Israel.
La frase "nunca más" tenía un significado específico para los judíos europeos y estadounidenses: nunca más se obligaría a un judío a marchar hacia su muerte, acorralado, reducido a la condición de un animal apto para ser sacrificado. Lo que tuviera que hacerse se haría, todo estaba justificado. Y el Estado de Israel (armado e impenetrable) se fundó sobre esta base.
Por lo tanto, el Estado de Israel siempre ha sido un Estado judío, un refugio judío, no árabe, ni mixto.
En noviembre de 1947, las Naciones Unidas firmaron la partición de Palestina para la creación de Israel. Los colonos judíos entonces limpiaron étnicamente a unos 700.000 palestinos del nuevo Estado. Estos se convirtieron en refugiados, mientras que casi toda la Palestina urbana fue borrada del mapa (destruida y luego construida sobre los escombros) con hasta 70 masacres. Israel forjó para sí misma un aparato de inteligencia y un ejército que rivalizaría con los de las naciones más desarrolladas. El Holocausto se convertiría en una nueva religión misteriosa, y la Seguridad Nacional en su doncella, para justificar futuras masacres, ataques contra Estados vecinos, el robo de tierras palestinas y la desproporcionada "represalia" de Israel cuando los palestinos se defendieran.
Desde la Segunda Guerra Mundial, en todo Occidente, los judíos se han convertido en uno de los grupos étnicos más exitosos, y con razón. El coeficiente intelectual es el indicador de éxito más importante, y los judíos lo tienen en abundancia. El 40% de los galardonados con el Premio Nobel son judíos, y se cuentan 16 entre los 40 estadounidenses más ricos, lo que hace absurda la opinión de que el antisemitismo es una "amenaza existencial" para los judíos en Occidente hoy en día.
Pero la amenaza del antisemitismo (su mera sugerencia, de hecho, su mera pronunciación) sigue siendo una fuerza motriz en la política sionista. El palestino es, para los israelíes, un recordatorio permanente del enemigo, del potencial Holocausto, y de aquellos que vendrían y tomarían su tierra santa. La limpieza étnica de los palestinos está justificada porque Israel está a favor de los sionistas. Uno de los fundadores de las FDI, Vladimir Jabotinsky, dijo una vez:
Al repetido reproche de que este punto de vista [de la colonización y la limpieza étnica] no es ético, respondo: es absolutamente falso. Esta es nuestra ética. No hay otra ética. Mientras haya la menor chispa de esperanza para que los árabes nos obstaculicen, ellos no abandonarán estas esperanzas, ni por palabras dulces ni por un bocado sabroso, porque ellos (los palestinos) no son una chusma, sino un pueblo, un pueblo vivo. Y ningún pueblo hace concesiones tan enormes con respecto a cuestiones tan trascendentales, excepto cuando ya no hay esperanza, hasta que hayamos eliminado todas las brechas visibles en la Muralla de Hierro. (p. 120)
Hay una limpieza étnica en Israel. Es oficial. Es parte del ADN del proyecto sionista. Y no podría haber sido de otra manera sin la connivencia de las cínicas élites occidentales e israelíes que trataron de usar el conflicto con los árabes como una herramienta para reformar el Medio Oriente, y el mundo, en beneficio de los intereses occidentales. El hecho de que el islam tenga sus propios problemas no está en duda: la ley Sharia, las ejecuciones públicas y los castigos extremos por "insultar al Profeta" son sólo algunos de ellos. Sin embargo, el régimen más retrógrado -Arabia Saudí- sigue siendo un aliado incondicional de Occidente e Israel. El apoyo general de los gobiernos occidentales a la limpieza étnica de los palestinos ha llevado a la decadencia de toda una sociedad. Leer los titulares de Israel hoy es como mirar hacia un futuro distópico bizarro, pero aun así demasiado real y presente.
Es en este contexto que Estados Unidos celebró la "ceremonia de inauguración festiva" de su nueva embajada en Jerusalén, mientras que los soldados de las FDI masacraron a manifestantes palestinos a apenas 60 millas de distancia. Como he dicho antes, los manifestantes son refugiados que protestan por su derecho, garantizado por la ONU, a regresar a sus hogares. Es evidente que esto no puede suceder. Pero si Israel tiene derecho a existir, ¿no lo tienen también los palestinos? ¿O merecen su destino porque tienen una identidad equivocada?
¿Estamos conformes con aprobar otra matanza masiva sin importa cuán prolongada, cuán sigilosos sean sus medios, o lo mucho que nos hayan convencido de que este grupo en particular es malvado...? ¿De que esa gente no merece vivir? ¿O de que ellos son el verdadero problema para el que necesitamos una Solución Definitiva?
No. La política de identidad y la ideología de cualquier tipo, ya sea que provenga de la izquierda y su impulso por la "igualdad" a cualquier precio, o de la derecha y su impulso por la "pureza racial/religiosa", han llevado tanto a la izquierda como a la derecha a extremismos violentos, y al resto de nosotros a un escenario muy aterrador.

COMPARTE EL SITIO DE: https://plataformadistritocero.blogspot.mx