sábado, 13 de mayo de 2017

Militarizar fronteras en Centroamérica, México y EEUU agravará crisis migratoria"


mundo.sputniknews.com

"Militarizar fronteras en Centroamérica, México y EEUU agravará crisis migratoria"

 

 

}

"Las opciones militares siguen dominando en la región, una estrategia distinta debería remplazar el abuso de la militarización ante el fracaso de instituciones civiles y policiales", dijo Cortez.
Un informe del director nacional de Inteligencia de Estados Unidos, Daniel R. Coats, presentado la víspera al Senado de ese país, confirma esa estrategia.
"El informe de inteligencia ratifica una visión pragmática del Gobierno de EEUU, en el corto plazo no habrá cambios en el uso de la fuerza militar contra la inseguridad y la migración", comentó Cortez luego de analizar las secciones del informe de inteligencia dedicadas a la región.
Mientras, el estado de sitio decretado en municipios de Guatemala afectados por la violencia, fronterizos con México, la inseguridad en estados mexicanos, como Tamaulipas y Guerrero, por el narcotráfico, y las bandas que atacan oleoductos para robar combustible, confirman las sombrías proyecciones del informe estadunidense, considera Cortez.
"Se avecina un empeoramiento de la migración, por razones de violencia desde Centroamérica, por inseguridad y bajas oportunidades de empleo en México, y por el impacto de la renegociación comercial", impulsada por el presidente de EEUU, Donald Trump, dijo el experto.
"No existen en el horizonte, en el corto plazo, iniciativas serias en marcha hacia la profesionalización de las policías para mantener la seguridad regional de Centro y Norteamérica", estimó Cortez, exsacerdote jesuita y fundador de varias iniciativas de derechos humanos.
En su opinión, son fundadas las proyecciones estadounidenses de que las nuevas relaciones comerciales de México con EEUU podrían debilitar la economía del país latinoamericano e incrementar la migración que se redujo en los últimos años.
Pragmatismo y muros
No obstante, admite que "hay una dosis de realismo" en el informe que analiza el Senado de EEUU.
"Nuestro modelo ha estado atado a la economía norteamericana, y si la economía se debilita, volverá el ciclo migratorio hacia EEUU", que descendió en la última década, observó.
La cantidad de mexicanos que regresan de EEUU ya es mayor que la de los que se van, según datos oficiales de los dos países.
© AFP 2017/ Alfredo Estrella
Al contrario de lo que dice Trump, las detenciones de mexicanos indocumentados cayeron de casi 270.000 en 2013 a 193.000 en 2016, según el análisis de inteligencia.
Pero los arrestos a lo largo de la frontera sur de EEUU de migrantes centroamericanos llegaron a casi 200.000 en 2016, y esa tendencia se mantendrá por la violencia de las pandillas, considera Coats.
El uso de las fuerzas armadas en el control migratorio en la frontera sur de México existe desde el segundo mandato de Barack Obama (2009-2017), llamado "tapón fronterizo" para frenar la migración centroamericana.
"Pero ese operativo policial y militar no ha resuelto el fenómeno ni lo contiene", zanjó el experto.
El resultado ha sido el inverso: aumentó la inseguridad por rutas desconocidas, la violencia se desparramó en estados como Veracruz y el tejido social enfermó aún más, resume.
Oportunidad electoral
"Desde México no vemos en el corto plazo que haya un cambio de estrategia del uso de las Fuerzas Armadas", dijo Cortez con escepticismo.
Al contrario, "crece un coro de voces" que piden una nueva ley de seguridad interior para dar permanencia al papel de las Fuerzas Armadas y otorgar facultades a los militares, estima.
© REUTERS/ Joshua Roberts
"Es un reflejo de la desconfianza en las instituciones civiles, les parece el mal menor el uso de militares", sentencia.
Es un tema complejo que debe ser colocado en el debate público hacia las elecciones presidenciales de julio de 2018.
"Este gobierno de (Enrique) Peña Nieto, ya se resignó, no cambiará el rumbo", dijo Cortez.
Por esa razón, le preocupa que los responsables estadounidenses de las políticas de seguridad no revisen el fracaso del esquema que han financiado.
"México continuará confiando en el Ejército para frenar la violencia criminal", pronosticó el análisis de inteligencia estadunidense.
Ante el fracaso de la militarización "urge una reforma constitucional, para que en situaciones de excepción no se limiten y afecten derechos y garantías", dijo Cortez.
"El objetivo es que el poder federal garantice la seguridad en zonas conflictivas y fuera de control del país, y llamar a cuentas o destituir a los gobernantes de los estados que fracasen o incumplan con las garantías de seguridad pública", propuso.
El experto concluyó que "en un lapso de cinco o diez años no se pueden esperar resultados mágicos".