miércoles, 21 de junio de 2017

¿Será Trump el mayor de nuestros peligros? #CubaEsNuestra


micubaporsiempre.wordpress.com

¿Será Trump el mayor de nuestros peligros? #CubaEsNuestra

Publicado el

Por Luis Ernesto Ruiz Martínez.
Era relativamente fácil ser revolucionario en momentos en que bastaba un simple llamado para salir a las calles en apoyo a la Revolución. Por lo menos, era menos complejo aparentar serlo. Los tiempos han cambiado, los enemigos han mutado y los mayores peligros están, muchas veces, entre nosotros mismos.
Hoy es Trump quien enfila, nuevamente, los cañones imperiales hacia la isla del Caribe. El mismo pueblo que los derrotó primero en la Sierra, después en el llano, en Girón, en el Escambray, en cada batalla económica, en las aulas, las fábricas, los campos y sobre todo en el terreno de las ideas, es ahora el blanco de nuevos ataques. Eso merece muchas respuestas, y las ha tenido.
Tengo la convicción de que los peligros mayores, sin restarle la importancia que tienen las amenazas del rubio bravucón y su administración, residen al interior de Cuba, sus organizaciones y ciudadanos.
Vivimos momentos en que no hacen falta largos discursos, ni expresiones públicas para saber quién está y quién no, a favor del proceso revolucionario que Cuba sostiene como justa alternativa al neoliberalismo que ha sumido a la región en una terrible crisis. Y vemos a diario muestras de que no todos están a nuestro lado, aunque al mirarlos veamos una sonrisa de oreja a oreja.
No son pocos, seamos realistas, los que han “matriculado” en una peligrosa carrera de supuestos “apolíticos” a los que nada importa, o casi nada, respecto a la situación en que vivimos. Y lo vemos a diario.
Por fortuna para la Revolución Cubana somos muchos más los que seguimos dispuestos a entregarlo todo. No como ciegos corderitos sin rumbo fijo, sino como convencidos patriotas que creemos firmemente que la única salida es la resistencia de la mayor parte de nuestro pueblo en torno a sus líderes de hoy y mañana.
Trump, y sus pésimos asesores, han cometido el error de atacar el orgullo nacional. A los cubanos no se nos puede imponer nada, todos lo saben, excepto ellos. Los que lo han intentado, dentro y fuera, han tenido que pagar las consecuencias.
Miremos, una vez más, al interior de Cuba, a cada organización política, social, de masas, entidad estatal y hasta privada, donde haya un revolucionario convencido. Fidel nos enseñó a hacerlo.
No todo el que habla bonito y pone su mano sobre nuestros hombros es un aliado, ni todo el que critica la obra que construimos, es un enemigo. Hay que aprender a definir, pues de ello depende nuestro futuro.
Tomado de: https://visiondesdecuba.wordpress.com/2017/06/20/sera-trump-el-mayor-de-nuestros-peligros/