miércoles, 9 de agosto de 2017

Europa, bajo el poder de 'Lucifer'

En directo





Un cielo apocalíptico (imagen referencial)

Europa, bajo el poder de 'Lucifer'

CC0 / Pixabay
Este verano está resultando ser uno de los más calurosos en Europa en las últimas décadas. Los ciudadanos de Italia, España y Francia, que son los que sufren las más altas temperaturas, decidieron bautizar a esta anomalía climática como Lucifer, reporta Serguéi Manukov, en un artículo para la revista Expert.
El calor récord que desde la semana pasada afecta a la mayor parte del continente ha causado dos víctimas mortales en Rumanía y provocado enormes incendios forestales.
La temperatura elevó los mercurios en Italia hasta los 40 grados. Ni siquiera los chicles de las aceras pudieron soportar el calor y se derritieron. En Roma y otras grandes ciudades se llegaron a registrar problemas con el transporte público. El Ministerio de Salud italiano anunció el nivel de alerta roja en 26 ciudades por la ola de calor. Las altas temperaturas han causado una sequía y el sector agrícola afirma que ha sufrido pérdidas valoradas en más de 1.000 millones de dólares.

En más de la mitad de España también se declaró la alerta naranja o amarilla. En la provincia de Andalucía, la temperatura llegó a los 44 grados centígrados. La máxima fue registrada el 4 de agosto en la ciudad de Córdoba, donde la temperatura ascendió hasta los 45 grados, aunque no superó el récord de 48 grados alcanzado en julio.
En Francia, las fuentes se convirtieron en los nuevos lugares de reunión y la gente las usa para refrescarse, señala Expert. En el sureste del país, el calor también tuvo un fuerte impacto en el medio ambiente. Lucifer se deja notar todavía más en Córcega, donde en el pueblo de Marignana la temperatura no bajó de los 31 grados centígrados a lo largo de toda la semana pasada. A 40 kilómetros de Cannes, los meteorólogos registraron una temperatura récord de 40 grados.
En Rumanía, las autoridades recomiendan no salir a la calle en el período de mayor calor del día y las víctimas por la ola de calor del continente proceden precisamente de este país.
Lucifer afectó también a Eslovenia, Polonia y Serbia. Sin embargo, los ciudadanos de Alemania, el Reino Unido y Rusia tuvieron la suerte de disfrutar de un verano relativamente fresco. Las temperaturas en estas zonas, por lo general, no superan los 25 grados. Los especialistas coinciden en señalar que año tras año la temperatura en verano es más y más elevada, resume Manukov.