sábado, 8 de julio de 2017

Despiden a los 300 temporeros que denunciaron ser tratados como esclavos


kaosenlared.net

Despiden a los 300 temporeros que denunciaron ser tratados como esclavos Kaos en la red


Por Kaos. Lucha de clases
El colectivo de trabajadores del campo que ayer denunciaron públicamente las condiciones extremas de explotación a que eran sometidos en fincas de Albacete han sido represaliados.
El colectivo de trabajadores del campo que ayer denunciaron públicamente las condiciones extremas de explotación a que eran sometidos en fincas de Albacete han sido represaliados: hoy ya no les han dejado trabajar, tal como ellos mismos habían anunciado que pasaría. Porque, con la salvaje legislación laboral actual, ni siquiera se puede considerar despido. Está claro que lo que quieren es que no cunda el ejemplo. La huelga y la solidaridad son las herramientas que los trabajadores tienen contra los abusos patronales. Sería responsabilidad de las organizaciones sindicales y de los colectivos y organizaciones de izquierda organizarla a partir de los propios afectados.  
Los 300 temporeros que vienen desde Murcia a trabajar a fincas de la provincia de Albacete, y que ayer denunciaron en una rueda de prensa su situación de “esclavitud“, se han encontrado hoy, al llegar a sus puestos de trabajo, “con que no les han dejado entrar y hay otras personas haciendo ese trabajo”.
Así lo ha denunciado Ana Albaladejo, miembro de la sección de Industria de Comisiones Obreras en Albacete, que ha exigido que “al menos les den la carta de despido para que no tengan que estar viniendo todos los días desde Murcia“.
Ha detallado que miembros de CCOO se estaban trasladando a las fincas para conocer in situ la situación y que han denunciado el tema ante la Inspección de Trabajo, “ya que es cierto que no tiene muchos medios”.
Ha recordado que los trabajadores están vinculados laboralmente por un gestor autónomo a la empresa Agrupación Frutícola Lucas de Murcia y que se han encontrado hoy con esta situación “después de atreverse ayer a contar lo que están viviendo, en condiciones infrahumanas”.
En la rueda de prensa ofrecida ayer, los propios temporeros, en su mayoría de origen marroquí, denunciaron que cada día tienen que realizar el viaje desde Murcia a Albacete, costeándoselo con su propio dinero y que el salario es de unos dos céntimos por cada lechuga que recoja, por ejemplo, por lo que, para lograr un salario más o menos que les dé para sobrevivir, deben realizar jornadas de hasta doce horas.
Fuente: Agencias