jueves, 10 de agosto de 2017

Qué es la tecnología “blockchain” de la que todo el mundo habla... y que acaban de adoptar tanto China como Rusia?


Qué es la tecnología “blockchain” de la que todo el mundo habla... y que acaban de adoptar tanto China como Rusia?





Putin contraataca la guerra comercial USA adoptando la tecnología blockchain: los registros de propiedad sionistas, heridos de muerte
By Rafaadmin, www.rafapal.com
Ver original
agosto 3º, 2017




Señores y señoras: mucha atención al último movimiento del equipo comandado por Wladimir Putin en el tablero geopolítico mundial.
Como ya todos sabrán, el Congreso norteamericano ha firmado (en contra del criterio de su propio presidente, Donald Trump) una serie de sanciones contra la nación euroasiática que no sólo parecen una declaración de guerra (comercial) sino que han sido tomadas como tal por su primer ministro, Medvedev.
Pues bien, la respuesta del gobierno ruso (según esa fuente oficiosa llamada Sorcha Faal) se ha producido inmediatamente, con la adopción de la tecnología “blockchain” (“cadena de bloques”, base de las criptomonedas) mediante un desarrollo propio del Banco Central Ruso llamado “Masterchain” cuya divisa/criptomoneda lleva el nombre de “Gas” (ved la noticia de RT sobre este particular, de ayer mismo).

Según informa la polémica informadora Sorcha Faal, Putin habría dado orden hoy mismo para que todo su sistema se traspase a la tecnología blockchain de Ethereum, lo que incluye que a partir de ahora toda la contabilidad de las empresas, contratos y la burocracia significada en los títulos de propiedad QUE DESDE HACE SIGLOS REALIZAN LOS NOTARIOS SEA SUSTITUIDA POR ESTA TECNOLOGÍA P2P; es decir, descentralizada. Toda la economía descentralizada.
Si no te has dado cuenta de la importancia del párrafo que acabas de leer, vuélvelo a hacer.

Si después de haberlo releído sigues sin sentir un escalofrío y una euforia al mismo tiempo, toma aire porque te voy a explicar cómo Putin ha firmado la orden para liberar a la Humanidad de la esclavitud.
Los notarios y los registradores de la propiedad (recuerda el trabajo del señor Mariano Rajoy) son el corazón del sistema de esclavitud que padecemos, la pieza clave para la evasión de divisas y para estrangular la economía real, del intercambio de bienes y servicios de los ciudadanos.
Al firmar Putin esa orden, simple y llanamente, ha fulminado a la sinagoga de Satanás, que es (obviamente) la que posee en realidad la propiedad, pues son quienes poseen esos libros de registro.

De manera que el contraataque de Putin (mediante la tecnología del blockchain) es mucho más brutal que las sanciones norteamericanas porque significa que ya no va a funcionar con el sistema centralizado de la banca sionista.
Pero es que hay más: porque la medida se produce un día después de que (en una medida muy polémica) la divisa pionera de la tecnología blockchain (el bitcoin) se haya dividido en dos, creándose una dirigida a los micropagos, llamada Bitcoin Cash.
Dado que los chinos han sido quienes han presionado para la adopción de esta mejora (a la que se han opuesto muchos mineros), y dado que esto se ha producido un día antes de que Rusia decida pasar su economía a esta tecnología intuyo (sólo intuyo) que todo forma parte de la misma conspiración (positiva) y que tiene que ver con el envío de los famosos fondos de prosperidad.

De cualquier modo (y aunque en nuestros países todavía no lo veamos) podéis empezar a decir adiós a los odiados impuestos de sucesiones (herencias) y a los saqueos a los que nos someten los notarios y registradores de la propiedad cada vez que queremos realizar un papeleo.
Al igual que cuando apareció la tecnología digital, la telefonía analógica estaba condenada a desaparecer, hoy la economía de blockchain ha comenzado a dejar obsoleta las notarías y los registradores de la propiedad: en definitiva, la sinagoga de Satanás.


China adopta la tecnología blockchain para emitir facturas y pago de impuestos
By Rafaadmin, www.rafapal.com
Ver original
agosto 7º, 2017




Tan sólo una semana después de que el gobierno ruso hiciera un anuncio similar, el chino hace lo propio: ¿alguien puede pensar que es casualidad?
Aquí se está produciendo un cambio tecnológico de proporciones gigantescas que sólo dentro de un tiempo veremos a donde lleva.


Qué es el “blockchain” del que todo el mundo habla?
www.fundacionctic.org
Ver original




Durante el pasado 2016 en muchas publicaciones tecnológicas, económicas, y hasta en diarios, han surgido artículos y noticias relacionadas con las TIC alabando las bondades de un innovador protocolo conocido como “blockchain” (cadena de bloques), y sus prometedoras posibilidades.


Unido al concepto “distributed ledger technologies” (tecnologías de registro distribuido), blockchain se presenta como un conjunto de tecnologías (P2P, sellado de tiempo, criptografía, etc.) que combinadas hacen posible que computadoras y otros dispositivos puedan gestionar su información compartiendo un registro distribuido, descentralizado y sincronizado entre todos ellos, en vez de utilizar las tradicionales bases de datos.
Pero no es solo eso, sino que la información se transmite y guarda de un modo extremadamente seguro, respetando la identidad y privacidad,gracias al uso de claves criptográficas.
Además es un registro que no permite su alteración, es decir, no permite deshacer o reescribir lo ya registrado, que además es visible para cualquier participante de la red (si ésta es pública, como Bitcoin), añadiendo una gran transparencia.
Todas estas características posicionan al blockchain como la “tecnología para dar confianza más importante de la historia” según diversos expertos.
Hasta tal punto que ha abierto las puertas a algo hasta hace poco impensable: prescindir de los intermediarios que eran necesarios para dar esa confianza, ya sean ordenadores de verificación y control o incluso personas y entidades (notarios, bancos centrales, etc.).
La disrupción tecnológica y hasta de cultura empresarial que este concepto del registro distribuido ha traído está empezando a cobrar una importante dimensión, y las posibles aplicaciones en diversos sectores y negocios están ya pasando del mero plano conceptual a ofrecer las primeras soluciones reales.
Las primeras en llegar han sido financieras, para redes que dan soporte a las criptomonedas o monedas digitales (como Bitcoin), permitiendo realizar de forma rápida, segura y más barata, pagos directos entre usuarios, y sin necesidad de una entidad intermediaria como es un banco.
La confianza en la validez y seguridad de las transacciones la proporciona la tecnología blockchain, y su naturaleza de registro compartido, consensuado, transparente e inviolable.
Hasta los bancos buscan adoptar internamente el blockchain, por ejemplo para tener un registro interbancario compartido y gestionado de forma común, que evite la duplicidad y complejos sistemas de intercambio de información. El financiero, con numerosos bancos colaborando en explorar diversos usos de blockchain para reducir sus costes operativos, ha sido de los primeros sectores en adoptar esta innovación.
Casi cualquier sector puede encontrar ventajas si aplica adecuadamente el blockchain, ya sea el de los seguros, el de la salud, el del transporte y la logística, o la industria en general y muchos otros más, pues les puede ayudar a mejorar sus procesos de negocio, y también a descubrir y explotar nuevos modelos.
Como decimos, el concepto de un registro consensuado, compartido e inmutable, que elimina la necesidad de intermediarios de confianza entre las partes, tiene múltiples aplicaciones.
Una de ellas permite asegurar la procedencia de ciertos productos (alimentos, medicamentos, joyas u objetos de valor, etc.), y el seguimiento de sus movimientos y/o transformaciones a lo largo de una cadena de suministro, sin que nadie pueda manipular la información registrada.
Para ello, en la cadena de bloques se conserva una representación digital del producto vinculada a un registro de todas las operaciones que le van afectando.
El carácter distribuido e inviolable de blockchain impide que se pueda falsear la información ya registrada.
Pero si una organización o colectivo quiere valorar cómo le podría ayudar el blockchain, debe primero entender qué es y, sin entrar en demasiados tecnicismos, conocer cómo funciona realmente.
En este artículo solo presentamos el blockchain; más adelante profundizaremos en varios conceptos y aplicaciones diversas.

Blockchain: nuevas tecnologías para acabar con el fraude
www.fundacionctic.org
Ver original





[Français] [English]
Voces expertas afirman que una de las mejores formas de luchar contra diversos tipos de fraude, como el de la venta de viviendas protegidas, o el “afeitado” de kilómetros en vehículos de segunda mano, pasaría por tener un registro único y actualizado, donde los distintos actores pudiesen registrar y consultar de forma veraz y segura los datos clave en cada tipo de transacción.
LUIS MEIJUEIRO (CTIC) 17 ABR 2017
En nuestro anterior artículo “¿Qué es el “blockchain” del que todo el mundo habla?” contábamos cómo una blockchain (o cadena de bloques) se puede emplear para guardar información clave sobre transacciones relevantes para determinados procesos de negocio.
Y que para ello emplea un registro distribuido, descentralizado y sincronizado entre todas las partes o usuarios del sistema, algo muy diferente del uso de bases de datos tradicionales.
Otra característica comentada era la de poder ofrecer un adecuado equilibrio entre seguridad y transparencia.
Pero además una blockchain aporta una característica fundamental para luchar contra el fraude: hace imposible deshacer o reescribir lo ya registrado.
Así pues utilizar una blockchain parece casar bien con los requisitos de esos registros antifraude a los que hacíamos referencia.
Y con la ventaja de reducir o evitar intermediarios que den confianza entre las partes, mejorando con ello la interoperabilidad, escalabilidad y, en definitiva, haciendo posible un ahorro de costes en los sistemas técnicos habitualmente necesarios.
CarTrustChain, nuestra primera aplicación distribuida (Dapp) desarrollada para blockchain, y uno de los dos pilotos del Proyecto BCCB, puede emplearse para prevenir el fraude en los cuentakilómetros de los vehículos.
Con dicha aplicación el propietario del vehículo, un tercero autorizado (como una ITV, su taller habitual, o el perito del seguro), o incluso el propio vehículo (si es uno “conectado”, con acceso a Internet y un hardware adecuado), pueden en cada momento clave de la vida útil del vehículo (mantenimientos, ITV, peritaje, transferencia/venta, etc.) dejar constancia de los kilómetros que lleva acumulados en ese registro inviolable y disponible en Internet que ofrece la infraestructura blockchain.

Captura de pantalla inicial de la dapp CarTrustChain desarrollada por CTIC
Desde el punto de vista técnico la fortaleza de esta aplicación reside en sus "contratos inteligentes" (smart contracts en inglés), un conjunto de instrucciones de código que se ejecutan sobre la blockchain. La representación digital del vehículo en blockchain queda vinculada al registro de todas las operaciones que le van afectando y su kilometraje mediante uno de estos contratos, que regula quién y cómo puede interactuar con la información de dicho vehículo en el sistema.
La naturaleza de la blockchain otorga inmutabilidad e inviolabilidad a la información guardada, algo que como sabemos no ocurre con el odómetro del propio vehículo, que es susceptible de ser manipulado y rebajado.
Por otro lado los contratos inteligentes controlan la lógica de todas las posibles operaciones: desde los usuarios autorizados a registrar datos, el momento en que pueden hacer el registro, o la consulta del histórico de eventos de un vehículo, su transferencia de propietario, y cualquier otra interacción entre los datos del registro en la blockchain y los usuarios.
Esta combinación de blockchain y smart contracts es altamente beneficiosa, pero además el carácter distribuido de la red blockchain, y por tanto de cada contrato inteligente, hace que la Dapp sea ubicua, y esté accesible en todo momento, pues prescinde de la dependencia de servidores específicos que requieren las aplicaciones convencionales.
Con todas sus bondades, una crítica que podríamos estar tentados de hacer al funcionamiento de CarTrustChain es que no parece evitar que el propietario del vehículo pueda falsear los kilómetros del mismo, ya que puede introducir la información que desee. Ahora bien, para mantener su engaño también tendría que convencer al resto de usuarios autorizados (ITV, talleres, etc.) para mentir igualmente, y de una forma consistente con los registros previos, ya que nuestra dapp evidenciará cualquier inconsistencia.
Como apuntábamos antes, una alternativa sería diseñar (junto con los fabricantes de vehículos) algún dispositivo IoT seguro que implantado en el vehículo lo habilite para registrar en la blockchain la distancia que lleva recorrida.
Por ahora ya hemos preparado nuestra dapp para que haga una lectura de los kilómetros del “connected car”, rellenando con ellos el campo que el usuario proporciona manualmente.

Captura de pantalla del registro de kilómetros en la dapp CarTrustChain
CarTrustChain facilita un análisis del histórico de datos registrados, mostrando en una gráfica cualquier “anomalía” o registro “sospechoso”, por comparación con la historia previa del propio vehículo y con la media general para un mismo período y país (según datos publicados eneste estudio de la Comisión Europea sobre el mercado de automóviles de segunda mano).

Captura de pantalla de la información sobre un vehículo en la dapp CarTrustChain
En una operación de compraventa, donde el comprador use CarTrustChain para revisar el historial del vehículo, cualquier anomalía observada debería ponerle en guardia, y hacerle comprobar con el vendedor la veracidad de los datos mostrados, por ejemplo solicitándole facturas u otros documentos que corroboren el kilometraje.
Una negativa a ello, o la inconsistencia entre los documentos aportados y la información registrada en la blockchain, puede confirmarle el riesgo de ser víctima de un posible fraude.
Para cada vehículo registrado desde la dapp se genera un código QR que puede emplearse para acceder directamente a la consulta de los últimos kilómetros registrados para el vehículo.
Por ejemplo, un portal o publicación de anuncios de vehículos de ocasión podría mostrar, entre la información de cada vehículo, su respectivo código QR CarTrustChain, para que un potencial comprador solo tenga que escanearlo con su teléfono móvil para comprobar el historial del vehículo.
Con ello los vendedores adheridos a este sistema ofrecerían un plus de confianza que les puede dar una ventaja competitiva sobre el resto.

Ejemplo de anuncio para web o revista en papel que usa los códigos QR de CarTrustChain
En nuestro horizonte está iniciar algún tipo de colaboración con concesionarios y empresas dedicadas a la compra-venta de vehículos, a su reparación, y autoridades de control, entre otros actores clave, para que prueben CarTrustChain en un entorno controlado, a fin de adaptar mejor la dapp a su realidad.
En este sentido la empresa asturiana New Cars Asturias ya ha mostrado su interés en comprobar las ventajas que blockchain puede aportar a su negocio.
Como vemos la combinación de tecnologías de blockchain, junto con técnicas de análisis de datos, posibilitan el desarrollo de sencillas pero potentes aplicaciones que permiten a una mayoría de usuarios, honestos y precavidos, colaborar en red conformando una solución antifraude muy sólida.


Desde el inicio de 2016 en CTIC estamos desarrollando el proyecto BCCB, un campo de experimentación para las tecnologías de blockchain, por lo que si está interesado en conocer más detalles sobre las posibles aplicaciones de esta importante innovación, y cómo enfocarlas, puede contactar con nosotros. Publicado por WEB DE PROMOCIÓN ALTERNATIVA