jueves, 10 de agosto de 2017

Declaración sobre una política integral para contrarrestar a Irán

Declaración sobre una política integral para contrarrestar a Irán

Iranian-made Emad missile is displayed during a ceremony marking the 37th anniversary of the Islamic Revolution, in Tehran.
"Los informes indican que el presidente Donald Trump puede negarse a certificar el cumplimiento de Irán con el JCPOA en octubre, lo que podría conducir a la restauración de las sanciones contra Irán que fueron suspendidos en 2015 de conformidad con el acuerdo".
El acuerdo internacional con Irán continúa impidiendo que Irán adquiera un arma nuclear. Ningún objetivo de seguridad nacional estadounidense se cumpliría retirándose de él mientras Irán cumpla con los requisitos del acuerdo. Por el contrario, dado que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) asegura continuamente que Irán cumple el acuerdo, el Plan Conjunto de Acción Integral (JCPOA), dicho acto unilateral tendría graves consecuencias políticas y de seguridad a largo plazo para la Estados Unidos.
Los informes indican que el presidente Donald Trump puede negarse a certificar el cumplimiento de Irán con el JCPOA en octubre, lo que podría conducir a la restauración de las sanciones contra Irán Que fueron suspendidos en 2015 de acuerdo con el acuerdo. Hacerlo traería a los Estados Unidos -en lugar de Irán- a incumplir el acuerdo.
Recomendamos en su lugar una política integral hacia Irán que promueva los intereses de seguridad nacional de EE.UU. Este enfoque empujaría hacia atrás contra las acciones amenazantes de Irán contra sus vecinos; Permitir el logro de otros objetivos de los Estados Unidos en la región; Y continúan previniendo un arma nuclear iraní, todo ello sin el riesgo de una guerra y la consecuente pérdida de vidas, recursos y estatura de Estados Unidos como líder mundial. Específicamente, recomendamos que los Estados Unidos:
Continuar certificando el cumplimiento de Irán con el JCPOA mientras el OIEA, los Estados Unidos y otras naciones determinen que Irán está cumpliendo con sus compromisos. Estados Unidos apoyará así la coalición internacional que trajo a Irán a la mesa y evitará un desafío altamente perjudicial para el dólar estadounidense líder del orden financiero internacional que podría provenir de una amplia oposición internacional a lo que se juzga como una nueva imposición injustificada de EE.UU. Sanciones. Además, la preservación de la fidelidad estadounidense al JCPOA será esencial para una acción conjunta exitosa en el futuro si Irán se encuentra alguna vez en violación. Irán con un arma nuclear sería una amenaza mucho mayor para la región y la seguridad de EE.UU.
Participar plenamente en el trabajo de la Comisión Conjunta de JCPOA, el organismo específicamente creado para supervisar el cumplimiento por todas las partes en el acuerdo. El liderazgo estadounidense en ese órgano rector: fortalecería la supervisión del OIEA; Mantener la participación activa de los Estados Unidos en el cuestionamiento de toda evidencia creíble de violaciones iraníes; Y preservar la opción de los Estados Unidos de tomar medidas unilaterales contra Irán si viola el acuerdo y otros no responden. Las investigaciones internacionales de cumplimiento, la recopilación de información y las inspecciones son partes importantes de este esfuerzo. Pero, deben hacerse de buena fe y de manera creíble, dejando que los resultados hablen por sí mismos. Si bien los Estados Unidos deberían alentar al OIEA a inspeccionar sitios delicados en Irán cuando existan pruebas de posibles violaciones, a falta de tales pruebas, los Estados Unidos no tendrían el apoyo de la mayoría de los miembros de la Comisión Mixta para exigir a Irán que aceptara Acceso del OIEA.
Comenzar conversaciones con otros miembros de la Comisión Conjunta de JCPOA sobre opciones para un acuerdo de seguimiento que, después de la expiración de JCPOA, agregue más garantías para asegurar que Irán no tendrá la capacidad de construir un arma nuclear en el futuro. Estados Unidos debería iniciar silenciosamente conversaciones con sus socios negociadores (Gran Bretaña, China, Francia, Alemania y Rusia) para no buscar la renegociación de la JCPOA -que todos se opondrían- sino para explorar el potencial de un arreglo mutuamente aceptable para el futuro. También deberían considerarse los enfoques que se basarían en la JCPOA para promover las restricciones nucleares a nivel regional.
Proponer un nuevo órgano consultivo compuesto por Arabia Saudita, Irán, Rusia, Turquía, Estados Unidos, China y la Unión Europea, que iniciaría intercambios regulares sobre las principales controversias en la zona. Esto no sería fácil y la primera reunión incluyendo Arabia Saudita e Irán podría tomar muchos meses para organizarse. Puesto que ninguno de los conflictos en Oriente Medio puede ser resuelto solo por la fuerza militar y todos requerirán algún acuerdo entre los Estados del Golfo e Irán, la exploración de estas opciones políticas más amplias es esencial. Tal organismo podría alentar a estos gobiernos a discutir las diferencias desde el punto de vista de los Estados nacionales, no desde un punto de vista ideológico o sectario.
Establecer un canal regular de comunicación a nivel superior con Irán que permita a los Estados Unidos expresar sus preocupaciones directamente a los líderes iraníes sobre las acciones iraníes, proporcionar un canal para resolver los conflictos antes de que se intensifiquen y explorar oportunidades para trabajar en paralelo con Irán Problemas que afectan a los intereses de seguridad estadounidenses, como en Afganistán, Irak, Siria y Yemen.
Comenzar consultas periódicas con aliados y socios de los Estados Unidos en la región para compartir información y coordinar estrategias para rechazar las acciones amenazantes de Irán que contribuyen a la inestabilidad en Oriente Medio, incluidas las actividades asimétricas y sustitutivas, especialmente si el compromiso directo con Irán en estas cuestiones demuestra infructuoso. Mantener el JCPOA será parte integral del éxito de este esfuerzo.
Las consecuencias para la seguridad nacional de EE.UU. de negarse unilateralmente a certificar el cumplimiento de Irán con el JCPOA en ausencia de evidencia de incumplimiento sería :

Estados Unidos presumiblemente restablecería sanciones unilaterales contra empresas y países que han iniciado relaciones económicas y comerciales con Irán desde que se alcanzó el acuerdo nuclear hace dos años. Esta acción podría incluir sanciones extraterritoriales contra gobiernos no estadounidenses, bancos y compañías privadas. Si bien la administración podría retrasar la renovación de las sanciones durante un período de tiempo, la intención de hacerlo sería clara.
La renovación de las sanciones estadounidenses daría como resultado que Irán alegara que Estados Unidos violó la JCPOA y exigió una reunión de la Comisión Conjunta (Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China, además de Irán) para resolver la cuestión del cumplimiento por parte de Estados Unidos. La renovación de las sanciones estadounidenses desafiaría a los estados europeos y otras naciones a considerar si aceptar las demandas del Tesoro de Estados Unidos o sufrir multas potencialmente punitivas por comerciar e invertir en Irán. Una decisión de Estados Unidos de renovar las sanciones en ausencia de evidencia de incumplimiento iraní perjudicará el liderazgo estadounidense, aumentará la probabilidad de disputas legales con compañías europeas, bancos y gobiernos, y potencialmente desafiará directamente el poder del Tesoro estadounidense y el dólar como reserva global moneda. El alejamiento de la JCPOA también dañaría la credibilidad de EE.UU. como un socio en futuras negociaciones diplomáticas, incluyendo con Corea del Norte.
Europa, China y Rusia podrían decidir seguir observando la JCPOA si Irán sigue cumpliendo con sus compromisos de restringir su programa nuclear. El acuerdo de Irán se basaría sin duda en las garantías de Europa y de otras partes sobre la continuación del alivio de las sanciones, lo que permitiría ampliar las oportunidades de comercio e inversión en Irán. En caso de que esto suceda, son los Estados Unidos, y no Irán, los que estarían aislados y dañados económicamente.
Una ruptura clara entre los Estados Unidos y Europa (UE) sobre las sanciones permitiría a Rusia y China acercarse más al logro de su meta de largo plazo de dividir a Occidente. El colapso de la coalición que llevó a Irán a la mesa de negociación destruiría la unidad internacional para determinar cómo responder con fuerza si Irán decidiera en el futuro ampliar su programa nuclear con la intención de construir un arma nuclear.
Alternativamente, Irán podría responder al rechazo estadounidense de la JCPOA volviendo a su programa de enriquecimiento previo al acuerdo con toda su fuerza y ​​bajo un control internacional mucho más débil.
El reinicio de un programa nuclear sin restricciones podría ser la reacción predeterminada de Irán dada la probabilidad de que al menos algunas empresas europeas y asiáticas se rehúsen a hacer negocios en Irán si Estados Unidos impone nuevas sanciones extraterritoriales. Irán con un arma nuclear sería una amenaza mucho mayor para la región y la seguridad de los EE.UU. de lo que es hoy en día.
Las fuerzas de seguridad y otros elementos de la línea dura en Irán casi seguramente adquirirían más poder político a raíz de un esfuerzo estadounidense para esconder al JCPOA.
Un papel más dominante de la Guardia Revolucionaria (IRGC) podría resultar en un aumento de la representación iraní y acciones asimétricas contra los Estados Unidos y sus intereses en todo el mundo y fortalecer aún más la asociación estratégica de Irán con Rusia, una relación que hasta ahora se ha basado en la conveniencia Vínculos o afinidad política. Más importante aún, un IRGC más poderoso debilitaría a aquellos dentro de Irán que buscan reducir la influencia del IRGC y continuar las reformas económicas y sociales propuestas por el recientemente reelecto Presidente Rouhani.
El conflicto militar con Irán y sus más de 80 millones de personas se haría más probable, a medida que la hostilidad entre Estados Unidos e Irán se alza y como Arabia Saudita se anima con el apoyo militar estadounidense y el aumento de las amenazas estadounidenses contra Irán. Un esfuerzo estadounidense para promover el cambio de régimen a través de la acción encubierta, basado en la falsa suposición de que las fuerzas políticas existen dentro de Irán que están listos para derrocar al actual gobierno, seguramente fracasarían y conducirían directamente hacia el conflicto.
Una guerra con Irán es más imaginable hoy que en cualquier momento desde 2012.
Firmado por:
Amb. (Ret.) Morton Abramowitz, Subsecretario de Estado de Inteligencia e Investigación, Embajador en Tailandia y Turquía
Amb. (Ret.) Nicholas Burns, Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos y Embajador en Grecia
Joseph Cirincione, Presidente del Fondo Ploughshares
Amb. (Ret.) Chester A Crocker, Subsecretario de Estado para Asuntos Africanos
Tom Daschle, Senador de los Estados Unidos y Líder de la Mayoría del Senado
Suzanne DiMaggio, Senior Fellow y Directora de la Iniciativa de Irán en New America
Amb. (Ret.) James Dobbins, Representante Especial para Afganistán y Pakistán
Robert Einhorn, Subsecretario para la No Proliferación y Asesor Especial del Secretario de Estado para la no proliferación y el control de armas
Leslie Gelb, Subsecretario de Estado para Asuntos Político-Militares y Director de Planificación de Políticas y Control de Armas del Departamento de Defensa
Morton H. Halperin, Director de Planificación de Políticas del Departamento de Estado
Lee H. Hamilton, Cámara de Representantes y Presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes
Gary Hart , Senador de EE.UU. y Enviado Especial a Irlanda del Norte
Stephen B. Heintz, Presidente, Rockefeller Brothers Fund
James Hoge, ex editor de la revista Foreign Affairs
Amb. (Ret.) Bob Hormats, Subsecretario de Estado para el Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente y Representante Adjunto de Comercio de los Estados Unidos
J. Bennett Johnston, Senador de los Estados Unidos
LTG. Frank Kearney (ret.), Ejército de los EE.UU., Director Adjunto de Planificación Operativa Estratégica en el Centro Nacional de Lucha contra el Terrorismo
Amb. (Ret.) Daniel Kurtzer, embajador en Israel y Egipto
Ellen Laipson, Vicepresidente del Consejo Nacional de Inteligencia y Presidente Emérito del Centro Stimson
Carl Levin, Senador de los Estados Unidos y Presidente del Comité de Servicios Armados del Senado
Amb. (Ret.) John Limbert, Subsecretario de Estado Adjunto para Irán
Amb. (Ret.) William H. Luers, Embajador en Checoslovaquia y Venezuela
Richard G. Lugar, Senador de los Estados Unidos y Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado
Jessica T. Mathews, Directora de la Oficina de Asuntos Globales del Consejo de Seguridad Nacional
Amb. (Ret.) William G. Miller, embajador en Ucrania
Amb. (Ret.) Cameron Munter, Embajador en Pakistán y Serbia
Amb. (Ret.) Richard W. Murphy, Embajador en Arabia Saudita y Subsecretario de Estado para Asuntos del Cercano Oriente y del Sur de Asia
Vali Nasr, Representante Especial de EE.UU. para Afganistán y Pakistán y Decano de Johns Hopkins SAIS
Richard Nephew, Coordinador Adjunto para la Política de Sanciones del Departamento de Estado y Director para Irán del Consejo de Seguridad Nacional
Joseph Nye, Subsecretario de Defensa
Amb. (Ret.) Thomas Pickering, Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos y Embajador en Israel, Rusia, India, Naciones Unidas, El Salvador, Nigeria y Jordania
Paul R. Pillar, Oficial Nacional de Inteligencia para el Cercano Oriente y el Sur de Asia
Amb. (Ret.) Nicholas Platt, Embajador en Pakistán, Filipinas y Zambia
Joe R. Reeder , Secretario Adjunto del Ejército y Presidente de la Comisión del Canal de Panamá
Amb. (Ret.) J. Stapleton Roy, Subsecretario de Inteligencia e Investigación y Embajador en China, Indonesia y Singapur
Barnett R. Rubin, Asesor Principal del Representante Especial para el Afganistán y el Pakistán
Karim Sadjadpour, Asociado Senior de la Carnegie Endowment for International Peace
Gen. (ret.) Brent Scowcroft, Asesor de Seguridad Nacional
RADM (ret.) Joe Sestak, US Navy, Jefe Adjunto de Operaciones Navales para Requerimientos y Programas de Guerra
Gary Sick, Director de Irán y el Golfo Pérsico del Consejo de Seguridad Nacional
Jim Slattery, Cámara de Representantes de los Estados Unidos
Anne-Marie Slaughter, Directora de Planificación de Políticas del Departamento de Estado
Mark Udall, Senador Estadounidense
Amb. (Ret.) Edward S. Walker, Jr., embajador en Israel, Egipto y Emiratos Árabes Unidos
James Walsh, Investigador Asociado del Programa de Estudios de Seguridad del MIT
Col. (ret.) Lawrence Wilkerson, Ejército de los EE. UU., Jefe de Estado Mayor del Secretario de Estado
Timothy E. Wirth, Senador de los Estados Unidos
Amb. (Ret.) Frank Wisner, Embajador en la India, Egipto, Filipinas y Zambia, y Subsecretario de Estado para Asuntos de Seguridad Internacional
* Los firmantes de esta declaración eran o bien antiguos funcionarios del gobierno de los Estados Unidos o líderes prominentes de la seguridad nacional que no han ocupado altos cargos gubernamentales.
Las posiciones enumeradas después de los nombres de los funcionarios anteriores del gobierno son los postes más altos sostenidos mientras que en oficina. Las posiciones enumeradas después de los nombres de los que no eran del gobierno se enumeran con su posición actual.
Imagen: Reuters