lunes, 29 de mayo de 2017

Religión, religiosidad y combate simbólico


alasbarricadas.org

Religión, religiosidad y combate simbólico

 

 

 


Estaba viendo el rollo ese del Kichi (una comisión), que ha dao la medalla de oro a la Virgen del Rosario, a petición de 6.000 fieles encabezados por los dominicos, y es algo que tengo a bien explicar a estas horas, que ya anda uno borracho por la discoteca de mayores, sin conseguir enhebrar. Es que bailar canciones de Shocking Blue con una ex camionera escocesa jubilada, no deja de ser complejo.
A ver. No hay que confundir la religión institucionalizada, la Iglesia, los curas, con la religiosidad popular, que es una mezcolanza de ideas raras en torno a la virginidad y el espíritu colectivo. La Virgen del Rosario, es la representación del Pueblo de Cádiz. Cuando un gaditano o gaditana ve a la Virgen con el Niño, está sintiendo que pertenece a Cái cohoneh. Erizos de Mar, Lola la Piconera, Juanita Reina, Teófila…
Entonces, todo se manifiesta en el terreno de lo simbólico. La Virgen, es la representación simbólica del Pueblo. El Niño es el Hijo del Pueblo, o sea… La verdad no sé que simboliza el jodido niño. ¿Y qué pasa si la representación civil del Pueblo, el Poder Local, que es el Ayuntamiento, y su máxima autoridad, el alcalde, se aparta de su representante simbólica, que es la Virgen? Pues que se aparta del Pueblo…, y lo deja en manos de los reaccionarios. Pensadlo: la Virgen y el Niño, en manos de los fachas. ¿Cuál sería el resultado? Lo que dice la lógica es que si la Virgen es el Pueblo, y es defendida por la carlistada, el Pueblo con su religiosidad dirá: "¡Vivan las caenas!". Y tal como nos explica la ciencia, creer que se es algo, favorece serlo. Yo creo habitualmente ser bombero, y por eso los misteriosos incendios… Voy al grano, que me disperso: si Kichi disputa la hegemonía a los reaccionarios en el terreno de lo simbólico (la Virgen), se viste de nazareno y pone cara de restreñido, estará riñiendo el terreno a los fascistas, les limitará el campo de maniobras, impedirá que se conexionen en torno al Pueblo. Un éxito de la alcaldía que evitará la progresión del populismo. El Pueblo creerá que es de Podemos, y gritará ¡Viva la Libertá! Kichi, en definitiva es un combatiente, un guerrero simbólico, con ese cirio, esa medalla, joder, la hostia puta.
Dicho esto, paso a mirar a la Virgen de los Rosarios…. ¡Válgame Dios! ¡Menudo uniforme recargado lleva la Virgen! Se le cae a uno la corona en el pie y ya puede buscarse una prótesis. Con esos ropajes no debe, no digo ya realizar las tareas propias de una madre de la era pre-feminista, como darle la papilla de verduras al Niño. Es que tiene que ser complejo echarse en la piltra una siesta, porque te despistas, y ora se te enclava una perla en el coxis, ora se te mete un diamante en un ojo. En fin, soy positivo: esa vestimenta…, virginal (y como para no serlo), si bien no es funcional para trabajar de enfermera, o de domadora de tiburones,  puede servir de paracaídas, saco de dormir, tienda de campaña… O hasta de piso patera. Se tira la Virgen de un avión de la base americana, y ziuuuu a volar como una mujer murciélago, ziuuuu…, Batwoman al ataque. Es la expresión, de la religiosidad popular, auspiciada por los frailes, aprovechada por cargos públicos para darse pisto y tirarse el pego. Lo que prefieran ustedes cagonlalechefrita.
Bien mirado, el cargo de alcaldesa perpetua, no deja de ser una bicoca. No tienes cola en servicios sociales, te ahorras montar campaña electoral, y posees un puesto fijo de trabajo sin que te reclamen el corte de agua… Que sí hombre, que siga Kichi mientras existan los votantes, total... Es que pienso en Teófila y en su religiosidad, y como que me se corta el rollo. 
Claro, que pienso en el empoderamiento de la religiosidad popular a través del alcalde de Podemos, y entonces eso es el anticlímax.