martes, 18 de julio de 2017

La supuesta muerte de Baghdadi no pondrá fin al "tumor maligno" de Oriente Próximo


mundo.sputniknews.com

La supuesta muerte de Baghdadi no pondrá fin al "tumor maligno" de Oriente Próximo

 

 

Sputnik

© AP Photo/ Militant video
A mediados de junio, el Ministerio de Defensa ruso informó que Abu Bakr Baghdadi, líder de Daesh —organización terrorista proscrita en Rusia y otros países—, había muerto junto a otros 300 yihadistas en los suburbios de Al Raqa (Siria).
La noticia de la muerte del terrorista más buscado del mundo hizo saltar por los aires el espacio mediático y las redes sociales. Varios informes contradictorios indicaron que el 'pseudocalifa escurridizo' seguía vivo. Los medios iraníes, por su parte, divulgaron imágenes que confirmaban la muerte del terrorista.
Los propios extremistas confirmaron el 11 de julio la muerte de Baghdadi a través de la cadena Al Sumaria, que citó a una fuente anónima de la provincia iraquí de Nínive. Los yihadistas indicaron que pronto tendrán un nuevo 'califa'.
"Hace tres años, en la mezquita Al Nouri, un hombre llamado Abu Bakr Baghdadi pronunció un célebre discurso proclamándose califa de los musulmanes y de un nuevo Estado —Daesh—, cuya jurisdicción se extendía supuestamente no solo por Irak y Siria, sino también por Europa", recordó Shemshadi.
© AP Photo/ Militant video
No obstante, tras el llamado del gran ayatolá iraquí, Ali Sistani, se produjo la movilización del pueblo de Irak, que luego se convirtió en el 'brazo militar' del Ejército del país, prosiguió Shemshadi.

Así, los chiíes, suníes, cristianos y kurdos "se unieron para enfrentarse a Daesh y liberar la ciudad de Mosul". Con el paso del tiempo, Mosul fue liberada y los terroristas resultaron eliminados o hechos prisioneros.
"¿Significa la liberación de Mosul y la muerte de Baghdadi el atardecer del autoproclamado califato? Por supuesto que no", apuntó el especialista.
© REUTERS/ Thaier Al-Sudani
A juicio de Shemshadi, Abu Bakr Baghdadi "no es solo una persona y el rostro de Daesh, sino una marioneta en manos de sus amos". Asimismo, está claro que el terrorista mantenía vínculos estrechos con los servicios especiales de varios países que "le enviaron las correspondientes órdenes para crear el 'pseudocalifato' de Daesh".

De esta manera, es importante entender que "incluso con la muerte de su líder, Daesh no dejará de existir", agregó el experto.
"Daesh no es una sola persona, sino un sistema entero. Es similar a un 'tumor maligno' que está en constante crecimiento", comentó.
© Sputnik/ Mikhail Alaeddin
De acuerdo con Shemshadi, en Libia, Afganistán y varios países africanos ya existen células de Daesh, pero "en una forma modificada". Esto, por su parte, implica que "los creadores de Daesh no han abandonado la idea de un califato y siguen necesitándolo". Para ellos, Daesh es un "producto rentable que trae beneficios en diferentes frentes".

Uno de los productos más beneficiosos de Daesh es la proliferación de la islamofobia en todo el mundo, ya que el islam, para los extremistas, es "algo de lo que viven, sembrando el miedo y el terror en la mente de los individuos".
"Todos los intentos por combatir el terrorismo y a Daesh por la coalición internacional liderada por EEUU fueron similares a un 'show'. No fueron más que mera ostentación y no dieron en el blanco", destacó Shemshadi.
© Sputnik/ Mikhail Voskresensky
El analista militar también agregó que Washington "no desempeñó ningún papel en el
liberación de Mosul
, que duró 10 meses", mientras que el Ejército iraquí, junto con sus aliados regionales, logró recuperar el control de la ciudad sitiada por los yihadistas.
La falta de informes oficiales de Baghdadi "refuerza aún más la creencia en la veracidad de que está muerto", continuó el experto. Su muerte solo puede significar el "lento comienzo del fin del terrorismo en Irak y Siria". Sin embargo, mientras los patrocinadores de Daesh sigan apoyando a los extremistas, este 'tumor maligno' crecerá en el territorio de Oriente Próximo, y "sus células cancerosas se extenderán a otras partes del mundo", manifestó.

Además, Shemshadi subrayó que Rusia, Irán, Siria e Irak, pese a la muerte del líder terrorista, tienen que ser más activos y decididos en su cooperación, que "ha podido cambiar el rumbo de la guerra contra Daesh en la región".
"Nuestros países no pronuncian ninguna consigna fuerte, pero ponen toda la carne en el asador y realmente luchan contra este mal", concluyó el experto.