domingo, 11 de junio de 2017

Con la entrada de Irán, la Organización de Shanghái se hará "enormemente sólida"


mundo.sputniknews.com

Con la entrada de Irán, la Organización de Shanghái se hará "enormemente sólida"

 

 


"Según Rusia, el siguiente candidato para entrar en la OCS después de la India y Pakistán es Irán. (…) El efecto de la ampliación de la OCS tendrá un carácter sinérgico", declaró.
© Sputnik/ Aleksander Astafiev
Varios expertos rusos e iraníes, entrevistados por Sputnik, opinan que la OCS es una plataforma única para lograr un equilibrio mutuamente ventajoso. La integración de un líder regional como Irán abre amplias perspectivas para todos desde el punto de vista de la seguridad, ya que ello permitiría oponerse de forma colectiva a las amenazas actuales a favor de los intereses por la paz y del desarrollo tanto en la región como fuera de la zona de la OCS.
Alexandr Sharov, director de empresas RusIranExpo y Chemtrans, respalda tal opinión.
"Si ello sucede (la entrada de Irán en la OCS), aparecerán grandes posibilidades para la logística de transporte, por ejemplo la Ruta de la Seda y otros flujos de transporte, como Norte-Sur desde la India hacia Rusia y luego a Europa", dijo en una entrevista con Sputnik.
Pero la ventaja principal, según Sharov, está en la posibilidad de garantizar la seguridad.
© Sputnik/ Mikhail Klimentyev
"Hay una amenaza que afecta a todos los países de la OCS que es el terrorismo. Si unimos las fuerzas, podremos enfrentarnos al terrorismo que procede de Oriente Próximo y los países donde se libra una guerra civil", explicó.
El experto recordó que Irán había presentado la solicitud a la OCS en 2011. Sin embargo, las sanciones de la ONU y una serie de condiciones por parte de los países miembros obstaculizaron su ingreso en aquella época. No obstante, en 2012, se inauguró la representación del Club de Negocios de la OCS en Teherán que funciona hasta hoy día.
"Pero [tras la demora] se le quitaron a Irán las ganas. Además, el país apostó por el presidente (Hasán) Rohaní que quería unirse a la globalización. Ahora Irán nota que Occidente es un sistema cerrado que no acepta según los méritos, ni tampoco por los capitales u otros motivos. Por eso ahora Irán vuelve a dirigirse a la OCS y otras organizaciones del continente euroasiático", aclaró.
Mahmud Shuri, director del Centro investigador del Consejo Estratégico Euroasiático, está seguro de que la integración con Irán garantizará la estabilidad y la seguridad en la región.
"El ingreso de Irán en la OCS representará una garantía de estabilidad y seguridad para los países que forman parte de la misma. Irán podría ayudar de forma considerable a los países de la OCS a elevar el nivel de seguridad por su gran experiencia a enfrentarse al terrorismo. Otro aspecto importante para Irán es que podría ampliar su cooperación con potencias como Rusia y China", concluyó.
La capital kazaja, Astaná, albergó el 8 y 9 de junio la cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de la OCS. La organización, formada en 2001 por China, Kazajistán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán, tiene por objetivo fortalecer la seguridad y la cooperación económica y cultural en la región.

El 9 de junio, se aprobó el ingreso de la India y Pakistán en la OCS, con lo que el número de los participantes del bloque se elevó a ocho naciones.