sábado, 22 de julio de 2017

Anónimo recibido por Miguel Blesa


jmalvarezblog.blogspot.mx

Anónimo recibido por Miguel Blesa


"Piensa en tus hijos y en tus nietos, ten cuidado con lo que haces”. Desde luego hay que ser muy fiel al Régimen del Clan borbónico para creerse la versión del suicidio con un disparo de escopeta en el pecho... y antes de eso disfrutar de un gratificante desayuno.
No es una frase al azar, es lo que denunció que un anónimo le había recomendado en una llamada telefónica: “Tú ya eres una persona mayor, pero piensa en tus hijos y tus nietos, ten cuidado con lo que haces”. Después llegaron los hechos, dos caídas que los hijos del afectado declararon que se habían producido “en extrañas circunstancias”; la última lo dejó una temporada en coma.
Hablamos del extesorero del PP Álvaro Lapuerta. Pero el suyo es uno de los muchos sucesos “en extrañas circunstancias” por los que se han visto afectados algunos de los actores principales de la trama de corrupción del PP. Y no es el más grave, o puede que solo tuviera suerte, una suerte con la que otros no contaron.
Juan Pérez Mora (“suicidio”), el falso juez que engañó a Correa; Francisco Yáñez (fallecimiento sin determinar días antes de tener que declarar ante el juez Ruz), padre del principal testaferro de Bárcenas; María del Mar Rodríguez (“suicidio”), esposa del senador del PP Tomás Burgos e imputada por utilizar una empresa pantalla en Gürtel; Antonio Pedreira (accidente cerebrovascular), el juez que instruyó la Gürtel durante casi 3 años. Isidoro Cuberos (en el fondo de un barranco con su moto), vicesecretario nacional del PP, Correa lo había implicado ante la Fiscalía; Francisco Sánchez Arranz (desconocido), concejal del PP en Boadilla del Monte, más conocido como “Paco Iberia”, tenía toda la información sobre los viajes de la trama Popular, y fue imputado cuando ya había fallecido…
Hay más fallecimientos ‘por causas naturales’ como el de Leopoldo Gómez, el arquitecto de Pozuelo o el de Rita Barberá, pues los médicos forenses habrían señalado finalmente que fue un problema hepático lo que acabó causando un fallo multiorgánico (extraña muerte por cirrosis la de un enfermo terminal de cáncer que esa misma noche tiene energías para viajar y apetito para pedir un tortilla de patatas y güisqui para acompañar la cena, pero bueno…).
Por último, aunque no necesariamente sin solución de continuidad, el extraño y todavía presunto suicidio de Miguel Blesa. Un tipo que pocos días antes del fatal desenlace aún hacía ostentación de estatus, y sobre el que sus allegados niegan cualquier muestra de decaimiento anímico.
La verdad es que si presumiéramos estar hablando de gente con una suerte de empatía o sentido del honor, esto daría para una buena película. Pero por más que lo intento, no veo algo así, aunque todo pudiera ser…
iniciativadebate.net