miércoles, 10 de mayo de 2017

Tarjetas de crédito sin intereses ¿una bomba a punto de estallar?


elblogsalmon.com

Tarjetas de crédito sin intereses ¿una bomba a punto de estallar?

 

 

 

Javier J Navarro @newjavier

Las tarjetas de crédito sin intereses son habituales, muchos las consideramos un instrumento financiero más a nuestro alcance del que se pueden obtener ciertos beneficios gratuitos o casi. De hecho un antiguo colaborador de este blog las denominaba “navajas suizas financieras”. Pero puede que las tarjetas de crédito sin intereses estén a punto de levantar un escándalo financiero en Reino Unido.
Y si en el Reino Unido ya tienen lo suyo con el Brexit y las elecciones convocadas por Teresa May, un nuevo escándalo empresarial y contable no es precisamente lo que mejor les viene en este momento. Pero ya lo ha avisado el Financial Times, lo cual es lo más cercano a hacerlo oficial en los rascacielos de la City y de Canary Wharf.

Tarjetas de créditos sin intereses

En el Reino Unido entidades como Barclaycard (de Barclays), Lloyds y Virgin Money, ofrecen tarjetas de crédito sin intereses por periodos bastante largos, hasta 43 meses. Esto ha incrementado la cantidad adeudada, de hasta 67.000 millones de libras este año. De estos bancos, Virgin Money está bastante expuesto a ellas y las tarjetas ya suponen el 10% de su cartera de créditos. De hecho, posiblemente sea el más afectado por este tipo de prácticas.
Esto no sucede sólo en Reino Unido, sino también en Irlanda. Aquí los emisores según el Irish Times son el Bank of Ireland, KBC Bank, Permanent TSB y Tesco. El objetivo de los prestamistas con este tipo de negocio es que el cliente acabe pasando el periodo libre de intereses y acabe pagando un tipo bastante alto (algo común en este tipo de negocio).
No obstante, esto no supone un problema “per se”. En realidad, bancos y entidades financieras que emiten tarjetas de crédito los hay en prácticamente todos los países y ofrecer periodo9s libres de intereses no es sino una promoción comercial más.

Un problema contable, con antecedentes

Algunos bancos están realizando la contabilidad asumiendo beneficios mediante los cuales suponen que el cliente seguirá teniendo deuda una vez finalice el periodo sin intereses y estos comiencen a pagar fuertes intereses. Pero si esto no sucediera, se pueden encontrar que hayan contabilizado ingresos por intereses que no han tenido y que tengan que rehacer su contabilidad.
Por ejemplo, se estima por parte de KBW que Virgin Money tendría que reajustar un 18% su beneficio si tuviera que reajustar su contabilidad según se ha mencionado. Y es que el banco fundado por Richard Branson que no parece del todo un banco, está bastante metido en el dinero de plástico. Los otros bancos que ofrecen este tipo de servicios también es probable que se vean afectados.
La situación se agrava por la regulación financiera británica que está incrementando la protección al consumidor, de modo que bajo ciertas circunstancias no se le cobren las deudas ni los intereses a los consumidores.
Además, esto recuerda al reciente escándalo contable que ha tenido la cadena de supermercados Tesco. En 2014 admitió que había sobrestimado sus beneficios por una cantidad de 326 millones de libras, creando un escándalo en la empresa. Esto le ha costado a Tesco una multa de 129 millones de libras que ha sido aprobada por la High Court del Reino Unido junto con una partida de 85 millones de libras destinadas a compensar a los inversores por los problemas causados. Es decir, tenemos antecedentes de una situación parecida en el Reino Unido.
Por otro lado, desde Virgin Money se han defendido asegurando que están muy seguros de sus asunciones y que las auditan semestral y anualmente. En Lloyds afirman que han sido más prudentes que los otros bancos al realizar sus previsiones contables. Además, como comenta algún analista, las tarjetas no generan dinero al emisor con los intereses, sino también por las comisiones de uso. Es decir, puede que las expectativas de pérdidas sean demasiado pesimistas.
¿Veremos pronto un escándalo contable más que afecte las finanzas del Reino Unido? Claramente la City desde el Brexit está en una situación más delicada que antes de invocar el artículo 50 del tratado de la UE, pero también hay que tener en cuenta que aunque se levantara todo, no parece que vaya a ser el problema más grave al que se enfrenta la economía británica.