jueves, 18 de mayo de 2017

En libertad Oscar Rivera, el preso político más antiguo de EEUU


hispantv.com

En libertad Oscar Rivera, el preso político más antiguo de EEUU



El líder independentista puertorriqueño Oscar López Rivera, preso político más antiguo de EE.UU., ha quedado en libertad hoy miércoles tras 36 años encarcelado.
"Mi espíritu, dignidad y mi honor están mucho más incólumes hoy que el día que entré a prisión", han sido las primeras palabras de López Rivera a la prensa, ante quien ha defendido sus ideales asegurando que sale de prisión dispuesto a "luchar y trabajar" para defender la patria.
En sus declaraciones, realizadas en la residencia de su hija, el militante ha animado a los estudiantes a continuar la lucha y "hacer todo lo posible para protegerla". "Necesitamos querer para poder (salir adelante de la crisis), hay que defender la patria", ha agregado.
López Rivera, quien permaneció detenido en Estados Unidos por su lucha a favor de la independencia de Puerto Rico, fue trasladado el 9 de febrero a la isla, a la residencia de su hija Clarisa, para pasar poco más de tres meses bajo arresto domiciliario en San Juan, en el sector capitalino de Santurce.
Y tras más de 35 años preso, López Rivera ha extinguido su condena por lo que desde hoy estará plenamente en libertad.
Mi espíritu, dignidad y mi honor están mucho más incólumes hoy que el día que entré a prisión", ha afirmado el líder independentista puertorriqueño Oscar López Rivera.
Su libertad ha generado una ola de alegría en círculos regionales. En su cuenta de Twitter, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha saludado la liberación del héroe puertorriqueño y elogiado su batalla por la Unión y la Independencia de América y un Puerto Rico libre.
El independentista, nacido el 6 de enero de 1943, fue acusado de conspiración por la justicia estadounidense tras ser vinculado con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), una organización que luchaba por la independencia de la isla, territorio convertido en colonia del Gobierno de EE.UU. desde 1898. EE.UU. no reconocía ni reconoce la independencia de Puerto Rico.
López Rivera fue detenido y sentenciado a 55 años de cárcel en 1981. 10 años más tarde fue sentenciado a otros 15 años más por un intento de fuga. Desde aquel entonces, tanto Puerto Rico como EE.UU. han sido escenario en varias ocasiones de manifestaciones a favor del independentista.
La política de Washington para mantener en la cárcel a López Rivera ha sido denunciada por varias figuras políticas de países latinoamericanos como Venezuela, que arremete frecuentemente contra el “doble rasero” de EE.UU.
tmv/mla/ftn/nal