miércoles, 10 de octubre de 2018

La ofensiva de propaganda de la OTAN contra Rusia y China lleva la hipocresía hasta el nivel de la Dimensión Desconocida


es.sott.net

La ofensiva de propaganda de la OTAN contra Rusia y China lleva la hipocresía hasta el nivel de la Dimensión Desconocida


Traducido por el equipo de SOTT.net en español
Menuda semana hemos tenido tratando de tolerar la hipocresía y la histeria de Estados Unidos y sus socios de la OTAN. Las acusaciones calumniosas contra Rusia y China, en particular, difícilmente pueden ser más absurdas o trastornadas.
nato maniac
Es sólo una semana más en el cuartel general de la OTAN
El vicepresidente estadounidense Mike Pence, en su discurso ante el imperialista Instituto Hudson, acusó a China de "interferir" en las elecciones para expulsar a Trump de la Casa Blanca. Pekín devolvió el golpe, calificando las afirmaciones de "ridículas".
Luego vimos al pelagatos Secretario de Defensa británico Gavin Williamson denunciar a Rusia como un "Estado paria" por las acusaciones de que el Kremlin ha estado llevando a cabo una "campaña global de piratería informática".
Seguramente, la hipocresía no puede ser más superlativa que esto.
La diatriba de Pence contra China sobre la "interferencia" sigue al aluvión de enormes impuestos comerciales impuestos a las exportaciones chinas por la administración Trump, así como a la reciente venta de armas de miles de millones de dólares por parte de EE.UU. a Taiwán, a la que China considera una provincia renegada.
Pocos días antes de que Pence pronunciara sus untuosas palabras, un buque de guerra estadounidense estuvo involucrado en un incidente en el que casi hizo colisión con un buque de la armada china después de que los estadounidenses violaran el territorio proclamado de Pekín en el Mar de China Meridional. El incidente -que podría haber desencadenado una guerra- no fue más que el último de una serie de provocadoras incursiones de las fuerzas estadounidenses en el espacio marítimo de China, bajo la apariencia de ejercicios de "libertad de navegación".
En cuanto al ministro de Defensa británico Williamson, su retórica acerca de que Rusia es un Estado paria nos recuerda la advertencia de no lanzar ladrillos en un invernadero. Después de su serie de guerras criminales en el Medio Oriente, en las que millones de vidas fueron destruidas -y eso es sólo contando los años más recientes- Gran Bretaña no está en condición de acusar a otros de ser parias.
Específicamente, sin embargo, los santurrones gestos teatrales de Gran Bretaña esta semana se refirieron a las acusaciones contra Rusia por llevar a cabo ciberataques en varios países. Las afirmaciones británicas fueron ampliadas convenientemente por los aliados de la OTAN, incluidos los Estados Unidos, Canadá y los Países Bajos, así como por sus socios Australia y Nueva Zelanda.
Una vez más, la hipocresía y la hiperpreciosidad dan escalofríos. Se sabe que los servicios de inteligencia de los Estados Unidos y del Reino Unido llevan a cabo el mayor y más generalizado pirateo ilegal de telecomunicaciones en todo el mundo. Los denunciantes estadounidenses Edward Snowden, William Binney y otras personas honorables han proporcionado pruebas irrefutables del hackeo global masivo llevado a cabo por la CIA, la NSA y el CCGH de Gran Bretaña.
Recordemos sólo un ejemplo: los estadounidenses espiaron las llamadas telefónicas personales de la canciller alemana Angela Merkel.
Pero lo que es particularmente nauseabundo cuando los criminales que han sido atrapados con las manos en la masa en numerosas violaciones graves se dan la vuelta y acusan a otros de supuestos delitos menores. Esto es lo que podríamos llamar "hipocresía hiperpreciosa".
En el caso de la grandilocuencia de Mike Pence sobre los supuestos intentos chinos de expulsar a Trump de la Casa Blanca, a lo que se refería era a las sanciones comerciales de represalia de Pekín sobre las exportaciones estadounidenses de los estados agrícolas. Los estados con una gran superficie de maíz como Iowa, Idaho e Illinois fueron cruciales para elegir a Trump en la carrera presidencial de 2016.
El gobierno chino también pagó por los anuncios en un periódico de Iowa el mes pasado que criticaba las políticas de Trump por incitar a una guerra comercial, en la que los agricultores estadounidenses podrían sufrir las consecuencias de las medidas de represalia. No había nada oculto en lo que Pekín estaba haciendo. Simplemente estaba explicando a los votantes estadounidenses el impacto perjudicial de iniciar una guerra comercial -una explicación que el presidente de los EE.UU. no ha estado dando a sus partidarios rurales.
Para la administración Trump, lanzar acusaciones estridentes contra China de "interferir" en la democracia estadounidense es una señal de hasta qué punto Washington se ha divorciado de la realidad.
Podemos remontarnos a la Rebelión de los Bóxers a finales del siglo XIX, cuando las tropas estadounidenses y británicas masacraron a civiles chinos para apuntalar un régimen corrupto y así poder vender opio narcótico a un lucrativo mercado oriental.
Durante el siglo pasado, los estadounidenses y británicos han subvertido más gobiernos y elecciones extranjeras que cualquier otra potencia extranjera. El pirateo de las elecciones por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña está fuera de toda medida, habiéndose llevado a cabo en centenares de ocasiones, que a menudo han dado lugar al caos sangriento y a Estados fallidos, asolados por la pobreza y la violencia sectaria.
Si podemos dejar a un lado la hipocresía de rango por un momento, ¿qué hay de las últimas afirmaciones de EE.UU., Gran Bretaña y otros países de la OTAN de que el Kremlin está hackeando operaciones en todo el mundo?
Esta semana se afirmó que agentes de la inteligencia militar rusa estaban involucrados en el intento de piratear numerosas entidades. Las entidades objeto del supuesto espionaje informático ruso estaban relacionadas con el asunto del envenenamiento de Skripal en Inglaterra, la injerencia en las elecciones estadounidenses, el derribo de un avión de pasajeros malasio sobre Ucrania en 2014, el uso del dopaje por parte de atletas olímpicos y las investigaciones sobre armas químicas en Siria.
Los informes de los medios de comunicación occidentales surgieron con la teoría imaginativa de que los hackers estatales rusos estaban tratando de "limpiar" el pasado de operaciones ilícitas..
Lo que realmente está ocurriendo es un esfuerzo concertado por parte de las potencias de la OTAN para consolidar toda su propaganda desesperada y en bancarrota contra Rusia en un paquete claramente fortificado. Se llama "Aclarar tus historias".
Cada una de las sensacionales historias que impugnan a Rusia, desde el desastre de la aerolínea malaya hasta el supuesto envenenamiento del ex agente ruso Sergei Skripal, han sido un fracaso. Es decir, fracasaron en movilizar a la opinión pública mundial contra las llamadas "actividades malignas" de Rusia. La gente del mundo no se traga las absurdas y huecas acusaciones de las potencias de la OTAN.
Por eso las potencias de la OTAN, especialmente los mayores mentirosos Estados Unidos y Gran Bretaña, se han visto obligadas a consolidar sus voces y sus extrañas acusaciones contra Rusia. Y ahora se ven forzadas a utilizar altavoces y coros para tratar de ganar su fallida guerra de la información.
Pero gritar mentiras cada vez más fuerte no hace que tales mentiras sean más creíbles.
Tal vez los agentes rusos estaban tratando de hackear varios sistemas en los países de la OTAN. No lo sabemos. Pero en el oscuro reino de todas las potencias extranjeras involucradas en la recolección de información y espionaje, las supuestas transgresiones son relativamente redundantes. Una vez más, fíjense en la vigilancia masiva que llevan a cabo los Estados Unidos y Gran Bretaña.
Otro posible factor es el siguiente: Sería razonable que Rusia quisiera saber qué están tramando las potencias de la OTAN y sus socios para fabricar incriminaciones contra Moscú. Si fuera así, de todos modos no justificaría las histéricas afirmaciones hechas por los EE.UU., Gran Bretaña y otros esta semana de que Rusia está llevando a cabo ciberataques globales.
En efecto, hemos entrado en una especie de Dimensión Desconocida de propaganda e hipocresía.
El propio gobierno de Trump acusa a los opositores políticos nacionales de llevar a cabo cacerías de brujas, "noticias falsas" y acusaciones inventadas.
Sin embargo, esta administración, junto con sus secuaces de la OTAN, muestra las mismas tendencias reprobables hacia Rusia y China.
Rusia y China tienen razón al desconfiar de la locura que se ha apoderado de la clase política occidental. La locura está más allá de la razón y por lo tanto es altamente peligrosa. Como advirtió esta semana el viceministro de Asuntos Exteriores ruso Sergei Ryabkov, las potencias de la OTAN están empujando al resto del mundo por un camino peligroso, al final del cual está el abismo de la guerra mundial.
El público occidental debe deshacerse de su clase política belicista antes de que sea demasiado tarde. Irónicamente, y de forma absurda, esta observación de un columnista de Sputnik se interpretará sin duda como una "prueba" de que Rusia está incitando a la revolución en los Estados occidentales. Tal es la hiperhipocresía de la OTAN en la Dimensión Desconocida.
Sobre el autor Finian Cunningham ha escrito extensamente sobre asuntos internacionales y sus artículos han sido publicados en varios idiomas. Es licenciado en Química Agrícola y trabajó como editor científico para la Royal Society of Chemistry, Cambridge, Inglaterra, antes de dedicarse al periodismo. También es músico y compositor. Durante casi 20 años, trabajó como editor y escritor en las principales organizaciones de medios de comunicación, incluyendo The Mirror, Irish Times e Independent.