jueves, 13 de julio de 2017

La última muerte de al Bagdadí.


resumenlatinoamericano.org

La última muerte de al Bagdadí.

B25y Resumen Latinoamericano

por Guadi Calvo*, Resumen Latinoamericano, 11 julio 2017.-
Parece haberse confirmado la información dada el pasado 16 de junio y que había confirmado el 22 que un bombardeo efectuado contra posiciones terroristas a las afueras de la ciudad de Raqqa, al sur de Siria, por la aviación rusa, habían acabado con la vida de Abu Bakr al- Bagdadí o el Califa Ibrahim, líder y fundador del Daesh.
Hace unas pocas horas Rami Abdulrahman, el director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres, una de las organizaciones de mayor responsabilidad en el genocidio Sirio y de muy íntima relación con la CIA, tanto, que por momentos parecen ser lo mismo, ha confirmado la noticia sobre la muerte del Califa  al-Bagdadí. Aunque todavía el Pentágono oficialmente no ha acompañado la información.
De confirmarse que esta es la última y verdadera muerte de al-Bagdadí, podría significar un golpe demoledor para el Daesh que se encuentra viviendo el peor momento desde su irrupción en julio de 2014, cuando tras romper el cerco en la ciudad de Faluya, en pocas horas toma Mosul, para que justamente el 4 de julio, el mismo día de la declaración de la independencia de los Estados Unidos, desde la Gran Mezquita de al-Nuri, declarara la fundación del califato, emulado al profeta en todos sus pasos incluso utilizando el miswak para limpiar sus dientes, tal lo recomendó Mahoma. Para enseguida iniciar una embestía brutal, fundamentalmente contra el gobierno de Bashar al-Assad que desde 2011soportaba la invasión de miles de mercenarios pagados por Arabia Saudita y Qatar, entrenados y armados por Estados Unidos y Francia, con asistencia táctica y logística de Turquía y el apoyo de la inteligencia israelí, el Daesh, no solo acaba de perder su capital en Irak. Mosul, tras un sitio que se inició a fines de octubre del año pasado, sino que están siendo barrido de Siria y prácticamente diluido en Libia, donde en los últimos dos años habían invertido muchos de sus hombres y arsenales.
Abu Bakr al-Baghdadi, cuyo nombre real es IbrahimBin Awwad Bin Ibrahim al-Badri al-Qurayshi, también conocido como Abu Duaa, el doctor Ibrahim, Awwad Ibrahim, al-Shabah (el fantasma), y el jeque invisible por su hábito de usar una máscara, frente a sus comandantes, nació en la ciudad iraquí de Samarra, en 1971, al norte de Bagdad, perteneciente a la tribu Bobadri, asentada en el área de Samarra y Diyala, que incluye tribus como la Radhawiyyah, Husseiniyyah, y Adnaniyyah, relacionada con la Quraysh a la que perteneció el profeta Mahoma. Ser descendiente del profeta es una de las condiciones fundamentales para ser ungido Califa. Su familia incluye a varios imanes y maestros del Corán.
Curso en la Universidad Islámica de Bagdad una maestría y doctorado, basada en jurisprudencia, cultura e historia islámica y hasta la invasión norteamericana de 2003, fungió como imán de su ciudad Samarra.
Se incorporó al grupo de Abu Musab al-Zarqaui, Tauhid ua Yihad” (Monoteísmo y Guerra Santa), que en octubre de 2004 juraría lealtad al-Qaeda en Irak, con el nombre bajo el nombre deTanzim al-Qaida wal Yihad fil Balad al-Rafidain (Seguidores de Al Qaeda y la Guerra Santa en Mesopotamia).
Fue internado en 2004 entre 4 y 5 años en el centro clandestino de detención de Camp Bucca, a las afueras de la ciudad de Basora en Irak, dirigido por los Estados Unidos. Allí confluían muyahidines, miembros del ejército de Saddam Hussein, militantes del Partido Baaz (Renacimiento Árabe Socialista) y prisioneros provenientes de la cárcel de Abu Ghraib, transferidos después del escándalo de torturas y abusos que se desató en 2004.
Según el general de división estadounidense, Antonio Taguba, quien realizó un informe denunció que los prisioneros recibían el mismo trato aberrante de Abu Ghraib. Como en Abu Ghraib los detenidos eran fotografiados y filmados desnudos, en posiciones sexuales explícitas obligados a vestir ropas de mujer y permanentemente hostigados con perros.
Tras quedar en libertad Abu Bakr al-Bagdadí, en mayo de 2010, cuatro años después de la muerte de Abu Musab al-Zarqaui (1966-2006) y a un mes del asesinato del líder de la filial de al-Qaeda en Irak, Abu Omar al-Bagdadí, se convertiría en el líder del grupo, que desde 2006 se había rebautizado como el Estado Islámico de Irak (EII).
De inmediato como jefe del EII, entró en conflicto con el jefe del al-Qaeda global y heredero de Osama Bin Laden, el egipcio Ayman al-Zawahiri, a quien al-Bagdadí llegó catalogaría como “pacifista”.
Será en 2013, cuando se aceleré la ruptura entre al-Zawahiri y al-Bagdadí. El entonces al-Qaeda de Irak ya Estado Islámico de Irak y del Levante, (ISIS o Daesh ), se incorpora a la guerra en Siria por lo que no tendrá serios conflictos y más de una batalla con al-Qaeda sirio o el frente al-Nusra. La orden de al-Zawahiride que al-Bagdadí retorne a Irak, produce la ruptura definitiva. Tras abandonar Siria el Daesh, toma las ciudades iraquíes de Ramadi y Faluya en Irak, el posterior sitio y la expansión incontenible hasta hoy.
Las comparaciones entre Osama Bin Laden y al-Baghdadi, por los combatientes sunitas respecto a su destreza militar y su liderazgo religioso; jugaron muy encontrar de Ayman al-Zawahiri quien no ha podido más allá de sus méritos como organizador y estratega, no ha podido competir en carisma y personalidad.
El desbande tan temido.
Más allá de la tragedia que ha significado la presencia del Daesh tanto en Siria como en Irak, la derrota en esto dos frentes, va a significar una inmediata retirada o hijra (vuelo); de los muyahidines en búsqueda de la apertura de otros teatros de conflictos.
La sangrienta toma de la ciudad de Marawi en el sur de Filipinas, donde desde hace ya cerca de dos meses los grupos tributario del Daesh, como Abu Sayyaf y el Maute, resisten los esfuerzos por la retoma de la ciudad por parte del ejército y la aviación filipinas, es una claro indicio de lo que puede suceder en otros muchos escenarios y no tan lejanos como el Sudeste Asiático.
La acción de Marawi, según lo creen servicios de inteligencia occidentales habría sido planeada y concebida por el propio al-Bagdadí, más allá de que su muerte sea decididamente cierta o no, no se descarta que como en Filipinas su organización tenga ya trazados planes en otras geografías.
El Daesh, tras haber probado suerte en Libia y su posterior derrota es muy difícil que insista y mucho más con la reciente toma de la ciudad de Bengazi, tras tres años de lucha, por parte del general, Khalifa Haftar, ex agente de la CIA y traidor del Coronel Gadaffi, quien desde 2011 se ha postulando como el hombre de occidente en Libia, con esta victoria Haftar, se ha puesto muy cerca de lograr su aspiración, de urgirse frente a Europa de un interlocutor fuerte en el país, que le permita resolver la cuestión de los casi dos millones de refugiados que en distintos puntos de Libia, esperan su oportunidad para embarcarse rumbo a Europa.
De concretarse el sueño de Haftar, a Libia ahora no le faltaran recursos y medios para poder consolidarse y fundamentalmente detener la ola de migrantes. Por lo que el Daesh se enfrentaría a una lucha condenada al fracaso, en muy poco tiempo.
Yemen en guerra desde hace más de un año con Arabia Saudita, sería un punto a considerar por alianza de la familia Saud, con este tipoi de organizaciones, los hombres de al-Bagdadí podría servir como la tripa terrestre que jamás Arabia Saudita se ha animado a enviar para enfrentar a los chiitas Houtíes.
Quizás la suerte de Marawi, en Filipinas señale el camino del Daesh, bien a profundizar el conflicto en el sur filipino o en Malasia e Indonesia, donde ya existen grupos terroristas que están operando de manera espaciada pero con una base de cierta importancia.
En Asía Central tanto en Afganistán como en Pakistán la presencia de hombres del Daesh, desde hace dos años compiten abiertamente con el Talibán a ambos lados de la Línea Durand, pero quizás la antigua república soviética de Tayikistán, cuente con las condiciones objetivas más seguras para abrir un frente wahabita.
Tayikistán ha aportado un importante número de combatientes y mártires suicidas al Daesh. En 2014, tras la prohibición por parte del gobierno, del Partido del Renacimiento Islámico de Tayikistán, se produjo un importante incremento de incorporaciones a los grupos terroristas. Tanto en China como en Rusia existen organizaciones wahabitas que podrían prepararse para ampliar sus acciones con la incorporación de los hombres del Daesh, aunque sus estrategas sabrían que sería finalmente un suicidio en masa.
En África existen diferentes grupos como el nigeriano Boko Haram, en todo el norte de Mali el nuevo grupo conformado por la unión de una media docena de organizaciones Jamaat Nasr al Islam wal Muslimin (Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes) y vados divergentes de los somalíes de al-Shabaab, que han jurado lealtad al al-Bagdadí meses atrás también podrían presentarse a recibir a sus hermanos.
Más allá de que esta sea, o no, la última muerte de Abu Bakr al-Bagdadí, la locura wahabita está muy lejos de su hora final.
*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.