jueves, 15 de junio de 2017

146.000 cámaras vigilan las calles de Moscú (y el gobierno apenas comienza)


cnnespanol.cnn.com

146.000 cámaras vigilan las calles de Moscú (y el gobierno apenas comienza)

Por Matt McFarland, CNNMoney

(CNNMoney) - Si estás paseando a un perro en Moscú, más vale que te asegures de recoger sus excrementos.
El gobierno de la capital de Rusia está actualizando su red de 146.000 cámaras para vigilar mejor las calles de la ciudad y garantizar que sus habitantes, negocios y visitantes se comporten correctamente.
Moscú ha construido de manera ininterrumpida la masiva red de cámaras durante los últimos cinco años. El gobierno las ha puesto a lo largo de miles de calles, obteniendo así una visión durante las 24 horas del día de lo que allí sucede. Están instaladas en todas partes, desde los postes del alumbrado público hasta los edificios y los sitios en construcción.


A medida que gobiernos de todo el mundo instalan más ojos en las calles, a las personas no les queda más opción que ser ciudadanos íntegros. El crimen debería disminuir.
Pero las preguntas sobre la privacidad y las libertades civiles también se plantean con mayor fuerza. ¿Cuánta vigilancia tolerará la gente? ¿Qué sucede si la información de una cámara cae en las manos equivocadas?
En Moscú la tecnología es un arma de doble filo, según Mark Galeotti, investigador principal del Instituto de Relaciones Internacionales de Praga.
“Es una combinación divertida de gran hermano, tanto en el sentido negativo de la palabra como en el positivo”, le dijo Galeotti a CNN Tech. “Es un régimen autoritario que quiere tener todas las capacidades para ser un Estado de seguridad. Al mismo tiempo, (el gobierno de Moscú) está genuinamente comprometido con proveer servicios públicos y conectar a la ciudad, desafiando los límites en que las nuevas tecnologías pueden realmente mejorar”.


Actualmente, las cámaras son usadas para verificar si se recogió la basura, para sancionar a los que exceden el límite de velocidad o se pasan los semáforos en rojo, para asegurarse de que los anuncios publicitarios en la calle son legales y para monitorear la remoción de nieve.
Cerca de 75.000 infracciones ocurren cada día, según Andrey Belozerov, principal asesor del director de información del gobierno de Moscú. Los que infringen las normas normalmente reciben una multa.
Pero el gobierno local no está satisfecho con su éxito. Considera que las cámaras –que costaron 250 millones de dólares, de acuerdo con Belozerov– tienen mucho más potencial. Por eso trabaja para hacer más inteligente su sistema, con el fin de que el material de video pueda ser analizado más profundamente. Los programas informáticos pueden analizar las imágenes y automáticamente repartir multas.
“En un futuro queremos tener más algoritmos, comenzando por saber si un cinturón de seguridad ha sido abrochado o no, o si la persona está hablando por celular” mientras conduce, le dijo Belozerov a CNN Tech.
El experimento de Moscú es posible gracias a los avances recientes de la visión por computadora. Los ingenieros expertos en ese campo son altamente solicitados.
El sueño de los investigadores de la visión por computadora es que algún día haya máquinas que puedan ver tan bien como los humanos. No está claro cuándo sucederá eso, pero las implicaciones de las nuevas habilidades de las computadoras serán enormes.
Y por eso, los que paseen a sus perros en Moscú tendrán que acostumbrarse a limpiar y recoger los excrementos de sus animales. En cuestión de años, los gobiernos podrán monitorear el buen comportamiento de los ciudadanos como nunca antes.
Belozerov prevé que las cámaras se usen para identificar automáticamente cuando una persona no recoge los excrementos de su mascota. Hazlo, y te arriesgas a recibir una multa vía correo.
En teoría, el gobierno ya puede hacer esto. Pero requiere que humanos monitoreen manualmente miles de señales de video. Eso sería muy caro. Sin embargo, con la automatización de esa tarea gracias a algoritmos de visión por computadora, sería una opción asequible para identificar los malos comportamientos.


A principios de este año, Belozerov hizo una prueba con tecnología de reconocimiento facial afuera de las paradas del metro de Moscú. Algunas cámaras pudieron reconocer caras con un 95% de precisión. Belozerov imagina que la tecnología disponible pueda ayudar al departamento de policía a buscar a delincuentes.
Por ahora, esta tecnología todavía es un trabajo en proceso. Algunas cámaras en la prueba resultaron inefectivas, por la iluminación o el punto de vista.
A medida que las cámaras comienzan a proliferar, la ciudad ha tenido que enfrentar preocupaciones sobre la privacidad.
“La tecnología es relativamente neutral. La verdadera pregunta es cuál es el contexto político, económico y social en el cual se implementa esa tecnología”, dice John Verdi, vicepresidente de políticas del Future of Policy Forum.
Hay más de 15.000 personas en el gobierno local de Moscú que tienen acceso a los videos de esas cámaras, algunas con acceso restringido, según Belozerov. Por ejemplo, los funcionarios escolares solo pueden ver las imágenes captadas por las cámaras afuera de los colegios.
El departamento de Policía tiene preferencia si quiere apuntar una cámara en determinada dirección o hacer zoom en algo. Todas las agencias federales rusas pueden recibir material de esas cámaras, con una solicitud por escrito.
Las grabaciones de video se guardan por cinco días.
“Si tuviéramos más dinero, probablemente compraríamos más almacenamiento”, dice Belozerov.