viernes, 23 de junio de 2017

El PIB de Afganistán por el retrete: cómo el Pentágono malgastó $60.000 millones


mundo.sputniknews.com

El PIB de Afganistán por el retrete: cómo el Pentágono malgastó $60.000 millones

 

 

Sputnik

Con un presupuesto que supera los 600.000 millones de dólares anuales, EEUU ocupa más de un tercio del gasto militar global y equivale a los presupuestos similares de China, Rusia, Arabia Saudí, India, Francia, el Reino Unido, Japón, Alemania y Corea del Sur juntos. Sin embargo, para muchos contribuyentes, no todos sus gastos están realmente justificados.
Sputnik ha recopilado los más costosos y más cuestionables proyectos de la Defensa estadounidense en los últimos años.
Radar flotante
Unos 2.200 millones de dólares ha gastado la Agencia de Defensa contra Misiles (MDA) estadounidense en la construcción del mayor radar marino del mundo: el SBX-1. El radar es capaz de moverse por sí solo en altamar, escanear el cielo en un radio de hasta 4.700 kilómetros y detectar objetos voladores del tamaño de una pelota de béisbol y más, así como participar en su intercepción.
Se suponía que el SBX sería un elemento primordial del sistema de defensa antimisiles de EEUU. Inicialmente debería detectar los lanzamientos desde el territorio de China y Corea del Norte, pero su área de visibilidad resultó ser demasiado estrecha, por lo que la enorme estación de 20 pisos de alto y 50.000 toneladas de peso se encuentra atracada sin uso en el puerto de Pearl Harbor, Hawái.
El buque de carga pesada MV Blue Marlin entra en Pearl Harbor, Hawái, con el Sea Based X-Band Radar (SBX) a bordo
Según informa Los Angeles Times, la Administración estadounidense tiene planificado crear un nuevo radar que ayudaría a cumplir el propósito original de SBX. Esta vez se instalará en Alaska, en tierra firme. La fecha preliminar es 2020 y tiene un costo estimado de 1.000 millones de dólares.
Láser contra misiles
© Foto: US Army / Nathanael Mercado
Otro proyecto fallido de la MDA es conocido bajo el nombre de YAL-1. Se trata de una flota de aviones Boeing-747 equipados con un potente láser. Se suponía que deberían volar cerca de las fronteras enemigas y derribar cada misil balístico que este lanzara. Pero en las pruebas, el arma logró acertar solo blancos estáticos en tierra, al mismo tiempo siendo una presa fácil para los sistemas antiaéreos.
Después de varios años de trabajo, pruebas y 5.300 millones de dólares gastados, el proyecto cerró por inoperante.
Aviones para chatarra
A finales de los 2000, EEUU acordó la compra de una flota de 20 de aviones de transporte militar G.222, que deberían ser donados al Cuerpo Aéreo del Ejército Nacional Afgano. La donación costó unos 486 millones de dólares al contribuidor estadounidense, solo para ser abandonada en el Aeropuerto Internacional de Kabul.
Después de varios años de desuso y un sinfín de problemas con su mantenimiento, el contrato se canceló en 2014. Las 16 naves entregadas para ese entonces fueron desmanteladas y vendidas como chatarra por un precio de seis centavos la libra, recuperando un total de 32.000 dólares, reportaba 'post factum' Bloomberg.
El pozo sin fondo del Pentágono
En mayo de 2017, Amnesty International publicó un informe desclasificado que reflejaba los resultados de una auditoría realizada por el Departamento de Defensa de EEUU. El documento muestra que las autoridades estadounidenses desconocen el paradero de armas, municiones y equipos suministrados al Ejército de Irak por un valor de 1.000 millones de dólares.
Desclasificado: EEUU pierde de vista millones de dólares en Oriente Próximo
En diciembre de 2016, Bob Woodward y Craig Whitlock publicaron en The Washington Post una serie de documentos confidenciales del Pentágono. En particular, se estipulaba que el Departamento de Defensa habría ocultado al Congreso el malgasto de 125.000 millones de dólares en temas burocráticos, por miedo a que el órgano legislativo le recortara el presupuesto.
Los líderes del Pentágono solicitaron el informe para incrementar su eficacia administrativa y redestinar cualquier gasto innecesario a las operaciones de combate. Sin embargo, el informe se 'enterró' en el momento en que descubrieron la magnitud de la cantidad malgastada.
A mediados del 2011, la Comisión de Contrataciones de Guerra del Congreso estadounidense presentaba un informe que estipulaba que los militares estadounidenses habían 'desperdiciado' 31.000 y 60.000 millones de dólares en Irak y Afganistán por negligencia, incompetencia y mala gerencia. Esto supone, según Katherine Schinasi, miembro de la comisión, que "todos los días se desperdician 12 millones de dólares".
© AFP 2017/ Ned ALLEY / NTB Scanpix
Ese mismo año, el presidente del Parlamento iraquí, Osama Nujaifi, denunciaba ante la cadena Al Jazeera la desaparición de 18.700 millones de dólares del fondo para la reconstrucción de Irak, que estaba bajo custodia de EEUU. Tres años después, en 2014, el exinspector general especial para la reconstrucción de Irak apuntaba que cerca de 1.600 millones de dólares del Fondo, estaban supuestamente escondidos en un búnker libanés.
Y estos son solo los casos más relevantes de la década de 2010.
La Defensa de EEUU publicó en otoño de 2016 un informe, según el cual, desde los años 1990 el Pentágono ha gastado cerca de 58.000 millones de dólares en proyectos jamás realizados. Es decir, ahora se trata ya de $60.000 millones.
"El gasto sin sentido del dinero de los contribuyentes se ha convertido en una forma de existencia del Departamento de Defensa de EEUU y es muy beneficioso para el complejo militar-industrial", compartió con Sputnik el analista Alexandr Jrolenko.