viernes, 7 de julio de 2017

Los rohingyas se hunden en el olvido


rebelion.org

Rebelion. Los rohingyas se hunden en el olvido

 

 

 


Aung San Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz 1991, que es la figura política más importante de su país, Myanmar antes Birmania, desde finales de marzo de 2016 ocupa los ministerios de Exteriores, Energía, Educación y la Oficina de la Presidencia, además de ser una de las figuras más protegidas por el Departamento de Estado y la prensa internacional a nivel mundial, se ha visto obligada a impedir el arribo a su país de una misión de las Naciones Unidas (ONU) para investigar las denuncias de asesinato, torturas y discriminación de la minoría ética musulmana rohingya, (Ver:
Los Rohingya más allá del mar
) con una población cercana al millón de personas, en el remoto estado noroccidental Rakhine, donde viven hacinados en campos de concentración, despojados de todo tipo de derechos políticos y sociales, incluido trabajar, vivir en pareja y tener hijos. En esos campos la mayoría de los pobladores sufren de hepatitis B o C.
El Gobierno birmano volvió a negar las acusaciones de estar sometiendo al pueblo rohingya a un genocidio. Aunque recientes denuncias han demostrado que el Gobierno birmano en febrero último perpetró una nueva matanza de menores, ejecutados con cuchillos y machetes, en un nuevo capítulo de las operaciones de limpieza ética en el área de la provincia de Rakhine que incluyó por parte de las fuerzas de seguridad golpizas, desapariciones, violaciones colectivas, torturas y asesinatos, también perpetrados contra la población adulta. La gente de Birmania, que es un país de mayoría budista, ha visto durante mucho tiempo a los rohingyas como inmigrantes ilegales de Bangladesh. (Ver: Rohingya, sin derecho a nombre).
Se calcula en cerca de 80.000 los rohingyas que desde Rakhine huyeron a Bangladesh el año pasado tras las operaciones del ejército birmano. Por lo que en marzo la UE pidió que una misión examinara las denuncias de abusos en el norte del país.
Hace más de dos años los medios internacionales relataron con detalle los padecimientos de este grupo racial y religioso originario de Bangladesh que desde hace por lo menos diez siglos está instalados en la antigua Birmania. (Ver Rohingya, la deriva constante).
Tras el estallido los enfrentamientos en 2009 y 2012 entre musulmanes y budistas, que fue la eclosión de décadas de hostigamientos por parte de la larga y sangrienta dictadura militar, el fundamentalismo budista del grupo 969 y el ultranacionalista e islamófobo Ma Ba Tha, (asociación patriótica de Myanmar), recientemente ilegalizada, aunque ya actúa encubierta bajo otro nombre, la persecución a la minoría rohingya obligó a muchos de sus integrantes a lanzarse al mar en una desesperada huida sin rumbo prefijado en embarcaciones improvisadas y obsoletas.
Así fue como miles de niños, ancianos, mujeres y hombres arriesgando sus vidas intentaron llegar a países como Tailandia, Filipinas, Malasia e Indonesia, de donde también fueron rechazados por las autoridades que les impidieron atracar, quedando al garete y sin víveres, de aquellos nada se sabe tampoco.
Jamás se conocerá el número de muertos de la gran huida de 2015, acontecimiento que tras varias semanas de atención de la prensa se terminó hundiendo en la nada sin que los rohingyas tuvieran una respuesta humanitaria más allá de algún urgente y fallido encuentro de países de la región.
Las autoridades de Naypyidaw consideraron “exagerado” el informe de la ONU y negaron cualquier tipo de acusación tras haber destruido los vestigios de las matanzas.
Mientras dan como buena la investigación encabezada por el exteniente general y actual vicepresidente Myint Swe, un hombre de la línea dura del ejército puesto en el cargo para monitorear al presidente Htin Kyaw, un civil de máxima confianza de Aung San Suu Kyi.
A su vez el mes pasado, la señora Suu Kyi, en Bruselas, sostuvo frente a los cuestionamientos de la Unión Europea que no aceptará la resolución de la ONU y el envió de una comisión investigadora: “La desconfianza entre las dos comunidades (budista y musulmana) se remontaba al siglo XVIII y que lo que su país necesitaba era tiempo” y que: “La resolución de la ONU había creado una mayor hostilidad entre las diferentes comunidades”.
Recién llegados de toda la vida.
La comunidad de Myanmar, de amplia mayoría budista un 89 % de los cerca de sesenta millones de habitantes, ha considerado desde siempre a los rohingyas inmigrantes ilegales provenientes de Bangladesh. Asentados en el norte de la provincia de Rakhine y que constituyen apenas un 4 % del total de la población y que las diferente dictaduras militares que asolaron el país convirtieron en el enemigo jurado.
En 1982 la dictadura militar dividió a la población en tres estamentos, los ciudadanos de pleno derecho de la Unión de Myanmar, los reconocidos por asociación y otra por naturalización. Siendo los musulmanes de Rakhine considerados inmigrantes ilegales, llamados “bengalíes”, a pesar de que su presencia se remonta a siglos atrás.
A los rohingyas se les otorgó una tarjeta temporal conocida como “tarjeta blanca”, que a pesar de ser considerados como ciudadanos de segunda clase, se les permitía votar. En 2014, el Gobierno birmano puso en marcha un proceso de verificación de la ciudadanía de las poblaciones musulmanas y se comprometió a naturalizar a las personas que se registran como bengalíes pero no como rohingyas.
Aunque a partir del 31 de marzo de 2015 las tarjetas blancas perdieron validez dejando a la comunidad rohingya en un estado de inmigrantes ilegales, a pesar de poder constatar varias generaciones en el país.
El poderos ejército de Myanmar, conocido como Tatmadaw, desde 2009 ha organizado la Border Guard Force (BGF) que actúa particularmente en la frontera norte, donde existe una fuerte presencia de cárteles del opio, Myanmar es el segundo productor mundial de opio detrás de Afganistán, junto a un importante grupo de organizaciones armadas separatistas unas veinte en todo el país como las Kachin Independence Army (KIA), T’ang National Liberation Army, National Democratic Alliance Army (NDAA) Shan State Army (SSA) Myanmar National Democracy Alliance Army (MNDAA) o la Shan State Arm. Que por momento junto al Tatmadaw y los cárteles del opio conforman alianzas netamente “comerciales”.
Esta situación ha convertido el norte del país en una de las regiones más controladas y permite abiertamente el abuso constante contra los rohingyas, que siguen huyendo de Myanmar sin encontrar refugio en ningún lugar. Por ejemplo Kutupalong es el mayor campamento de refugiados rohingyas de Bangladesh, apenas cruzando el río Naf, límite natural entre ambas naciones, con una población aproximada de 70.000 personas a las que se niega el rango de refugiados y que son denominados “ciudadanos indocumentados de Myanmar”.
Los rohingyas siguen flotando en la burocracia y el desinterés de las grandes potencias que esperan, como todo el mundo, que finalmente se hundan en el olvido.
Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.