viernes, 28 de julio de 2017

Caballos traídos de España y silla de montar de oro: lujos del gobernador de Nayarit


sopitas.com

Caballos traídos de España y silla de montar de oro: lujos del gobernador de Nayarit, México.

 

 

Alvaro Cortes

Aunque en 2015 ganaba “sólo” 120 mil pesitos al mes, el gobernador de Sinaloa, Roberto Sandoval, tuvo – quién sabe de dónde – para mandar a traerse nueve caballos pura sangre desde Sevilla, España, hasta su lujoso rancho.. El chistecito le salió en cerca de 56 mil 682 euros (más de un millón de pesos), según publicó El Financiero.
Con tan finos y costosos equinos enfrente, el mandatario se cuestionó lo que cualquiera: ¿cómo voy a montar estas chuladas con una pinchurrienta silla de cuero? Y la respuesta a tan común problema es una muestra de austeridad: mandar a hacerse una silla con adornos de oro de 24 quilates y, ya entrado en gastos, hasta con incrustaciones de diamantes.
A dos meses de que galopando concluya su mandato en la entidad, Sandoval es sujeto de investigación por el “presunto” delito de enriquecimiento ilícito. Dándose tamaños lujos, cuando hace algunos lamentaba que tenía deudas y que su casita de Guadalajara, Jalisco, había sido adquirida gracias a un préstamo bancario, lleva a concluir que hay un enriquecimiento inexplicable, señaló el exmagistrado del Tribunal de Justicia Administrativa, Emiliano Zapata Sandoval, cuando en abril pasado presentó una denuncia de hechos ante la PGR.
Quizás conmovido, por la triste situación del gobernador, el exfiscal de Nayarit, Edgar Veytia Cambero, ya tenía preparado un regalo para Sandoval: una residencia que había pertenecido al narco y que hasta hace unos meses estaba incautada por la Fiscalía General de Nayarit. El espectacular detalle no llegó a entregarse debido a que Veytia fue aprehendido en Estados Unidos, acusado por tráfico de drogas, cargo por el cual ya está bajo proceso.
Recordándonos la historia de “Güicho Domínguez”, Roberto Sandoval era de origen humilde, fue tablajero y migrante ilegal en Estados Unidos (al menos eso dice). Sin embargo, ahora que se sacó la lotería… digo, que es un muy comprometido funcionario público, puede presumir ranchos, terrenos, cabezas de ganado y una colección de caballos pura sangre.